Cádiz (II): playas del “sur”

P1030310Si seguimos posteando de playas gaditanas, toca el turno ahora de las que se encuentran al sur de su capital. En sólo un par de días me habré ido al sur del sur, donde existe una esquina en la que el tiempo se alarga más que en otros lugares de la geografía española, especialmente al sur de Conil. Este tramo del océano Atlántico entre Conil y Tarifa ha conseguido conservar casi toda su naturaleza vigorosa, y una atmósfera tranquila y sin pretensiones, que a mí me encanta Ya desde los años sesenta la zona era conocida por hippies de medio mundo, pero ahora modernos, ejecutivos y urbanitas estresados acuden a Cádiz a encontrar una paz que en sus ciudades se les niega. Pero ¿qué poder tiene esta zona de costa? Pues, aparte del poso de culturas milenarias, playas salvajes, olas para practicar surf, una gastronomía que funde la huerta, el mar y la ganadería, tres parques naturales, precios asequibles y sobre todo… unos atardeceres que emocionan.

Os propongo por todos los motivos anteriores, y por ser alguno, lugar emblemático en mi novela Alfa y el secreto de Aquiles, un viaje especial al sol y el relax en su estado más puro, de las mejores playas del sur de Cádiz. Eso sí, las he planteado en un orden geográfico (de norte a sur) para que su localización sea simplemente más sencilla:

La Barrosa (Sancti Petri): nombre de la playa de Chiclana de la Frontera, pueblo de Cádiz con una profusa costa que cuenta con un entorno natural impresionante gracias a las corrientes marinas. Estas generan una playa inmensa vigilada por el castillo de Sancti Petri que se erige sobre una punta de arena que da la puntilla a una costa muy rica en arenas doradas y aguas limpias. La playa descansa (especialmente en la parte sur) a los pies de fantásticos hoteles de lujo y rodeados por colonias de caros chalets (Novo Sancti Petri y Roche son las más conocidas) entre los que serpentean verdes praderas de campos de golf. Para llegar a la playa es necesario una caminata entre los hoteles y los “chiringuitos” son para bolsillos pudientes, por lo que si no los tenéis, id preparados con vuestro propio avituallamiento si no estáis alojados en alguno de estos buenos hoteles o chalets.

LaBarrosa

Conil de la Frontera: Se trata de una bella y blanca localidad ubicada a orillas del Atlántico cuyo máximo atractivo reside en las calas que la rodean. Así os podréis perder en las calas que se esconden tras los acantilados que ha generado el violento contacto del Océano Atlántico con la tierra a lo largo de los años. Calas como la de Poniente, Melchor, Sudario o Camacho, Cala del Faro, Cala Tío Juan de Medina, Cala Aspero, Cala del Pato o la del Frailecillo entre muchas otras ofrecen pequeños paraísos de arenas blancas a los que se llega tras bajar unas escaleras naturales escarbadas sobre la roca. Y para tomaros unas ricas tapas de pescado y encontrar animados locales, el pueblo de Conil de la Frontera ofrece un animado panorama nocturno (en agosto quizá algo excesivo para familias, perfecto para gente joven) durante los meses de verano que no se puede pasar por alto.

Conil

El Palmar: en mi opinión una de las mejores playas de todo Cádiz, a lo que contribuye sin duda no tener nada construido salvo los muy buenos chiringuitos que pueblan la carretera que bordea la larguísima playa y sus muchos kilómetros de arena y dunas. Entre chiringuito y chiringuito os encontraréis amén de algunos mercadillos muy completos de estilo hippie, parkings a pocos euros (todo el día). Por cierto la playa es punto de congregación de surfistas, así que mientras tomáis el sol no dejaréis de ver a gente practicando el surf o bodysurf.

