Cáceres: ciudad monumental

Para empezar una curiosidad que no sabía antes de pisar tierras extremeñas, allá por el pasado puente de mayo madrileño: si se compara la figura de la Comunidad de Extremadura con una bellota (uno de los pilares de la alimentación del famoso cerdo que invade sus dehesas) resulta que Cáceres está al norte, con lo cual se corresponde con la caperuza de la bellota, también conocida como mangurria. Por ello se les conoce a los cacereños como mangurrinos. Badajoz está al sur, correspondiendo con la bellota en sí. Por eso se les llama belloteros.

Como decía, en mayo estuvimos disfrutando de tierras extremeñas, en una casa rural cerca de Trujillo. En este post intentaré resumir una de las visitas ineludibles de la provincia, su capital; y el lugar donde se desarrolla la trama de la novela La mediadora, de Jesús Sánchez Adalid (comentada en el post anterior)

Lo primero, mencionar que Cáceres capital posee uno de los conjuntos urbanos de la Edad Media y del Renacimiento más completos del mundo, por eso, la Ciudad Monumental de esta ciudad fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1986. Siendo además, uno de los Tres Conjuntos Monumentales de Europa (título que se da a toda la ciudad), después de Praga y Tallin, e incluso lugar de rodaje de diversas series y películas, entre ellas, la famosa serie Juego de Tronos, y por ello, lugar de peregrinaje para sus seguidores.

Dicho esto, a continuación vamos a recorrer su casco histórico por sus calles empedradas y visitar sus palacios, iglesias y torres. Eso sí, nosotros lo hicimos acompañando a una de las guías oficiales que, por un módico precio, os esperan en la Plaza Mayor o del Ayuntamiento (merece la pena, sin duda, que alguien os explique qué estáis viendo). De todos modos, para situarnos os dejo un mapa donde comenzamos el recorrido:

La Plaza Mayor es uno de los principales puntos de entrada a la ciudad monumental, y amurallada. Y en ella encontraremos:

  • El Ayuntamiento, construido a mediados del siglo XIX

  • El foro de los Balbos, o el atrio del Corregidor, como también se le llama, es un espacio que se encuentra junto al Ayuntamiento adosado a la muralla. Aquí estaba la puerta de Norba Caesarina. Hay una reproducción de la estatua del Genio Andrógino y uno de los dos abrevaderos que había a las afueras de la ciudad, El Pilar de San Francisco.

  • La Ermita de la Paz (iglesia sobre los restos de una capilla renacentista dedicada a San Benito, y en cuyo interior se encuentra una imagen de la Virgen de la Paz esculpida por Pedro Correa en el año 1736), a su izquierda la torre de Bujaco (de 25 metros de altura, es una edificación árabe de planta cuadrada erigida sobre sillares romanos. Tiene un balconcillo renacentista que fue añadido en el siglo XVI y es conocido como el balcón de los fueros)

  • y a la derecha el Arco de la Estrella, por donde entraremos en el casco histórico y recinto amurallado del siglo XV (en la parte externa se encuentra el escudo de Cáceres, mientras que en la interna está una imagen de Nuestra Señora de la Estrella. Ante ella juraron los fueros y privilegios de la ciudad, otorgados antes por Alfonso IX, los Reyes Católicos. Y el arco está torcido adrede para dejar pasar los carruajes de quién lo financió construir)

Continuamos hacia la Plaza de Santa María

La plaza está enmarcada con los siguientes edificios:

  • Palacio Episcopal, era la residencia del obispo de Coria y en la fachada principal, que es renacentista del siglo XVI, destaca un arco de medio punto enmarcado con dos columnas. En él se alojó Felipe II cuando regresaba de su coronación como rey de Portugal.

  • Justo al lado del Palacio Episcopal, tenemos el Palacio de Hernando de Ovando, de estilo renacentista, aunque incorpora algunos elementos góticos en su torre de la derecha.

