bridge-332384_960_720En el post anterior, en la novela Solo una muerte en Lisboa, el autor Robert Wilson nos proponía un doble viaje al Berlín y a la Lisboa de 1941; y a la Lisboa de los años noventa.

Poco tiempo después, verano del 2000, fue cuando me acerqué yo por la capital lusa, la cual describía el propio autor de una manera curiosa:

“Antes era como una boca que llevase demasiado sin ir al dentista. Habían arrancado edificios podridos, levantado calles viejas, derribando fachadas para recubrirlas de una prístina amalgama de cemento y baldosa y rellenado huecos con oficinas, centros comerciales y bloques de pisos. Los taladros habían excavado nuevos tramos de metro y se había dotado a la canalización de la ciudad de un flamante intestino de cableado. Habíamos conectado nuevas carreteras, construido un nuevo puente, ampliado el aeropuerto. Éramos el nuevo rechinar en las fauces ibéricas de Europa. Ya podíamos sonreír sin que nadie se desmayase.”

Si nos centramos en destacar qué lugares deben ser visita obligada cuando os acerquéis por Lisboa, yo plantearía al menos dos:

Centro histórico:

El centro histórico de Lisboa ocupa la zona de la orilla del río Tajo y en él podemos distinguir varios barrios o zonas bien diferenciadas bien delimitadas por las colinas: la Baixa, que es la zona llana que se abre desde la Plaza de Terreiro do Paço (el corazón de este centro histórico), hasta el Rossio. Al este de ella, se encuentra la colina donde se encuentran el Castelo de Sao Jorge, la Sé (Catedral) y el popular Barrio de Alfama. Por su parte, al oeste se alza otra colina en la que se encuentran el aristocrático barrio del Chiado y la zona del Barrio Alto, una de las referencias del ocio nocturno de Lisboa.

Personalmente, si no tenéis mucho tiempo y queréis conocer una selección de lo mejor de Lisboa en pocas horas, podéis plantearos la opción de recorrer la zona a pie. Las distancias son razonables, aunque las calles del centro histórico son retorcidas y en cuesta. El transporte público es otra opción (podemos llegar a esta zona en el metro, pero este solo está en la Baixa), moviéndonos por esta zona en el tradicional tranvía 28

dia1

Un posible itinerario (recorrido marcado en la parte inferior derecha del mapa) comenzaría llegando a la Baixa en la parada del metro de Terreiro do Paço, entrar por las “puertas” de la ciudad en la imponente Arco_Triunfal_da_Rua_Augusta,_Plaza_del_Comercio,_Lisboa,_Portugal,_2012-05-12,_DD_02Praça do Comércio, la gran explanada que sirve de corazón al centro histórico de Lisboa, caracterizada por sus soportales y por el Arco de la Rua Augusta que da paso a la calle peatonal del mismo nombre que nos lleva al Rossio (foto derecha). Y subir la cuesta que nos lleva, primero, a la Catedral (la ) de estilo románico, pasando por el mirador de Santa Luzia y, unos metros sobre la colina, al Castelo de Sao Jorge, desde el que tenemos fantásticas vistas de todo el centro de la ciudad y el río Tajo.

Después de visitar el castillo, yo recomendaría callejear por las pequeñas y lisbon-424609_960_720estrechas calles del barrio de Alfama, la cuna del famoso fado o canción melancólica portuguesa, y un laberinto en el que perderse y caminar sin meta final, que sobrevivió al violentísimo terremoto y tsunami que arrasó con la ciudad en 1755. Por cierto, ya que andas por este famoso barrio, una buena opción acercarte al precioso panteón nacional o si es martes o domingo, ir a la Feira da Ladra (el rastro lisboeta). Si queréis cenar viendo un espectáculo de fado os podéis pasar por el Clube de Fado, Parreirinha de Alfama, Sr Fado o Taverna do Embuçado. Cerca de la Feira mencionada, también encontrarás la estación de metro de Santa Apolónia y que te llevará de nuevo a la Baixa (puedes volver a pie o en el tranvía que os mencionaba).

Un segundo itinerario (el recorrido que os marco en el centro izquierda del mapa) es tomar dirección este y subir por la otra colina al Chiado. El Chiado fue considerado a principios del siglo XX, la zona aristocrática e intelectual de Lisboa (algo similar al Montmartre parisino). Se reconstruyó tras el incendio de 1988, pero quedan algunas librerías con mucha tradición y, sobre todo, algunos cafés populares como el A Brasileira, con la estatua del poeta Fernando Pessoa en su terraza. Sus calles más importantes son las de Carmo y la de Garret.

