Carrie

Stephen King (seguro que hablaré de él mucho en esta línea de novelas bien adaptadas al cine) debutó como novelista (fue su primera novela publicada y un bestseller, aunque no su primera escrita sino la cuarta) narrándonos esta triste y aterradora historia de una quinceañera telequinética.

Como sinopsis y spoiler mencionar que la temible protagonista es hija de una madre muy estricta y de fuertes creencias religiosas, quien sufre constantes humillaciones por parte de sus compañeros y termina en tragedia el día del baile de graduación, cuando usa sus poderes en contra de toda su clase y del pueblo entero (solo como dato, mueren 404 personas la noche que Carrie decide acabar con todo… casi nada)

La película de 1976 (hay versión actualizada de 2013 –más floja pero también fiel a la novela- ) dirigida por Brian De Palma rompió esquemas en el género de terror, ayudado por una Sissy Spacek que se hace con el papel de quinceañera pese a rondar la treintena (lo que le conllevó una nominación a los Óscar) y sigue siendo un clásico de las películas a ver en Halloween.

Efectivamente, como curiosidad, y una vez habéis visto el tráiler, fue el primer papel de John Travolta en el cine.

Por último, y aunque, sin duda, merece estar en la lista de mejores adaptaciones, debo comentar que Stephen King estructuró su novela de forma epistolar, algo que (obviamente) no se nota en la película. Existen otras diferencias pero o no tienen demasiada importancia o no desvirtúan, en mi opinión, la historia (por ejemplo, en el libro se describe a Carrie como una chica gorda, pero en la película es muy delgada, el colegio se llama diferente, la maestra también…).

Como cita de la novela y que, desgraciadamente, muchas veces, estamos condenados a seguir escuchando en muchos colegios, os dejo la siguiente frase:

Fue terrible. Se rieron de mí.

Si nos alejamos de los fuegos artificiales con que Stephen King culmina su novela, podemos ver que Carrie ya tenía lecturas sobre los efectos del maltrato familiar y el bullying escolar en la psicología de una persona.

La verdad, no sé si da más miedo la telequinesis o las personas que humillan, maltratan, vejan o se ríen de los demás... bueno, he mentido: sí lo sé.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.