Costa Rica (III): Jacó, Parque Manuel Antonio y Tárcoles

escanear0123Este viaje por tierras ticas comenzó recomendando la lectura de Parque Jurásico, de Michael Crichton, y recorriendo, en primer lugar, el Parque Nacional de Tortuguero para conocer en vivo y en directo a uno de los descendientes directos de los grandes dinosaurios: las preciosas tortugas. En dicho Parque también tuvimos la oportunidad de conocer a los basiliscos, los caimanes, e incluso a las famosas ranitas que llenan las selvas de Costa Rica.

Después, nuestro viaje nos llevaría por tierras del Valle Central y el Parque Nacional del Volcán Arenal, donde, como os contaba, conocimos también a otro famoso descendiente de los protagonistas de la novela y película homónima: las serpientes.

En este tercer y último post nos acercaremos hasta la costa oeste (Pacífico), donde conocimos a uno de los saurios más impresionantes: el cocodrilo. Pero antes un poco de información de la zona:

Jacó es el nombre de una diminuta aldea que se encuentra en la provincia de Puntarenas. Se trata del escondite perfecto para los amantes del sol y los viajeros activos, con playas de arena volcánica de color canela, una exuberante selva tropical y montañas verdes. Aquí se dan cita los surfistas de todo el mundo (en algunos podrás ver la huella de encontronazos con tiburones y sí, cocodrilos que infestan junto a los escualos la desembocadura del río Tárcoles y en ocasiones se adentran en el mar) que vienen a aceptar el desafío de las grandes olas de La Roca Loca y Playa Hermosa. Pero ojo, este enclave es también el preferido de las familias y los novios en su luna de miel, por la cantidad de playas, actividades al aire libre y opciones para salir a comer, de compras o por la noche.

Nosotros nos alojamos cerquita de Jacó, en Villa Caletas: un paradisíaco hotel en medio de la selva cuyo entorno, piscina infinita, trato y espectacular oferta gastronómica, se grabó a fuego en nuestra memoria para siempre. 200% recomendable reservar una de sus villas, si os acercáis por estas tierras.

escanear0103

Teniendo este fantástico lugar como base operativa, su localización además de para recorrer Jacó y sus alrededores, nos permitió acercarnos hasta el Parque Manuel Antonio, que aunque no es muy grande es uno de los parques más visitados de Costa Rica y con uno de los paisajes más impresionantes de todo el país, con playas de arenas blancas y verdes follajes en medio de grandes montañas.

Ver monos de cara blanca, iguanas gigantes, ermitaños enormes, y sobre todo osos perezosos mientras paseas por la selva, es una experiencia inolvidable, especialmente si rematas la faena en una playa donde únicamente vas a estar tú:

escanear0098

El último día, y antes de volver a San José para tomar un avión de vuelta a Madrid, lo dejamos para acercarnos hasta el río Tárcoles, donde la densidad de cocodrilos por kilómetro cuadrado es la más alta de todo América.

Si vas a Costa Rica y pasas por aquí cerca, os digo en serio que merece mucho la pena realizar este especial safari para ver al descendiente más grande de los dinosaurios. Nosotros seguimos la recomendación de la Lonely Planet de entonces buscando a Víctor “el loco” Pineda, un “valiente” que tenía (digo tenía porque a saber dónde andará ahora) un espectáculo asombroso: te daba un paseo en barca muy divertido e instructivo ya que aparte de cocodrilos se pueden ver muchísimos tipos de aves y reptiles que te iba señalando.

Eso sí, la parte más cañera la dejó para el final: se paró en una pequeña playa o recodo del río y se bajó con un pollo muerto atado a una pequeña cuerda que llevaba en la mano. Mientras hacía un ruido gutural (nos explicó que era el sonido que hacen las crías de cocodrilo cuando se ven amenazadas) del agua salió “ojos verdes”, un macho dominante de cuatro metros y medio que nos dejó con la boca abierta.

El loco Pineda, fuera de la barca y de pie en el agua, junto a un banco de arena del río, le hizo salir del agua y ¡le dio de comer! Simplemente acojonante…

Si todavía pensáis que los dinosaurios no existen, juzgad vosotros mismos:

Un comentario en “Costa Rica (III): Jacó, Parque Manuel Antonio y Tárcoles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.