4-Praça Luis de Camões(APS)023

A un costado de la Plaza Luis de Camoes se encuentra el Barrio Alto, lleno de pequeños bares de todo tipo, que hacen las delicias de las primeras horas de la noche lisboeta. Terminaremos este itinerario en la Plaça de los Restauradores (el Elevador de Santa Justa o el Elevador Da Gloria que está en la misma Plaza de los Restauradores, es la mejor opción -y que en el mapa parece una torre Eiffel-) donde se encuentra el magnífico edificio del Hotel Edén. En esta plaza comienza la Avenida da Liberdade, la más importante de Lisboa, que acaba en la Plaza del Marqués de Pombal, donde comienza la moderna Lisboa. Al lado se encuentra la Plaza del Rossio con el Teatro Nacional y su famoso café Nicola. Esta plaza es uno de los lugares con más vida de Lisboa. De aquí podréis acercaros a la Plaza de Figueira con sus pintorescas casas abuhardilladas y que ofrece unas buenas vistas del Castillo de San Jorge.

Barrio de Belém:

Después de haber recorrido el centro histórico de Lisboa, podemos elegir conocer el barrio periférico de Belém, situado a unos cinco kilómetros al oeste del centro histórico de la ciudad, también en la orilla del río Tajo (y cuyo itinerario os incluía en un mini mapa dentro del mapa que os indicaba). Podéis coger el tranvía 15 y en este barrio nos encontraremos con algunas de las principales muestras de la arquitectura gótica manuelina de Portugal:

800px-Torre_Belem_(Lisboa)La Torre de Belém se encuentra en el agua, separada de la tierra por una pequeña pasarela. Era una pequeña torre de vigilancia antigua de la entrada del río Tajo y destaca por su estampa y la decoración de su fachada y su interior.

En sus alrededores hay un bonito jardín que nos sirve para hacer un alto en el camino.

El Monasterio de los Jerónimos, una monumental obra en la que destaca la iglesia y el claustro. A la iglesia podemos acceder libremente durante las horas de culto, pero para el claustro (lo más interesante), necesitaremos adquirir una entrada aparte.

_CIMG7093

La visita a Belém se completa con la vista del Monumento a los Descubrimientos, una obra/mirador de mediados del siglo XX, que fue erigida como homenaje a los descubridores portugueses.

En el próximo post me acercaré a los alrededores de la capital lusa, que bien merecen una visita aparte, mientras tanto, me despido de vosotros esperando que los recuerdos en forma nostálgica os hayan vuelto a ver la ciudad con los mismos ojos con que yo la conocí.

2gsmxzmEvidentemente, no será muy difícil imaginar, viendo el título que os recomiendo en esta ocasión, sobre qué ciudad voy a hablar en el siguiente post… pero empecemos, como debe ser, por el principio:

Si hablamos de la novela que nos llevará a la bella capital portuguesa, lo primero a deciros es que, con este título tan sugerente (por cierto, para los que se hayan fijado, ahora la RAE indica que “solo” no lleva tilde, no es ninguna errata de la editorial), el británico, aunque afincado en Portugal, Robert Wilson, nos trae una excelente novela de intriga a leer.

Debo aclarar de antemano, eso sí, que no es realmente una novela negra o de intriga al uso pues, por ejemplo, carece del ritmo frenético que suele atrapar al lector desde la primera página. En este caso, el autor nos exigirá un poquito más de esfuerzo al principio, narrándonos dos historias que nos irán seduciendo lentamente, página a página.

Una trama comienza como un fogonazo: una joven es asesinada brutalmente en un pinar cerca de Lisboa. Estamos en los años noventa y será un personaje sin duda inolvidable, el inspector Zé Coelho, el responsable de la investigación y el narrador en primera persona de un asesinato que se irá revelando en mucho más que un crimen. Nos encontraremos involucrados en una trama cargada de violencia, sexo, avaricia y depravación que será la negra germinación de una maldad antigua, nacida de una vieja semilla sembrada y regada con odio que se irá desgranando intercaladamente.

Esa segunda historia comenzará ante los ojos del lector narrada en tercera persona, como si quisiera el autor, de ese modo, protegernos de esa semilla del mal. Y será protagonizada por Klaus Felsen, desarrollándose inicialmente en el Berlín nazi (concretamente en el cuartel de las SS y la Gestapo, en Unter den Eichen, de camino de Postdamer Platz al Checkpoint Charlie, un edificio derribado por los bombardeos aliados y cuyo solar es actualmente la “Topografía del terror”: un inquietante y espeluznante “museo” al aire libre y gratis, donde en los restos del famoso muro se muestra una exposición que documenta la historia de este lugar como el centro de control del programa nacionalsocialista de exterminio y persecución... simplemente puedo decir que vi a gente llorando, y es que las sensaciones de este especial museo no dejan indiferente a nadie) del que ya hablé en posts anteriores sobre esta ciudad, y en la Lisboa de 1941.

