Adaptaciones: literatura y cine

Año nuevo, vida nueva. Por todos es conocida esta frase, típica de estas fechas, para celebrar la entrada de un año y de nuevos propósitos para los próximos meses.

Muchos de vosotros aprovecharéis el comienzo del 2019 para (prometeros) dejar de fumar, apuntaros (ir es otra cuestión) al gimnasio pensando en la operación “biquini” de cara al verano que viene, apuntarse a clases de inglés, comenzar (acabar es otro tema) la extraña colección que anuncian en la televisión de turno, llamar a ese amigo o amiga que hace tiempo que no llamas, etc. , etc.

En mi caso, el propósito es comenzar en este blog una nueva línea de posts dedicados a grandes novelas de la literatura y las mejores adaptaciones que se hayan realizado de estas en el cine o en las tan de moda series de canales especializados de streaming como netflix o HBO.

¿Eso quiere decir que no voy a seguir escribiendo de novelas y viajes? Por supuesto que no, pero la idea es intercalar dichos posts de viajes con recomendaciones de estas adaptaciones al séptimo arte o a la caja tonta (léase televisión o cualquier formato en el que veis las series y nos atonta igual: tablet, portátil, móvil).

Del mismo modo, por cierto, también iré intercalando una nueva serie de posts dedicados a anuncios publicitarios que basan su mensaje de venta en grandes libros de la literatura (aunque no lo creáis, hay unos cuantos spots con esta línea argumental)

Volviendo al tema de estupendas novelas y sus respectivas adaptaciones al celuloide que merezcan la pena leer y ver (sé que para los más perezosos será más fácil esto último), añadir que, a lo largo de estos últimos cinco años, los que me seguís de siempre, desde que comenzará esta aventura del blog, ya he dedicado algunos posts a algunas buenas novelas llevadas al cine, con más o menos éxito, y que os invito a releer o curiosear si no lo hicisteis en su momento:

  • El caso Bourne: basada en el best-seller The Bourne Identity, protagonizada por Matt Damon (y a la que siguieron 3 secuelas) y de la que hablé en Berlín en el cine y en la música.
  • Soy Leyenda: de Richard Matheson, y de la que hablé en Nueva York, un set de cine, aunque la novela transcurra en San Francisco.
  • Sherlock Holmes, personaje creado en 1887 por Arthur Conan Doyle para cuatro novelas y cincuenta y seis relatos, y de cuya divertida adaptación en forma de película ya hablé en Londres, un 10 de cine. Por cierto hay una entretenida -y mejor- serie de la BBC, ahora en Netflix, protagonizada por Benedict Cumberbatch y Martin Freeman. Aunque sea una adaptación actualizada y muy libre del personaje, sin duda, es 100% recomendable:

  • Zulú, inquietante novela de Carey Férey, y como no podía ser de otra manera, inquietante película (bastante fiel al original escrito), protagonizada por el excelente Forest Whitaker, que recomendé en Zulú (Carey Férey) y Desgracia (John Maxwell Coetzee), cuando hablé de mi viaje a Sudáfrica.
  • Parque Jurásico, novela y adaptación cinematográfica supertaquilleras, de Michael Crichton, que invité a leer en el correspondiente post, y donde ya expliqué las numerosas diferencias de la versión cinematográfica de Spielberg con la novela homónima.
  • En el camino, novela con mayúsculas de Jack Kerouac ya comentada (ver post). En este caso, la película, sin embargo, os la podéis ahorrar.
  • Inferno, de la saga de Dan Brown con Robert Langdon=Tom Hanks de protagonista, y cuya trama ocurre en Florencia principalmente (ver post). Por cierto, también me quedo con la
  • Hannibal: también ya recomendada en el post Inferno (Dan Brown), y hecha película. Con el mismo título existe una serie muy, muy (hay que decirlo dos veces para que tenga fuerza) recomendable en Netflix, basada en esta novela de Thomas Harris (y sobre Red Dragon, otra estupenda novela bien llevada al cine) y que hace énfasis en la relación entre el investigador especial del FBI, Will Graham (Hugh Dancy) y el Dr. Hannibal Lecter (Mads Mikkelsen), un psiquiatra destinado a convertirse en el enemigo más astuto de Graham y, al mismo tiempo, la única persona que puede entenderlo. Aunque es una adaptación muy libre de las novelas, me encantó (también fue aclamada por la crítica) por las actuaciones de los actores principales y el estilo visual, Ha sido considerada como una de las mejores series del género de terror, y una de las mejores series de televisión de todos los tiempos. Eso sí, apta para estómagos fuertes. Os dejo el tráiler por si tenéis duda de qué os estoy hablando:

  • El Código Da Vinci: novela de cuya adaptación al cine ya hablé en el post El cine y París, y donde me vuelvo a quedar con la novela.
  • El niño con el pijama de rayas: novela de John Boyne, comentada en post correspondiente, que transcurre en Auschwitz y llevada al cine por Mark Herman con algunas importantes diferencias en sus personajes (por ejemplo, en el libro, Bruno, el protagonista, es un niño inteligente, que cuestiona lo que sucede y tiene una personalidad muy diferente a como lo podemos ver en la película -ingenuo, introvertido y tímido-; ¿otro ejemplo? La hermana de Bruno, Gretel, en la película es una niña cariñosa y comprensiva con su hermano mientras que en el libro es todo lo contrario)
  • Millenium: esta trilogía de Stieg Larsson que comenté hace nada y que transcurre en Estocolmo, se ha llevado al cine con distintas versiones, y con distinto éxito.

Bueno, hasta aquí algunos ejemplos más o menos acertados de adaptaciones al cine o series, ya desarrollados con anterioridad. A partir de ahora, iré proponiéndoos nuevas y, en mi opinión, acertadas versiones del celuloide. De todos modos, ¿cuál es tu favorita?

Un comentario en “Adaptaciones: literatura y cine

  1. Pingback: El silencio de los corderos – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.