Bandas sonoras: sensaciones encontradas (I)

Partitura de goldfingerA lo largo y ancho de internet existen numerosos posts donde se discute y debate largamente cuál es la lista de las bandas sonoras más famosas de la historia del cine. Lo primero en mi opinión, es diferenciar bandas sonoras en dos grupos:

  • Las originales o hechas expresamente para la película (llamadas b.s.o.) y de las que hablaré aquí, o
  • Las que son simplemente un conjunto de canciones más o menos conocidas que el director de la cinta decide "juntar": el director Quentin Tarantino por ejemplo, es un maestro en este sentido, véase Pulp Fiction, Kill Bill, o Reservoir Dogs)

En el presente post no entraré a discutir tanto qué banda sonora es mejor o peor que otra, en ese sentido respeto muy mucho una opinión u otra ya que entiendo que es, en muchos casos, una cuestión de gustos (en mi caso por cierto, si la película me gusta como espectador, es un factor bastante determinante en la elección de esa banda sonora entre mis favoritas), sin embargo me gustaría traeros otro debate sobre el mundo de la música en el cine. Intentaré explicarme:

En una ocasión, no hace mucho la verdad, hablaba con un gran amigo sobre música, y especialmente sobre las bandas sonoras (aprovecho por cierto, para invitaros a visitar su tencológico blog). Este amigo afirma que, en su opinión, las b.s.o. estaban sobrevaloradas. Evidentemente, dicha así esa afirmación, suena demasiado categórica, pero imagino que antes de discutirla todos querréis saber, al menos, el argumento principal en que basaba dicha máxima: resumidamente venía a decir que realmente no hay bandas sonoras que sobrevivan a la proyección de la película en las salas de cine (o en las salas que actualmente los particulares se han montado en sus propios salones gracias a los estupendos home cinemas, proyectores, o pantallas de cada vez mejor calidad y con más pulgadas que el vecino si se puede).

Si analizamos despacio la afirmación de mi amigo hay que reconocer que en la mayoría de los casos conocidos, tiene razón: pocas bandas sonoras se venden y funcionan en el complicado mundo musical por sí solas. Es verdad que la inmensa mayoría cumplen con su papel: identificas la película simplemente escuchando la canción (¿algunos ejemplos?: Alien, Casablanca, Desafío Total, El bueno, el feo y el malo, El padrino, El silencio de los corderos, El último mohicano, Harry Potter, Indiana Jones, La Misión, La Roca, Memorias de África, Misión Imposible, Parque Jurásico, Por un puñado de dólares, Rocky, Superman, Tiburón y así un largo etcétera).

Podéis no estar de acuerdo en algún caso pero preguntaros entonces ¿alguien compra o se baja las siguientes b.s.o. para escucharlas en el coche, o en el ipod mientras va al gimnasio o sale a correr con su mp3 por su barrio y por el parque más cercano?

  • El Caballero Oscuro: cierto, tenéis razón, es una inquietante (y en mi opinión buenísima) b.s.o. compuesta para la espectacular trilogía de Chris Nolan por Hans Zimmer (uno de los gurús de las bandas sonoras) y James Newton Howard. Pero, además de en la película o en el tono del móvil, es decir, fuera de para lo que fue compuesta ¿alguien la escucha?

  • James Bond: tanto el popular James Bond Theme como cada tema principal de cada una de las películas de la larga saga (por cierto, Adele da un oscarizado toque muy elegante a la última, Skyfall) ¿las lleváis en vuestro mp3 o móvil? La respuesta es no, por tanto fuera de la película, la b.s.o. del agente 007 tiene licencia... para olvidar.

  • Blade Runner: realizada por Vangelis (con la colaboración de Dick Morrissey, gran músico de jazz que aporta el majestuoso saxo que todos recordamos) la banda sonora se publicó comercialmente ¡diez años después de la película!… sin comentarios.

  • Titanic: en este caso comentar que sólo la famosísima y empalagosa superventas My heart Will Go On (quién no recuerda la interpretación de Celine Dion) sobrevivió al naufragio, el resto de la b.s.o. se ahogó como Leonardo Di Caprio, en el fondo del frío océano.

  • Los siete magníficos: más triste es este último caso que os planteo, la canción principal de la película (de Elmer Bernstein e interpretada por Al Caiola) la conoce casi todo el mundo… ¡por un anuncio de Marlboro!

En el siguiente post seguiré con este debate y otros ejemplos, pero, ¿qué opináis vosotros? ¿están las b.s.o. sobrevaloradas?

Un comentario en “Bandas sonoras: sensaciones encontradas (I)

  1. fplatafr

    Aunque solo sea por alusión, no me queda más remedio que contestar. Y lo digo aun siendo un fanático de ellas, hasta el punto de que de las 5 que nombras, poseo 4 de ellas, es más, estoy escuchando una de ellas ahora mismo. Pero ello no quita que piense que están sobrevaloradas. Ya, ya sé que soy raro.

    Y más aun cuando pienso que esta música es la actual “música clásica”, música que sigue los requisitos que se le pide a la música clásica. John Williams, Hans Zimmer, Howard Shore, Vangelis, Ennio Morricone, Michael Nyman o Nino Rota son claros exponentes de ello.

    La industria de Estados Unidos produce unas 800 películas al año, a las que hay que sumar las de Bollywood, unas 900, las que se hacen para televisión, y las independientes. Algunos cifran la cantidad en unas 25000 películas anuales. Voy a ponerlo mucho más fácil y solo contar las americanas, unas 800, y españolas, unas 150 (de las cuales solo 25 suponen el 85% de la recaudación). Y dos preguntas, ¿me podéis decir 5 películas del año pasado? ¡SI! ¿Y podríais tararear 5 bandas sonoras de 2012? ¡NO! O si queréis lo pregunto de otra manera: ¿Cuántas películas os habéis descargado? ¿Y bandas sonoras? ¿Y cuantas veces habéis escuchado esas BSO?

    Pocas películas sobreviven con el paso del tiempo, pero menos aun sus bandas sonoras. Es un ínfimo porcentaje de películas las que se recuerdan por su banda sonora. Y las ventas son ridículas. Eso sí, es muy intelectual salir del cine alabando la banda sonora, que no deja de ser un efecto más de la propia película. Todos vemos solamente la 2, escuchamos música clásica y entendemos claramente la fusión película-banda sonora.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.