Florencia: ARTE con mayúsculas (I)

p1020564Hace ya siete años de mi visita a esta bellísima ciudad, un fin de semana inolvidable con un grupo de extraordinarios amigos, pero aún guardo fresco el recuerdo de sus tesoros artísticos y lo bien que lo pasamos en Florencia.

Cierto es que a ninguno nos entró el llamado mal de Stendhal o estrés del viajero, el cual hace referencia a una enfermedad psicosomática (vértigo, confusión, elevadas pulsaciones e incluso alucinaciones) cuando un individuo es expuesto a muchas bellas obras de arte juntas; y es que, sin duda, Florencia es impresionante por el gran número y acumulación de belleza artística, siendo considerada, además, la cuna del Renacimiento.

Como se mencionaba en la novela que os recomendaba en el anterior post (Inferno de Dan Brown) una explicación no exenta de verdad es que cuando la peste negra diezmó aquellas maravillosas tierras y la oscuridad ensombreció esta ciudad del norte de Italia, tras ella, vino la luz, una luz llamada Renacimiento que dejó para la posteridad una belleza que no se ha vuelto a ver en siglos venideros.

Bueno, a lo que iba, disfrutamos de Florencia como os decía, durante un fin de semana de octubre, por lo que mis recomendaciones se basarán en explicaros qué poder visitar en esta ciudad si por ejemplo, disponéis solo de un par de días. Y como no solo de arte vive el hombre, lo primero, recomendaros un espectacular restaurante donde cenamos nada más aterrizar en la ciudad: trattoria dei 13 gobbi (recordando que este tipo de restaurante italiano no tiene horno para pizzas). La velada, aunque lloviera fuera, fue sencillamente a recordar… aunque el mejor adjetivo sería ¡¡maravillosa!!)

Bueno, si madrugáis (recomiendo hacerlo para no perderos tanto que ver) una opción podría ser empezar el sábado por la mañana visitando:

Iglesia Santa Maria Novella:

maparuta1parada

Aunque el exterior de la iglesia es precioso, merece la pena ver el interior: en sus paredes podréis admirar frescos que reflejan la vida cotidiana de la edad media en Florencia, como por ejemplo La Trinidad (de Masaccio, pionero en usar perspectiva), y el Crucifijo de Brunelleschi (su única escultura en madera). También podéis visitar el claustro verde, construido en 1332 y decorado por Paolo Ucello.

p1020523

Seguiremos caminando hasta la siguiente parada (como veis está al lado):

La Basílica de San Lorenzo y las Capillas Medici

maparuta2parada

Es obra del arquitecto Filippo Brunelleschi, que comenzó en 1422 como encargo de la familia de los Médici, pero terminada por Antonio Manetti a partir del fallecimiento de aquél en 1446.

p1020527

Al lado de la Basílica se encuentra el Mercado Central, un multitudinario mercadillo donde debéis intentar, si podéis, no parar mucho.

Y cerquita…

Palazzo Medici Riccardi:

El Palacio Medici fue realizado por Michelozzo di Bartolomeo en el año 1444, por encargo de Cosme de Médici «El viejo».

p1020530

La fachada está dividida en tres pisos y es característica por el almohadillado de su muro (un símbolo de riqueza y poder, ya que era muy costoso y difícil de hacer).

Sin dejar de consultar el mapa, seguiremos camino hasta…

maparuta3parada

El Duomo:

También conocida como Santa María del Fiore («Santa María de las Flores» en referencia al lirio, símbolo de Florencia, o al antiguo nombre del pueblo llamado Fiorenza), Il Duomo (en italiano duomo, que proviene del latín Domus Dei; "Casa de Dios") es la Catedral de Florencia y una de las obras maestras del arte gótico y del primer Renacimiento italiano. Símbolo del poder de la capital toscana durante los siglos XIII y XIV.

Su reconocida fama se debe no solo a su impresionante tamaño (con 157 metros de largo y capacidad para 40.000 visitantes, la convierten en la cuarta iglesia católica del mundo tras El Vaticano, Nuestra Señora Aparecida en Brasil y ¡Sevilla!) sino a su impresionante cúpula (114 metros de altura), en palabras de Dan Brown “cuya cúpula roja dominaba tanto la historia como el perfil de la ciudad”, y la fachada, ambas de Brunelleschi (enterrado en una pequeña cripta), en mármol blanco, rosa y verde.