  • El Palacio de Carvajal, conocido como la casa quemada por el incendio que sufrió en el siglo XIX. Hoy en día se pueden visitar sus dependencias interiores, el patio y el jardín, siendo la sede del Patronato para la promoción del turismo y la artesanía de la provincia de Cáceres

  • La Iglesia Concatedral de Santa María, que se puede considerar de estilo románico de transición al gótico. Tiene una sola torre renacentista y en la esquina oeste de esta torre, se halla adosada una estatua de San Pedro de Alcántara. En 1931, la iglesia fue declarada Monumento Histórico Artístico y en su interior llaman la atención la talla del Cristo Negro de Cáceres (crucifijo gótico del siglo XIV) y retablo mayor plateresco del siglo XVI

Salimos de la plaza pero sin dejar de seguir viendo casas señoriales y palacios.

  • Palacio de los Golfines de Abajo, vinculada al mayorazgo de los Golfines se hallaba la casa solariega llamada de los Golfines de Abajo. El palacio albergó a los monarcas católicos en las dos veces que visitaron la ciudad. Su torre es la parte más antigua del edificio y da a la Plaza de San Jorge. Toda la fachada está coronada por una crestería plateresca cincelada en granito.

  • Llegamos a la Plaza de San Jorge, donde hay una escultura de bronce de San Jorge, patrón de la ciudad, realizada por José Rodríguez entre las escaleras que suben a la iglesia de San Francisco Javier, iglesia jesuita de estilo barroco donde destacan las dos torres de su fachada. También es conocida como La Iglesia de la Preciosa Sangre, ya que desde 1899 es custodiada por los padres misioneros de la Preciosa Sangre.

  • Justo al lado, el convento de los jesuitas que alberga las dependencias de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura. Se puede visitar un aljibe que se encuentra bajo el patio del claustro.

Seguimos caminando entre calles de piedra

  • Para llegar a la Casa del Sol o de los Solís, en la Plaza de San Mateo, casa-fortaleza de estilo gótico levantada en el siglo XV y reformada en el XVI. El elemento más significativo de la fachada es el escudo familiar, un sol con rostro humano cuyos rayos superiores aparecen mordidos por cabezas de dragón, todo ello coronado por un yelmo. En la actualidad acoge un importante archivo con documentos sobre América y Filipinas, custodiado por los padres de la Preciosa Sangre.

  • En esta plaza además veremos la Torre de las Cigüeñas, este palacio de estilo gótico necesitó el permiso expreso de los Reyes Católicos para levantar la altísima torre, la única no desmochada desprovista de lo que sobresalga) del recinto histórico, con almenas sustentadas por pequeñas ménsulas, ya que se libró de la orden real, de Isabel la Católica, dictada contra las torres de todas las casas de nobles por la lealtad a Juana la Beltraneja en la disputa del trono de Castilla. Hoy es la sede del Gobierno Militar.

En nuestro caso, la visita guiada se dirigió, de vuelta a la Plaza Mayor.

De camino seguiremos disfrutando de algunas maravillas de Cáceres: Convento de San Pablo (que pertenece a la orden de clausura de Santa Clara, cuyas monjas fabrican dulces típicos), Plaza de las Veletas donde se encuentra el Palacio de las Veletas (que fue levantado encima del antiguo alcázar almohade, y que aún conserva el aljibe árabe excavado en la roca, del siglo XII, y el segundo más grande del mundo tras el de Estambul), ermita de San Antonio (punto neurálgico de la Judería Vieja de Cáceres), el Arco del Cristo (única puerta conservada del recinto amurallado de Cáceres anterior a época moderna. También conocida como Puerta del Río o de Fuente Concejo), Hospital de los caballeros peregrinos (pequeño edificio gótico que, en su fachada lateral, muestra una preciosa ventana propia de este estilo, modelo bastante repetido en Cáceres), el Palacio del Comendador de Alcuescar (actual Parador de Turismo) o el Arco de Santa Ana que desemboca en las escaleras que llevan directamente al foro de los Balbos y Plaza del Ayuntamiento.

Como recomendación final, mencionar que todo el mundo te invita a conocer Cáceres capital cuando llega la noche y se encienden las luces que le dan un aire mágico. Nosotros debíamos volver a la casa rural (cerca de Trujillo, que dejaré para el siguiente post), pero prometo volver a verla iluminada cuando tenga ocasión.

Hasta entonces, os dejo, como despedida del post y de Cáceres capital, algunas otras fotos que seguramente os acabarán de animar a visitar esta preciosa ciudad monumental:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.