Cracovia (II): otras joyas del centro histórico, Kazimierz y el Gueto

Además de la Plaza del Mercado y la colina Wawel (Castillo y Catedral), comentadas en el post anterior, el centro histórico de Cracovia incluye algunas otras joyas que no debéis perderos, si vais a la antigua capital de Polonia:

Iglesia de San Pedro y San Pablo

Más allá de la catedral de Wawel, son varios los templos que hay que ver en Cracovia. Uno de ellos es la Iglesia de San Pedro y San Pablo, a medio camino hasta la Plaza del Mercado, en la calle Grodzka (que cogeréis desde Wawel, y siempre está muy animada y llena de tiendas de souvenirs). Se trata de una iglesia jesuita que data de principios del siglo XVII y que está construida en estilo barroco, y en la que llaman la atención los doce apóstoles esculpidos enfrente de la fachada del templo.

Iglesia de San Andrés

Otra de las iglesias de importancia en Cracovia y que vale la pena visitar y que se localiza prácticamente adyacente a la anterior. Es un templo católico del siglo XI, es decir anterior a las invasiones tártaras y, por lo tanto, de los pocos edificios que sobrevivieron a ellas. Su exterior, como corresponde al momento de construcción, es románico.

La Barbacana

Eran varias las fortificaciones y puertas de entrada a la ciudad las que unían las murallas de Cracovia, como ya he contado. La más bella de las fortificaciones que han sobrevivido al paso de los años es la Barbacana (en el Planty que rodea el centro histórico, y fácil de encontrar ya que está en la puerta norte, a coger desde la Plaza del Mercado. En el mapa, señalada con el nº 26). Se trata de una fortificación de planta circular, que fecha de finales del siglo XV e inicios del XVI, construida en obra vista. Sus amplios muros la suponen inexpugnable.

La Puerta de Florián

Al lado de la Barbacana, no tiene pérdida, esta puerta fue durante siglos la puerta principal de entrada a la ciudad amurallada.

 

En la puerta de Florián empezaba el Camino Real, un camino que recorrían los antiguos reyes antes de ser coronados en el Castillo de Wawel. Ahora, la calle, llamada Florianska, conecta la puerta con la Plaza del Mercado, siendo una de las más animadas de la ciudad y con muchos restaurantes.

Recordamos mapa:

Teatro Slowacki

Cerquita de la Puerta Florián (en el anillo de Planty, esquina con la calle Szpitalna, señalada en el mapa con el nº 27) podéis acercaros a conocer este bello edificio. Fue construido en 1892, siendo el primer edificio en Cracovia con luces eléctricas y uno de los símbolos de cierta resistencia de la ciudad ya que exhibía obras en polaco en lugar de en el obligado alemán bajo dominio nazi.

Collegium Maius

Cerca de la Plaza del Mercado, podréis conocer la Universidad de Cracovia, fundada por Casimiro III de Polonia, y que se convirtió en una de las más importantes de Europa y una de las obras más bellas del gótico civil en todo el continente. Nosotros destacamos su precioso patio central, un lugar perfecto para descansar mientras ves el desfile de tallas de madera en su reloj antiguo (cada dos horas).

Como dato mencionar, además, que en esta Universidad estudiaron dos de los polacos más universales de la historia: el científico Nicolás Copérnico, creador de la teoría heliocéntrica, y el Papa Juan Pablo II. Muchos españoles de Erasmus comparten ahora sus aulas.

Kazimierz:

Además del centro o casco antiguo mencionado hasta ahora, el otro gran centro de interés de Cracovia es Kazimierz, el antiguo barrio judío y antigua ciudad separada de Cracovia (con sus propios fuleros y leyes municipales). Fue asentamiento judío desde finales del siglo XV, cuando los hebreos residentes en Cracovia fueron obligados a trasladarse fuera del centro histórico amurallado, es decir, fuera del Planty o anillo que rodeaba y rodea la ciudad, tal y como se puede ver claramente en el mapa hasta ahora mostrado.

En aquella época, judíos y cristianos se repartían la ciudad a partes, más o menos, iguales. A partir del siglo XIX, el barrio se convierte en asentamiento judío prácticamente de forma exclusiva, aunque los judíos más pudientes abandonasen el barrio y convirtiendo Kazimierz en el hogar de judíos de clase media y baja, por lo general, pobres.

Kazimierz quedó abandonado tras la guerra (durante la ocupación nazi, sus habitantes fueron deportados masivamente al gueto judío y finalmente, casi la totalidad de los 60.000 residentes de esta religión fueron exterminados) pero ha ido recuperando cierta idiosincrasia gracias a restaurantes kosher con música klezmer en directo y varios museos dedicados a la cultura judía. Milagrosamente, siete sinagogas sobrevivieron a la guerra, y algunas de ellas se pueden visitar.

Como señalaba en el mapa, está a un corto paseo desde la colina de Wawel y el casco antiguo y, además de sinagogas, iglesias y museos, acoge algunos de los mejores cafés y restaurantes de la ciudad, en torno a la plaza de ul Szeroka (nº 29 del mapa) o la plaza Plac Nowy (nº 28) por ejemplo, el Artefakt Café, un local muy querido por los estudiantes Erasmus; Mieczarnia, con su patio de frondosos árboles; Cheder, donde sirven café israelí auténtico).

Por cierto, en esta última, además de un lody o helado de crema (aunque no asociemos el clima polaco con este producto, el helado es algo muy típico de este país) podéis ver largas colas para comprar también zapiekanka, un tentempié típico que consiste en una baguette abierta con queso, champiñones y casi cualquier otro ingrediente.

Por cierto, merece la pena acercarse hasta el cementerio judío (última foto anterior, que se ve claramente en el mapa dadas sus dimensiones) próximo

Gueto:

Volviendo a la historia, y como comentaba, el barrio judío fue abandonado y sus habitantes deportados al Gueto, justo al otro lado del Vístula. Siendo el distrito de Podgórze, el lugar elegido por el régimen alemán para crear este desgraciadamente famoso Gueto a partir de 1941. En él vivían hacinados miles de judíos de la ciudad bajo condiciones pésimas, separadas del resto de los humanos por enormes muros, de los que todavía se conservan algunos restos.

En distintos puntos encontrarás iniciativas que homenajean a las víctimas, como el monumento de las sillas, ubicado en la plaza Bohaterów o plaza de los Héroes del Gueto (nº 34 en el mapa), o la Farmacia del Águila, un museo que ocupa una antigua botica regentada por Tadeusz Pankiewicz, quien no era judío pero logró salvar numerosas vidas de sus vecinos.

Y hablando de salvar vidas, no puedes perderte el museo interactivo en memoria del Holocausto en la antigua fábrica de Oskar Schindler (nº 36 en el mapa), donde su famoso (gracias a otro célebre judío, Steven Spielberg) propietario dio empleo a 1.200 judíos, salvándoles de esta manera de una muerte segura en las cámaras de gas. La visita es un recorrido histórico por la ocupación nazi de Polonia del 1939 a 1945 y plasma la forma de vida en el gueto vigilado día y noche por las autoridades alemanas.

Un comentario en “Cracovia (II): otras joyas del centro histórico, Kazimierz y el Gueto

  1. Pingback: Cracovia (III): las minas de sal de Wieliczka – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.