Circo Máximo: la ira de Trajano (Santiago Posteguillo)

portada-circo-maximo-santiago-posteguillo-233x357De nuevo un post con una novela histórica como recomendación, de nuevo con autor español: Circo Máximo: la ira de Trajano. Con este título se presenta la segunda parte de la trilogía sobre Marco Ulpio Trajano, continuación de la más que recomendable Los asesinos del emperador, y escritas ambas por Santiago Posteguillo.

SINOPSIS: Circo Máximo es la historia de Trajano y su gobierno, de guerras y traiciones, de lealtades insobornables e historias de amor imposibles. Hay una vestal, un juicio, inocentes acusados, un abogado especial, mensajes cifrados, códigos secretos, batallas campales, fortalezas inexpugnables, asedios sin fin, dos aurigas rivales, el Anfiteatro, los gladiadores y tres carreras de cuadrigas.

Hay también un caballo especial, diferente a todos, leyes antiguas olvidadas, sacrificios humanos, amargura y terror, pero también destellos de nobleza y esperanza, como la llama de Vesta, que mientras arde preserva a Roma. Sólo que hay noches en las que la llama del Templo de Vesta tiembla. La rueda de la Fortuna comienza entonces a girar. En esos momentos, todo puede pasar y hasta la vida del propio Trajano, aunque él no lo sepa, corre peligro. Y, esto es lo mejor de todo, ocurrió: hubo un complot para asesinar a Marco Ulpio Trajano.

OPINIÓN:

El primer comentario que quiero realizar es en relación a las novelas históricas: en muchas ocasiones hay lectores (sobre todo los ocasionales) que se plantean enfrentarse a una novela porque será algo tediosa si ésta es histórica, o si como ocurre con Circo Máximo, tiene muchas páginas... y ante estas dudas, finalmente, suelen decantarse por novelas más "ligeras".

Con rotundidad, debo afirmar que éste NO es el caso de Circo Máximo o de cualquiera de las que he leído de Santiago Posteguillo: tanto en Los asesinos del emperador (a caballo entre la vida del abominable emperador Domiciano, la vida de un Trajano que aún no ha alcanzado el escalafón más alto de la complicada y oscura pirámide del poder romano, y la durísima vida del gladiador Marcio y sus “colegas de arena”) como en la trilogía del Africanus (Publio Cornelio Escipión "el Africano", el famoso general Romano que lucho contra el general cartaginés Aníbal y sus hermanos los Barca) la prosa del autor nos agiliza una fácil lectura y compresión de aquella épica parte de la historia del Imperio Romano.

Centrándonos en la novela objeto del post, con Circo Máximo el autor consigue seguir atrapándonos en la Antigua Roma, y en esta ocasión en la vida del grandioso emperador Trajano, que gobernó Roma y su vasto imperio, entre el año 98 y el 117. De la mano (puño y letra mejor dicho) de Santiago Posteguillo, nos convertiremos en unos espectadores de lujo, en testigos clave, de las luces y sombras de uno de los mayores imperios de todos los tiempos.

Como dato histórico, Trajano sucedió al emperador Nerva, sin descendencia, siendo nombrado por las fuerzas pretorianas. Conocido por sus reformas de Roma, con importantes edificios públicos que han perdurado a lo largo de siglos (el Foro Trajano, el mercado y la Columna Trajana) pasó realmente a la historia por sus grandes triunfos militares.

Esta novela transcurre entre Roma y el reino de Dacia (Rumanía actual), gobernado por el rey Decébalo hasta el año 106; Trajano, después esta conquista, llegó (será el escenario del último libro de la trilogía) a dominar también, los actuales territorios de Jordania y el Sinaí, y parte de Siria, Israel, Territorios Palestinos y Arabia Saudita. Y con la conquista de los territorios de los partos (lo que hoy en día se llama Irán), Trajano alcanzó la expansión más grande conocida del Imperio romano en toda su historia.

Por cierto, nacido en Santiponce (al lado de Sevilla) Trajano fue el primer emperador del Imperio Romano de origen no itálico. Si algún italiano está leyendo estas líneas lo siento, la realidad es así de dura: sí, ¡¡un hispano fue quién alcanzó el máximo apogeo del gran Imperio Romano!!

Os dejo una foto tomada en Roma (cerca de la Columna Trajana) donde se puede observar el proceso de expansión que os estoy comentando:

escanear0048

Volviendo de nuevo a la novela, para mí, el autor y esta trilogía (como fue la correspondiente a Escipión “el Africano” y de nuevo recomendable también) están siendo todo un viaje a la gran Roma, un viaje en el tiempo y en la imaginación a una época históricamente apasionante. Un viaje que quiero compartir con vosotros: aunque el libro supere las mil páginas, en ningún momento me cansé, todo lo contrario, capítulo a capítulo, me fui sumergiendo en una trama cuyo ritmo no decae en ningún momento, como ocurre con el ritmo frenético de las famosas carreras de cuadrigas en el Circo Máximo, y que dan título a la novela.

Es indudable y destacable la capacidad de mezclar, por parte del autor, personajes de la ficción (Marcio, Celer, Acúleo, y así un largo etcétera –incluso uno muy especial: un caballo llamado Níger-) con personajes históricos, pues les da tal vida que acaban pareciendo reales todos ellos. Cuesta mucho discernir dónde acaba la realidad y comienza la ficción.

No puedo dedicar más que palabras de alabanza: recomendable no, MUY recomendable. De todos modos, y por si aún tenéis alguna duda, os dejo un booktrailer de la magnífica novela:

Si queréis interesaros por la bibliografía o por el autor os animo a visitar la página web oficial de Santiago Posteguillo. Si buscáis Circo Máximo podéis encontrarlo, entre otros sitios, en:

Por último, si la temática de Roma os gusta u os llama la atención tanto como a mí, me gustaría ampliaros también la recomendación de este post: además de las novelas ya comentadas de Santiago Posteguillo, he leído unas cuantas más de la Roma Imperial que merecen sin duda vuestra atención. Recomiendo por ejemplo cualquiera de Simon Scarrow, o de Collen McCullough, escritora australiana más conocida por El pájaro espino, pero cuyo ciclo de novelas de la Roma antigua, comenzando por El Primer Hombre de Roma, merece la pena recordar...

... casi tanto como el viaje que os propondré en los próximos posts: la Ciudad Eterna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.