Felsen se descubrirá como un oportunista e inteligente personaje que será arrastrado por unas más que peligrosas amistades y enrolado a la fuerza en las SS al ser el hombre idóneo para realizar una misión secreta en Portugal: conseguir wolframio, un mineral estratégico en el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial. Testigo de una parábola tenebrosa, al mismo tiempo que espectador de una intriga sensacional, observaréis, como lectores, cómo esa simiente de maldad que os decía, y expresada materialmente en lingotes de oro de las SS, fundidos de las joyas y dientes judíos, irá corrompiendo todo lo que toca, caracteres, voluntades y afectos. La misma tierra parecerá pudrirse al contacto con la porción de mal que, procedente de la Alemania nazi, se fue incrustando en el lejano paisaje portugués para proseguir su tarea de destrucción durante años y años. Abarcando el autor una gran porción de historia lusa y escenarios de dichas décadas: las conexiones bancarias suizas de los nazis, el terror de los campos de concentración, la desesperación de los huidos de la guerra europea embarrancados en el Portugal salazarista, la lucha secreta (aunque a tiro limpio) entre agentes alemanes y aliados (el propio autor, británico no hace una defensa muy estoica del papel desarrollado por sus propios compatriotas) por los recursos del país, las torturas y la guerra sucia de la PIDE, la posterior revolución de los claveles…

Sólo el tesón y la fuerza moral de un puñado de personajes (empresa que toma la forma de una investigación policíaca a cargo del mencionado inspector Zé Coelho, viudo, desencantado y honesto) conseguirá desbrozar, aunque no de manera absoluta, el terreno ganado, pacientemente, por el mal. Las pesquisas de Coelho destaparan una asombrosa serie de venganzas y acabará confluyendo (no os desvelo nada porque esto es obvio desde el principio, aunque Robert Wilson consigue mantener el misterio) con la trayectoria de Felsen.

Intentando no desvelar más de lo necesario para no hacer un spoiler, si tenéis pensado ir a Lisboa o habéis estado, como en mi caso, en la bella capital lusa, no dejéis de leer la novela y recorrer sus calles a través de los ojos de Coelho.

Por último, mencionaros que a título informativo podéis descargar esta dura novela en amazon: sin duda, una buena novela que os acercará a la historia de la segunda mitad de siglo de nuestros queridos vecinos portugueses.

14652967878214Sí, sé que estamos en verano y muchos queréis descansar de mis posts. Yo lo haré también ¡lo prometo!, pero antes de irme de vacaciones, hasta septiembre, quería insistir por segunda y última vez:

Tal y como ya os adelantaba en el post anterior, Amazon y EL MUNDO han convocado la tercera edición del certamen "Concurso online para autores indies". Como en las dos anteriores ocasiones, los autores independientes podemos publicar, entre el 1 de julio y el 31 de agosto, nuestras novelas inéditas a través de la plataforma KDP (Kindle Direct Publishing).

Yo he publicado El Crucero, un thriller en el que un misterioso británico, dueño de una tienda de antigüedades de Notting Hill, un ex-miembro del MOSSAD, una ex-tenista estadounidense, una rica familia moscovita, y una pareja de asesinos profesionales, cruzarán sus vidas a bordo de un crucero de súper lujo por las cristalinas aguas del Mar Caribe.

¿El premio? Los libros participantes en el certamen serán evaluados en función de varios criterios, como la creatividad, originalidad, la viabilidad comercial y la calidad de la escritura. Y el ganador tendrá la oportunidad de ver publicada su novela en papel, digital y audio, así como ver su historia traducida al inglés.

¿Cómo conseguirlo? Yo creo que he hecho bien mis deberes, ahora os toca a vosotros:

¡¡entrad en amazon y leed la novela!!

Como veis, el jurado sí tendrá en cuenta la viabilidad comercial, por lo que os animo a que me ayudéis a que El Crucero entre en la lista de los más vendidos, leyendo estas vacaciones mi novela.

Hasta la vuelta de vacaciones, mi más sincero agradecimiento por seguirme en la red.

Hay frases conocidas que resumen muy bien una sensación y “lo bueno se hace esperar” podría ser la que mejor refleje mi actual estado de ánimo. No en vano, han sido tres años desde que comencé a ir creando en mi cabeza la trama que os traigo y que, como os he ido adelantando en posts anteriores, he bautizado con el título “El Crucero”. Tres años en los que he ido arañando el tiempo de fines de semana, vacaciones y de algunas noches, para documentarme, leer, tomar notas en mi inseparable cuaderno, e incluso bucear en el infinito internet.

