El hombre en el castillo (Philip K. Dick)

dick-el-hombre-en-el-castillo-2Ucronía es una palabra que denomina un estilo literario donde nos encontramos con una novela histórica a caballo de la ciencia ficción, donde la historia narrada es alternativa a la real. Es decir, se caracteriza porque la trama transcurre en un mundo desarrollado a partir de un punto en el pasado histórico (un evento extensamente conocido, significativo o relevante, en el ámbito universal o regional y al que se llama punto Jonbar o punto de divergencia –en honor a un personaje, John Barr, de un relato de 1930 escrito por Jack Williamson-) en el que algún acontecimiento sucedió de forma diferente a como ocurrió en realidad.

Por ejemplo:

¿Qué hubiera pasado si la II Guerra Mundial la hubiesen ganado las Fuerzas del Eje? Es decir, ¿Qué hubiera ocurrido si hubieran sido Alemania, Italia y Japón quienes hubiesen vencido a los Aliados?

Philip Kindred Dick publica en 1962 (ganando el premio Hugo a la mejor novela al año siguiente) una novela ucrónica titulada El hombre en el castillo, donde plantea precisamente eso: un inquietante Estados Unidos alternativo al actual, donde, dicho país, 15 años después de la victoria del Eje, se divide en dos zonas bien diferentes. Ocupando su costa este las fuerzas alemanas nazis y la costa oeste, las fuerzas japonesas imperiales (y ubicándose en medio, una franja del área de las Montañas Rocosas que se ha convertido en una “zona neutral” donde se esconde una misteriosa figura conocida como The Man in the High Castle)

Como curiosidades comentar que Alemania gana porque Roosevelt fue asesinado, lo que conllevó una política aislacionista y la tardía entrada americana en la guerra (los nazis consiguen además por dicho motivo, la bomba atómica antes que Estados Unidos). Otra curiosidad es que Philip K. Dick plantea un Estados Unidos dividido en dos, lo que nos lleva a la comparativa con la Alemania dividida en oriental y occidental que hemos conocido los que tenemos unos años.

La novela transcurre en su mayor parte en la Costa Oeste, más concretamente, en un San Francisco bien distinto al que existe ahora, y donde Japón domina todo el territorio en una guerra fría con el otro gran vencedor: Alemania.

portada

Cierto es que la mitad del mundo no es gobernada por Hitler (no se suicidó en su bunker, claro) pero porque sufre una parálisis cerebral (recuerdo que estamos en 1962), sus coetáneos compañeros de armas de las SS son los que se pelean por gobernar medio planeta. Y en San Francisco, los nativos conviven (o sobreviven) con los conquistadores nipones, bajo las severas leyes impuestas por estos, que gobiernan la otra mitad.

A lo largo de la trama iremos conociendo la propuesta de Dick a través de dispares personajes: judíos con tapadera, diplomáticos, artesanos de medio pelo, coleccionistas, espías, trotamundos… un elenco para darnos a conocer una historia interesante por separado que cobrará sustancial sinergia al poner todos los elementos juntos. En este devenir de la trama mencionar que otra aportación original de la historia es que existe un libro titulado "La langosta se ha posado" (escrito por el Hombre en el Castillo) que genera una ucronía dentro de otra. Este libro prohibido postula una realidad alternativa en la cual son los aliados quienes realmente ganan la guerra y no las fuerzas del eje.

Por último mencionar sobre el autor y la novela que, aunque El hombre en el castillo no es la primera obra que trata una versión alternativa de la historia, esta novela prácticamente definió este género de literatura, siendo considerada por algunos entendidos la obra maestra de este género. Aunque debemos decir que el autor de esta historia es más conocido por haber escrito ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, una novela que luego se convertiría en el film Blade Runner, o ser el creador de Minority Report o Desafío total, la presente novela ayudó a Philip K. Dick a convertirse en uno de los más conocidos escritores de “ciencia ficción” de su tiempo (en vida no lo hizo ya que murió –en 1982- prácticamente pobre tras dedicar una vida entera a escribir numerosas y buenas novelas -hasta 36-, y relatos cortos -hasta 121-).

Decir a este respecto que pese a ser el creador de tan grandes historias muchos consideran que fue un autor con brillantes ideas pero que no tenía una prosa excepcional. Juzgadlo vosotros mismos.

2 comentarios en “El hombre en el castillo (Philip K. Dick)

  1. Anónimo

    Muy buen artículo. Esta novela la tengo en la batería de libros pendientes para leer. Creo que Dick es un gran creador de ficción y como suele ocurrir, mayormente reconocido tras su muerte.

    Responder
  2. Pingback: Road Trip por Estados Unidos: Yosemite – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.