El crucero… zarpamos

Hay frases conocidas que resumen muy bien una sensación y “lo bueno se hace esperar” podría ser la que mejor refleje mi actual estado de ánimo. No en vano, han sido tres años desde que comencé a ir creando en mi cabeza la trama que os traigo y que, como os he ido adelantando en posts anteriores, he bautizado con el título “El Crucero”. Tres años en los que he ido arañando el tiempo de fines de semana, vacaciones y de algunas noches, para documentarme, leer, tomar notas en mi inseparable cuaderno, e incluso bucear en el infinito internet.

ElCruceroPortada2De todos modos, lo realmente cierto es que “lo bueno” ha sido precisamente ese proceso creativo, esas muchísimas horas en las que el único mundo existente para mí era intentar aporrear las teclas de mi ordenador, imaginando como un tranquilo viaje en barco por aguas caribeñas se convertía, para algunos de sus pasajeros, en una auténtica odisea (si quieres saber mejor de qué va este thriller o quiénes son los protagonistas, consulta el post anterior o la página que recientemente he creado para ello).

Pero, volviendo a la cuestión de utilizar frases célebres, “todo lo bueno se acaba”, es posiblemente también buen reflejo de ese proceso creativo porque una vez la historia ha tomado forma y tenía la novela “acabada”, han venido dos fases imprescindibles en la publicación de un libro que no son precisamente mis preferidas:

La primera, revisar, corregir, revisar y volver a corregir. A este proceso, necesario como no puede ser de otro modo, he dedicado los últimos seis meses, sacando tiempo de donde no tenía (el maldito trabajo que me da de comer) para llevar a las páginas de “El crucero” los sabios consejos de mis estupendos críticos (mil millones de gracias por vuestra paciencia y recomendaciones).

¿El resultado de tanto esfuerzo?

Para responder a esa pregunta reutilizaré otra conocida frase, en esta ocasión de una película mítica de mi generación; y es que nadie como aquella pequeña y angelical rubita llamada Carol, mirando la pantalla estática de un televisor, nos ha anunciado nunca mejor la llegada de algo o alguien a nuestras vidas, con tan solo tres palabras… ¡¡Ya están aquí!!

Ahora bien, como os decía, todavía quedaba una fase necesaria en la publicación de una novela, la última y la que para mí es la más complicada de todas, ya que no está en mis manos: editarla, darla a conocer y que llegue al máximo número de personas (y a algún editor claro está). Pero ese momento, por fin, ha llegado:

¡¡¡ya tenéis disponible “El crucero”!!!

¡¡¡zarpamos!!!

¿Cómo la puedo conseguir?

Muy fácil, solo os queda entrar en Amazon (tenéis un enlace en la parte derecha, cliqueando en la foto o el hipervínculo), descargaros este thriller en vuestros dispositivos digitales (bajando la aplicación Kindle en vuestro dispositivo móvil o tablet), y leerlo.

Por último, comentaros que, como podréis ver, he apuntado la novela al Concurso Indie 2016 de Amazon, cuyo fantástico premio es precisamente que la publiquen en papel (¡y en inglés!). Sé que es un imposible (sí, soy consciente de que de ilusiones no se vive, pero que le vamos a hacer, soy así y me gusta soñar) pero precisamente por eso, antes de despedirme, os quiero pedir un favor… si decidís leer “El crucero” y os gusta, compartid la novela con vuestros conocidos, comentadla cuando habléis con vuestros amigos, dadle al me gusta cuando veáis mis posts o cuando lo publique en Facebook, en Instagram o en twitter. Cuanta mayor difusión mejor… y más posibilidades de ganar el concurso.

Esperando de todo corazón que os guste, gracias a todos.

3 comentarios en “El crucero… zarpamos

  1. Pingback: Concurso indie 2016 – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.