El Hierro: fuego y ceniza

las_playas_-_punta_bonanza_-_el_hierroCuando un tonto coge una linde, la linde se acaba y el tonto sigue... Pues eso, año nuevo y aquí sigo, compartiendo con vosotros algunas buenas novelas que me ha gustado leer, y los viajes a los lugares donde dichos libros transcurren.

En esta ocasión, tras recomendaros Orquídeas negras de Juan Bolea, viajaremos hasta la remota isla canaria de El Hierro.

En nuestro caso, fue un viaje relámpago. Estábamos pasando una estupenda semana en la vecina La Palma (comentada en otro post), y nos acercamos a conocer en un par de días esta pequeña isla, declarada Reserva de la Biosfera.

Aunque no tiene más de 280 kilómetros cuadrados (su capital, Valverde, no tiene más de 2.000 habitantes), al igual que al protagonista de la novela que os recomendaba si visitáis esta isla, te atrapará, por el contraste entre sus distintos paisajes: desde tierras volcánicas de fuego y ceniza, hasta verdes pinares con frondosos bosques de laurisilva, pasando por la transparencia de las aguas de su reserva marina o por costas rocosas con inaccesibles acantilados de hasta 1.000 metros de altura.

Tienes varias opciones para descubrir su increíble naturaleza, donde recorrer numerosos senderos a pie o bicicleta por unos de sus bosques milenarios, sumergirte y bucear a través de su particular paisaje submarino, o, simplemente, quedarte quieto y contemplar el paisaje, mientras respiras el aire puro de El Hierro.

A continuación, os dejo alguno de los lugares que sirven de escenario para la trama de Juan Bolea comentada en el post anterior, y que no debéis perderos cuando piséis suelo herreño:

El Sabinar:

1024px-el_hierro_sabinarUno de los símbolos naturales de El Hierro es el Sabinar, un pequeño bosque de sabinas ubicado en la parte occidental de la isla y cuya característica más llamativa es la forma que tienen dichos árboles por la acción permanente del viento de la zona.

Merece la pena visitarlo y disfrutar de la ruta hasta llegar a él, la zona más rural y aislada de la isla. Muy cerca, se encuentra el Mirador de Bascos, parad a contemplar las vistas.

Ermita de la Virgen de los Reyes:

Símbolo religioso de la isla y patrona de la misma, los herreños la llevan el primer sábado de julio (acabando el primer sábado de agosto) en procesión durante 28,2 kilómetros (atravesando toda la isla de punta a punta) cada 4 años a Valverde. A la Bajada de la Virgen asiste casi toda la población y los distintos habitantes de los diferentes pueblos de la isla se van relevando para llevar a la Virgen bailando y tocando al mismo tiempo con instrumentos canarios. Cada pueblo acompaña de esta forma a la patrona y al llegar a la frontera con el otro pueblo se produce el relevo, así hasta llegar a Valverde. Conviene reservar con bastante antelación, pues muchos viajeros aprovechan para disfrutar de esta gran fiesta (la próxima bajada de la Virgen será en julio de 2017).

Faro de Orchilla:

En el lugar más occidental de tierras españolas, desde el siglo II hasta 1884 pasaba el meridiano cero (fecha en que se decidió que pasaría por Greenwich, Londres) y se construyó el faro monumento más importante de la isla, actualmente en desuso. Hasta el descubrimiento de América era el lugar donde se pensaba que acababa el mundo.

orchilla

La Restinga:

La Restinga es el lugar preferido para los que practiquéis el buceo, y un buen sitio para comer pescado fresco.  En este pequeño pueblo se encuentra un puerto deportivo así como varios bares y restaurantes.

Miradores:

Uno de los grandes atractivos de El Hierro son sus miradores desde los cuales poder contemplar los bonitos paisajes de la isla. Conocidos son el mirador de Bascos, ya mencionado; el mirador de Isora en la costa oriental, que pilla de camino a El Pinar y desde él se contempla la zona de Las Playas, el Parador y los Roques de Bonanza; y el mirador de la Peña, situado en el extremo oriental del Valle de Frontera, donde gracias al artista lanzaroteño César Manrique se construyó con materiales propios de la isla una cafetería-mirador desde la que se puede contemplar el Valle de Frontera, los Roques Salmor o el hotel más pequeño del mundo, y unos estupendos atardeceres

14921964079_cffb623a52_b

Otro de los grandes atractivos de esta isla está en Guinea y el Centro de Recuperación del Lagarto Gigante, una especie endémica y protegida. Merece la pena realizar una visita guiada pero conviene informarse telefónicamente de los horarios porque no aparecen publicados en la página oficial de turismo de El Hierro.

Por último, mencionar que en El Hierro hay muy buenos alojamientos rurales donde podrás sentirte como en casa, pero si lo prefieres también puedes alojarte en el Parador (preciosa ubicación), o

parador-el-hierro-snowy

por ejemplo, en una de las cuatro habitaciones del ya mencionado hotel más pequeño del mundo (en su página web se puede profundizar acerca de su historia o reservar: www.hotelpuntagrande.org), que además se encuentra al lado del Charco azul, una maravillosa piscina natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.