Como podréis imaginar dada la lectura recomendada en el post anterior, Muerte en Breslau, vamos a hablar de Breslau, ciudad llamada así en alemán, y llamada  Breslavia, en español; en polaco, sin embargo, se escribe Wrocław, que lo leas como lo leas (a la española, a la inglesa), lo estarás pronunciando mal, eso seguro (se supone que se pronuncia más o menos como “vrotshuaf”) ...continúa leyendo "Wroclaw, Breslau, Breslavia"

Tras escribir, en las últimas semanas, sobre la capital polaca, la bellísima Cracovia y el triste campo de exterminio de Auschwitz, toca el turno ahora de seguir visitando Polonia y una de sus ciudades más bonitas: Breslavia (en alemán, Breslau; en polaco Wroclaw).

Y lo haré de la mano de Muerte en Breslau, obra del polaco Marek Krajewski, ...continúa leyendo "Muerte en Breslau (Marek Krajewski)"

"Como decíamos ayer". Así, parafraseando a Fray Luis de León (quien pronunció, en 1576, esta famosa expresión el día que recuperó su cátedra de la Universidad de Salamanca, tras pasar los cinco años anteriores encarcelado por la Inquisición -y casi cuatro siglos después, Miguel de Unamuno, cuando recuperó su cátedra, también en Salamanca, tras volver de su destierro por la dictadura de Primo de Rivera-), quería volver a saludar a todos los que me seguís (casualmente desde hace más de cinco años), publicando una nueva recomendación, tras estas últimas semanas de destierro... por vacaciones 😉

Espero que las hayáis disfrutado tanto como yo. ...continúa leyendo "El niño con el pijama de rayas (John Boyne)"

A unos 14 kilómetros al sureste de Cracovia (ciudad comentada en posts anteriores: Cracovia (I): historia, Plaza del Mercado y Wawel; y Cracovia (II): otras joyas del centro histórico, Kazimierz y el Gueto) se encuentra una bella localidad llamada Wieliczka,

...continúa leyendo "Cracovia (III): las minas de sal de Wieliczka"