ElCruceroPortada2De todos modos, lo realmente cierto es que “lo bueno” ha sido precisamente ese proceso creativo, esas muchísimas horas en las que el único mundo existente para mí era intentar aporrear las teclas de mi ordenador, imaginando como un tranquilo viaje en barco por aguas caribeñas se convertía, para algunos de sus pasajeros, en una auténtica odisea (si quieres saber mejor de qué va este thriller o quiénes son los protagonistas, consulta el post anterior o la página que recientemente he creado para ello).

Pero, volviendo a la cuestión de utilizar frases célebres, “todo lo bueno se acaba”, es posiblemente también buen reflejo de ese proceso creativo porque una vez la historia ha tomado forma y tenía la novela “acabada”, han venido dos fases imprescindibles en la publicación de un libro que no son precisamente mis preferidas:

La primera, revisar, corregir, revisar y volver a corregir. A este proceso, necesario como no puede ser de otro modo, he dedicado los últimos seis meses, sacando tiempo de donde no tenía (el maldito trabajo que me da de comer) para llevar a las páginas de “El crucero” los sabios consejos de mis estupendos críticos (mil millones de gracias por vuestra paciencia y recomendaciones).

¿El resultado de tanto esfuerzo?

Para responder a esa pregunta reutilizaré otra conocida frase, en esta ocasión de una película mítica de mi generación; y es que nadie como aquella pequeña y angelical rubita llamada Carol, mirando la pantalla estática de un televisor, nos ha anunciado nunca mejor la llegada de algo o alguien a nuestras vidas, con tan solo tres palabras… ¡¡Ya están aquí!!

Ahora bien, como os decía, todavía quedaba una fase necesaria en la publicación de una novela, la última y la que para mí es la más complicada de todas, ya que no está en mis manos: editarla, darla a conocer y que llegue al máximo número de personas (y a algún editor claro está). Pero ese momento, por fin, ha llegado:

¡¡¡ya tenéis disponible “El crucero”!!!

¡¡¡zarpamos!!!

¿Cómo la puedo conseguir?

Muy fácil, solo os queda entrar en Amazon (tenéis un enlace en la parte derecha, cliqueando en la foto o el hipervínculo), descargaros este thriller en vuestros dispositivos digitales (bajando la aplicación Kindle en vuestro dispositivo móvil o tablet), y leerlo.

Por último, comentaros que, como podréis ver, he apuntado la novela al Concurso Indie 2016 de Amazon, cuyo fantástico premio es precisamente que la publiquen en papel (¡y en inglés!). Sé que es un imposible (sí, soy consciente de que de ilusiones no se vive, pero que le vamos a hacer, soy así y me gusta soñar) pero precisamente por eso, antes de despedirme, os quiero pedir un favor… si decidís leer “El crucero” y os gusta, compartid la novela con vuestros conocidos, comentadla cuando habléis con vuestros amigos, dadle al me gusta cuando veáis mis posts o cuando lo publique en Facebook, en Instagram o en twitter. Cuanta mayor difusión mejor… y más posibilidades de ganar el concurso.

Esperando de todo corazón que os guste, gracias a todos.

Alguno andará con curiosidad tras el post anterior, donde os anunciaba la inminente publicación de mi última novela, titulada EL CRUCERO, y donde os adelantaba la portada nada más. En próximos días os indicaré dónde o cómo conseguirla. En el presente post os dejo la contraportada para que os podáis ir haciendo una idea de qué irá:

¿Qué pueden tener en común un ambicioso británico, propietario de una de las tiendas de antigüedades con más solera del barrio londinense exclusivo de Notting Hill, la brillante directora de Control de Gestión de la compañía organizadora del US Open, una familia de la alta sociedad de Moscú, un israelita, ex-miembro del MOSSAD y con un atormentado pasado que le persigue desde hace cuarenta años, y una pareja de asesinos profesionales chechenos cuya única religión es el dinero?

Que las vidas de todos ellos, y la de otros personajes a los que no debéis perder el ojo de encima, se cruzarán a bordo de uno de los cruceros más lujosos del mundo: un viaje por las cristalinas ¿y tranquilas? aguas caribeñas, en el que no todos tendrán el billete de vuelta garantizado; un viaje de negocios para unos, de placer para otros, que trocará sus idílicos días de navegación, sol, playa y arena, en un final inesperado.

¿Qué papel desempeñará cualquiera de ellos en las vidas del resto de personajes que les acompañaran en ese crucero? ¿Por qué han embarcado precisamente en ese barco que parte del Viejo San Juan? ¿Qué son las joyas de la corona? ¿Quiénes serán los pasajeros que volverán a pisar tierra firme?

Son muchas las preguntas, pero para contestarlas una única opción: que compréis un pasaje y embarquéis junto a sus protagonistas en EL CRUCERO. Levamos anclas, zarpamos.

DSC_0765