Como información, la construcción de la catedral se debe al arquitecto Arnolfo di Cambio, pero su famosa cúpula fue posterior al siglo XIV. La decoración interior de esta corrió de la mano de Giorgio Vasari y Federico Zuccari. Las distintas escenas representan el Juicio Final. Personalmente, es una de las pinturas más sobrecogedoras que he visto.

Por cierto, una de las visitas habituales es subir los 463 escalones que te acercaran a la cúpula (la puerta de entrada y el horario son diferentes a los de la Catedral, y los festivos por ejemplo está cerrada). Otra opción más tranquila y con las mismas vistas de Florencia (y además con vistas de la propia cúpula) es subir al:

Campanile de Giotto:

En el lateral de Il Duomo, se encuentra este esbelto campanario con un revestimiento de mármol blanco, verde y rojo similar al de la catedral. La construcción comenzó en 1334 siguiendo los planos de Giotto que, desgraciadamente, no vería su obra terminada. Tras su muerte, Andrea Pisano continuó la obra que se dio por finalizada en el año 1359.

El campanario tiene 414 escalones que llevan hasta la parte más alta, pero no resulta un ascenso pesado. Tras ascender 84 metros de altura, dispondréis de las mejores vistas.

La Catedral de Florencia, con su enorme cúpula y su altísimo Campanile, determinan la silueta de la ciudad, pero no debéis perderos admirar en la misma Piazza del Duomo otro edificio emblemático y que es fundamental en la trama de Inferno, la mencionada novela de Dan Brown...

El Baptisterio de San Juan:

Está considerado como el edificio más antiguo de la Piazza del Duomo y al igual que los otros mencionados de la plaza del Duomo, este singular edificio octogonal cuenta con un revestimiento también de mármol blanco, rosa y verde.

Entrando en su interior, lo más sorprendente del Battistero de San Giovanni es el mosaico bizantino de la cúpula, aunque, en mi opinión lo más bonito es, en el exterior. La Puerta del paraíso (así la bautizo el mismísimo Miguel Ángel), una de las 3 puertas de acceso, situada en la cara orientada a la Catedral, y compuesta por 10 paneles de bronce con escenas del Antiguo Testamento. Lorenzo Ghiberti dedicó 26 años de trabajo (1426-1452) para confeccionar el portal.

Bueno, llegados a este punto tocará descansar y comer (cualquier pizzería de la zona estará bien). En la sobremesa o tarde del sábado, nosotros nos acercamos, en dirección norte, andando hasta la:

maparuta4parada

Galleria dell’Accademie:

Y sin duda, la cola merecerá la pena…

El David es una impresionante escultura de mármol blanco de más de 5 metros de altura realizada por Miguel Ángel Buonarroti (entre 1501 y 1504), y representa al Rey David bíblico en el momento previo a enfrentarse con Goliat (veréis la honda que coge con su zurda).

Es una de las obras maestras del Renacimiento según la mayoría de los historiadores y, a mí, la escultura que más me ha impresionado de las que he podido ver en mi vida. Es un placer indescriptible disfrutar como el grandísimo Miguel Ángel extrajo de un bloque de mármol (según dicen los entendidos, no de muy buena calidad) esta increíble belleza, esos detalles, esa proporción y esa plasticidad.

Simplemente sentaros y disfrutadla.

david1

Por cierto, no está permitido hacerle fotos (como veis por la anterior robada, me arriesgaré a que me detengan), pero os dejo una serie de fotos localizables por internet para que os hagáis una idea... de todos modos, deberíais ver esta maravilla con vuestros propios ojos.

david2

Si todavía no tenéis síntomas del mal de Stendhal ante tanta belleza, seguiré en el siguiente post explicando más maravillas y ARTE de Florencia.

Un comentario en “Florencia: ARTE con mayúsculas (I)

  1. Pingback: Florencia: ARTE con mayúsculas (II) – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.