El arca de Schindler

Si seguimos hablando de novelas bien adaptadas al cine, debo traer esta semana el libro de “ficción” (los sucesos y personajes son reales pero no así los diálogos y escenas añadidas) de Thomas Keneally, que ganó el premio Booker en 1982, y donde nos contaba el autor la historia de un industrial nazi que acabó salvando a 1.200 judíos de las cámaras de gas. Y cuya trama se desarrolla en Cracovia, ciudad de la que hablé en varios posts dedicados a Polonia, en una fábrica a las afueras que pude visitar.

En cuanto a la película, de 1993 (y que repusieron ayer en la tele) dirigida por Steven Spielberg, comentar que, este drama sobre el Holocausto y el campo de concentración de Płaszów que hará llorar a cualquiera que tenga corazón, es, en mi opinión, una de las mejores películas de todos los tiempos y debe formar parte del Olimpo del séptimo arte (incluida su banda sonora, de John Williams),

Sé que pocos pueden no estar de acuerdo, pero como argumentos a mi favor simplemente mencionar algunas críticas recibidas: “una película que ocupará su lugar en la historia cultural y ahí se quedará” (The New Yorker), “brillantemente interpretada, escrita y dirigida” (Chicago Sun-Times), “esta película es la absoluta perfección” (nada más y nada menos que Billy Wilder fue quién hizo esta afirmación). Y como curiosidad que incluso Stanley Kubrick apartó para siempre su proyecto sobre el Holocausto cuando vio la cinta.

Y si somos de los que nos dejamos guiar por Hollywood, 7 óscars (mejor película, director y banda sonora entre las estatuillas) se llevó sobre las 12 nominaciones (Liam Neeson en el papel de Oskar Schindler lo mereció, pero sobre todo Ralph Fiennes en el papel de Amon Göth, comandante de las SS y de Plaszowsimp… simplemente “helador”).

En cuanto a frases célebres de la película, quiero quedarme con la siguiente cita:

Mire. Esta lista es el bien absoluto. Esta lista es la vida.

Más allá de sus márgenes se halla el abismo.

Por último, y si hablamos de las diferencias con el libro, mencionar que es tan buena adaptación que únicamente se me ocurre destacar el cambio del título.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.