ElPalmar

Zahora: También conocida como la “playa de los niños”, es una playa que se encuentra entre El Palmar y la conocida Caños de Meca. De difícil localización (hay que moverse entre casas bajas hasta encontrar un hotelito a pie de arena llamado Sajorami) debe su nombre a que las mareas, y una línea de rocas, consiguen formar unas  piscinas naturales de poca profundidad que hacen las delicias de los más peques de la casa, y donde los mayores pueden disfrutar de un chapuzón a recordar. Al lado de los dos chiringuitos que hay (se come muy bien y por un precio moderado) puedes encontrar algo de aglomeración pero si andas 50 metros te puedes encontrar realmente sólo en la arena. Por cierto, merece la pena recorrer paseando la playa hasta el extremo sur, donde se encuentra el Faro de Trafalgar (testigo de la derrota que el batallón del Almirante Nelson infringió a la marina franco-española allá por 1805) con unas vistas de postal de Zahora y de Caños de Meca, que tras el faro se encuentra. Cerca del famoso faro, las aguas son salvajes y turbulentas, con fuertes corrientes marinas y oleaje potente. Pero también son de lo más bonito, aunque sea peligroso y esté prohibido bañarse en ellas.

zahora

Caños de Meca: Se trata de una pequeña pedanía de Barbate situada en la Costa de la Luz gaditana y junto al Parque Natural de la Breña. En su costa os sentiréis en plena naturaleza en un ambiente algo hippie y surfero, con unas playas/calas espectaculares. Quizás las más bonitas son las que se esconden bajo los acantilados: las playas de los Castillejos, la nudista y la de los Chorros. Son sucesiones de pequeñas calas a las que se puede acceder a pie sin problemas cuando la marea está baja. Las rocas que las flanquean, el acantilado, el agua limpia y clara y el ambiente relajado… Es muy recomendable andar hasta la pequeña cascada de agua dulce. Mencionar por supuesto la playa del Pirata, la más céntrica, es dónde están los chiringuitos y hay más vida, aunque eso no le resta atractivos. El agua es perfecta y la arena también.

Loscaños

Zahara de los Atunes: un poco más adelante, siempre por la ruta N340 desde Cádiz a Algeciras, nos encontramos con otra “perlita” gaditana. Zahara es una playa típicamente atlántica, con más de 6 kilómetros de extensiónque abarca desde el pueblo homónimo hasta el cabo de Gracia. En su lado sur, en la urbanización de Atlanterra hay algunas dunas interesantes y también un antiguo búnker de la II Guerra Mundial. Es una playa bastante salvaje y paradisíaca, sobre todo fuera de la temporada de verano (cuando el viento sopla, sopla de verdad). Quizás por eso es perfecta para practicar deportes acuáticos pero también ideal para ir con los niños porque tiene muy poco gradiente hacia el mar, con una amplísima franja de arena para jugar. En verano, está muy animada de día y de noche gracias a la gran oferta cultural y gastronómica de sus chiringuitos, que organizan sesiones de monólogos, conciertos y muchas más actividades.

ZaharaAtunes

Playa de los Alemanes: a continuación de la urbanización Atlanterra, y donde únicamente un cartel anuncia el Faro de Camarinal, se encuentra uno de mis rincones favoritos de Cádiz. Debe su nombre a que tras la II Guerra Mundial muchos alemanes de grandes fortunas se escondieron (los escondió directamente el General Franco) en su ladera, y bajo la ladera (ahora pintada de grandes mansiones y lujosísimos chalets) una playa de arena muy blanca con un agua difícil de olvidar. Tanto es así que utilicé esta playa como escenario dónde Néstor Aquiles, personaje fundamental en mi novela Alfa y el secreto de Aquiles, tiene su residencia, justo bajo el Faro mencionado, y donde la Capitana Chiara Miele conoce al nieto de Aquiles, Jorge, por primera vez.

Eso sí, es una playa virgen a la que se accede entre escaleras que descienden entre los chalets, por lo que deberéis dejar los coches cerca del Faro e ir bien provistos de bebida y comida. Como digo es una playa virgen que no cuenta ni con socorrista, ni con baños, ni con chiringuitos ni siquiera con duchas, pero tampoco con mucha gente. Vale la pena sin ninguna duda: ¡mirad el color del agua!

