El vengador (A. J. Quinnell)

PortadaElvengadorA.J. Quinnell es, era (falleció en 2005), el seudónimo del novelista inglés Philip Nicholson. En este post haré referencia a una de sus novelas más conocidas, Black Horn, traducida en España como El vengador.

SINOPSIS: la trama comienza en Zimbabwe, donde una joven norteamericana es asesinada en plena sabana (junto a su acompañante) por un misterioso pero implacable francotirador, al que encargan el asesinato. La madre de la chica, una millonaria viuda, paralítica y de carácter de acero, contrata a Creasy, un legendario mercenario, para que viaje a este rincón de África y busque al asesino de su hija así como a los que ordenaron su ejecución.

Casi al mismo tiempo, en Hong Kong, una azafata, Lucy Kwok, encuentra al regresar de un viaje a toda su familia muerta brutalmente. La razón de esta tragedia se halla también en Zimbabwe… y en una oscura red de tráfico internacional que tiene como víctima principal al rinoceronte negro y los poderes afrodisíacos de su gran cuerno.

Comenzará una trepidante persecución con la madre de la joven asesinada, Lucy Kwok, Creasy, el hijo de éste (mercenario en ciernes), y un famoso explorador selou amigo de Creasy, como protagonistas invitados en un país, Zimbabwe, donde no son del todo bien recibidos. Pese a las dificultades, el indómito Creasy conseguirá encontrar a los asesinos materiales; sin embargo, habrá consecuencias que ni el mismo Creasy pueda sospechar. Además, el cabecilla de la red internacional está muy lejos de África; un Creazy vengativo (junto a un grupo muy especial y letal que deberá reunir) se trasladará a Hong Kong para una épica batalla final… pero el precio que tendrá que pagar va a ser muy caro.

COMENTARIOS: aunque la cataloguen así, debo advertiros que no es una novela estrictamente policíaca (por lo menos no al uso de otras que he mencionado antes o que tengo en mente recomendaros). Si tuviera que clasificarla, la definiría más bien como una novela de acción y violencia explícita (por otro lado, nexo común en todas las novelas de Nicholson), por lo que aquellos lectores con cierta aprensión os podéis abstener.

Mencionaros también la importancia fundamental que el autor da a lo largo de la novela a un sentimiento con doble filo que acompañará durante todas las hojas al protagonista: la venganza.

Cuando le preguntas a alguien por qué desea vengarse suele responder que es para encontrar el alivio emocional, pero parece ser que en realidad puede producirse justo lo contrario: en Estados Unidos una investigación (sí, es cierto, los norteamericanos hacen una investigación sobre cualquier tema) descubrió que la gente piensa que se sentiría mejor si hubiera podido vengarse de una determinada ofensa, pero los resultados del estudio indicaron que quienes no tenían la oportunidad de vengarse se sentían mejor que los que sí se habían vengando. Incluso cuando una persona, tras haberse vengado, afirma no sentirse bien del todo, piensa, erróneamente, que si no se hubiera vengado se sentía todavía peor. Es decir, la gente no parece darse cuenta de que la venganza les hace sentirse peor.

Probablemente, lo que sucede, explica este estudio, es que cuando no nos vengamos tendemos a quitarle importancia al incidente. Nos decimos a nosotros mismos que, dado que no hemos hecho nada para vengarnos, en realidad no era algo tan importante, de manera que lo olvidamos con más facilidad. En cambio, cuando nos vengamos aumentamos la importancia del incidente y pensamos mucho más en él, lo cual nos lleva a darle vueltas mentalmente y sentirnos peor. Es decir, la venganza "mantiene la herida abierta y fresca".

Volviendo a la novela en sí, os dejo, por último, varias razones del porqué de mi recomendación: el transfondo (interesante acercamiento al tráfico de animales y su conexión con la mafia china), su ritmo indudablemente vibrante, y que es de lectura fácil y rápida.

Podéis encontrarla en el siguiente enlace

http://es.scribd.com/doc/80838775/El-Vengador-A-J-Quinnell

Por cierto, varias curiosidades de esta novela (y del resto de la bibliografía de Nicholson):

  • Aunque la creación más popular del autor fue el personaje de Marcus Creasy (un americano de nacimiento y ex miembro de la Legión Extranjera francesa),  Nicholson viajó mucho a lo largo de su vida y varios de los personajes de menor importancia en sus libros se basan en personas reales que se encontró en sus viajes.
  • Las novelas donde sale Creasy (5 de la bibliografía bajo el suedónimo de A. J. Quinnell) son obras de culto en Japón.
  • Otra curiosidad es que la novela más conocida es la primera que escribió, Man on Fire, que ha sido adaptada al cine en dos ocasiones, la última con el nombre de Hombre en llamas en Latinoamérica y El fuego de la venganza en España (2004), con Denzel Washington como protagonista en la piel (en este caso oscura) de Creasy. Para el que no la haya visto o leído os reseño una brevísima sinopsis: una ola de secuestros está arrasando México, y a un decadente Creasy le contratarán para hacer de guardaespaldas de una niña de nueve años (papelón de Dakota Fanning), hija de un acaudalado empresario industrial. La nueva disposición de Creasy (gracias a la niña) salta hecha añicos cuando ésta es secuestrada. A pesar de resultar gravemente herido en el momento del secuestro, Creasy es “un hombre enfurecido”, así que jura matar (de nuevo la venganza como protagonista) a cualquiera que esté involucrado o saque tajada del secuestro de la pequeña. Y nadie va a poder pararle...

Me despido hasta el siguiente post, donde recomendaré un viaje inolvidable al país donde se desarrolla gran parte de la trama de El Vengador, Zimbabwe.

 

2 comentarios en “El vengador (A. J. Quinnell)

  1. William Alexander

    Saludos, soy fanático de A.J Quinnel leí el Vengador, Secta Satánica, y En el nombre del padre, son de mis novelas favoritas, sé que la editora que producía sus libros en español quebró en España por lo cual son de difícil adquisición, ¿tiene usted idea de quien los edita actualmente?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.