PlayadelosAlemanes

Bolonia: incluida con justicia entre las 5 playas preferidas por los europeos y una de las bonitas de España. Aquí la costa atlántica se muestra con toda su fuerza: un mar en constante movimiento con un viento suave, salado. El ambiente es distendido, aunque cada vez con más gente. La playa se desarrolla rectilínea a lo largo de 4 kilómetros hacia una duna de más de 30 metros de alto, hacia el oeste (que merece la pena subir por las vistas). Es una playa que destaca por sus aguas de color turquesa, la arena fina, las barquitas que la motean, el pinar que está a su espalda… pero especialmente por su puesta de sol, es sencillamente espectacular…

P1030315

Una simple calle separa las pocas casas de la arena, y una franja ancha, eterna y suave nos enfrenta de golpe a la Historia (así, con mayúsculas) ya que frente a la playa, casi sobre ella, se encuentran las ruinas de la antigua ciudad romana de Baelo Claudia. Una ciudad de capital importancia en épocas de la Hispania Romana (en el siglo II a.C.), cuando estos territorios conformaban la Bética. Para mayor información os remito a mi novela Alfa y el secreto de Aquiles, donde Baelo Claudia y un reloj de sol muy especial formarán parte de unos los momentos fundamentales en la búsqueda de Néstor Aquiles y su secreto.

IMG_0718

Valdevaqueros: amplia, ancha, plana y que dibuja una curva extensa hacia la duna de La Paloma. Es aquí donde se dan cita obligada los amantes de los deportes que suman la fuerza del mar y la tenacidad del viento: windsurf, fun surf y kitesurf (por cierto, una curiosidad yo pensaba que el kitesurf era un deporte meramente de playa, pero se puede practicar además de sobre el agua, sobre la tierra y sobre la nieve. Os aconsejo visitar y consultar una de las mejores web sobre el tema: http://www.triplekite.net/ ). La ruta A7 que va hacia hasta la cercanísima Tarifa bordea la playa y en ella encontrarás algunos puntos que hacen el “ambiente de Tarifa”. Restaurantes y lounges de ambiente muy cool donde los surferos se unen a las familias en una atmósfera despreocupada y algo hippie.

El ambiente de Valdevaqueros es lo que la hace única. Hay fanáticos del surf que plantan sus caravanas y furgonetas durante todo el año allí. Lamentablemente, en 2012 el Ayuntamiento de Tarifa decidió que sería buena idea urbanizar en este paraje salvaje con apartamentos de lujo. Además, llevaron a cabo varias acciones para intentar expulsar a los deportistas. En seguida se puso en marcha una campaña para salvarla de la especulación inmobiliaria que tantos estragos ha hecho en nuestras costas… pero a día de hoy, su supervivencia sigue pendiendo de un hilo. Si los planes del gobierno local triunfan, perderemos un lugar único.

Valdevaqueros

Tarifa: La ciudad de Tarifa (de la que os hablaré en el siguiente y último post sobre Cádiz) tiene varias playas espectaculares en la que tostarse al sol o hacer deporte. Lo único es que cuando solpa Levante es una playa especialmente complicada. A la izquierda del núcleo urbano queda la playa chica o del Rinconcillo, más una cala que otra cosa, y perfecta cuando es el Poniente el que se deja notar. Y justo al otro lado del espigón se extiende la playa de los Lances sur. Muy popular entre los aficionados al surf, al kite y al windsurf, bañarse en sus aguas casi siempre bravas es toda una experiencia. Es la playa urbana de Tarifa y no tiene pérdida.

Tarifa

Por cierto en el citado espigón de la foto, transcurre uno de los momentos álgidos de la novela Alfa y el secreto de Aquiles comentada ya anteriormente. Recomiendo la novela, pero si sois más de viajar, simplemente la visita a este bello extremo de España.

Un comentario en “Cádiz (II): playas del “sur”

  1. Pingback: Un soplo de aire fresco (Don Winslow) – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.