Gante: la joya de Flandes

A tan solo una hora en tren desde Bruselas (leed post anterior), Gante es, sin duda, una de las ciudades que uno debe visitar si te acercas a Bélgica, y una de las ciudades, en mi opinión, más bonitas de Europa.

Una ciudad cuyo centro medieval nos traslada a una época de un pasado casi olvidado y donde parece que estés dentro de un cuento de hadas, pero cuyo centro histórico se integra perfectamente con la ciudad moderna.

Y además, con mucho ambiente (ayuda sin duda, que sea una de las ciudades que eligen muchos estudiantes de Erasmus) por lo que no desaprovechéis la oportunidad de salir y conocer la ciudad también por la noche.

Como curiosidad, y antes de contaros sobre la ciudad, nada más llegar, a nosotros nos llamó poderosamente la atención el parking de la estación de tren (en tranvía está a unos minutos del centro histórico), lleno de bicicletas, como podéis apreciar en la foto que hice:

Para conocer y recorrer la ciudad (podéis hacerlo andando sin problemas) os adjunto un mapa a modo de guía:

Por el día (también por la noche porque casi todos los edificios están iluminados), es especialmente recomendable recorrer la zona de los muelles de Graslei o Korenlei y conocer sus canales (se puede incluso alquilar uno de los pequeños barcos para recorrerlos y ver la ciudad de otro punto de vista y conocer la historia de la ciudad como puerto fluvial importante que fue), imaginando cómo era la ciudad de mercaderes en la época medieval (Korenlei significa calle del trigo, mientras que Graslei significa calle de las hierbas y las hortalizas en referencia a los géneros que dichos mercaderes negociaban). Las casas de estilo barroco en Graslei son realmente espectaculares...

Otro punto de interés a visitar de la ciudad es Gravensteen (punto 20 del mapa anterior) y es que no muchas ciudades tienen un castillo en su centro histórico. El Castillo de los Condes de Flandes, es una fortaleza que se encuentra en la orilla del río Lys y por su ubicación, sus murallas anchas y sus torreones, era un castillo muy difícil de conquistar.

Mucha gente cree equivocadamente que Carlos V nació en este castillo (vio la luz en Prinsenhof, un palacio más lujoso) pero aun así el castillo es uno de los lugares más emblemáticos que ver en Gante, todo un símbolo de la ciudad.

Sin duda, y amén del Castillo o pasear por los canales y muelles de Graslei o Korenlei,  uno de los mayores atractivos de Gante es acercarte al puente de San Miguel de donde se puede disfrutar de bonitas vistas de los muelles y sobre todo, de las tres torres que dominan la ciudad de Gante.

Son tres torres de tres edificios realmente impactantes que se encuentran en un área muy reducida: viniendo desde el puente, la primera torre que encuentras es la de la iglesia de San Nicolás, una bonita iglesia de estilo gótico del siglo XIII.

La segunda es la impresionante Torre de Belfort (Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) que esconde dentro una gran colección de campanas, entre ellas la famosa campana Roland (incluida en el himno oficial de la ciudad, se utilizaba para advertir a los ciudadanos de que se aproximaba un enemigo o de que se había ganado una batalla. Roland ha llegado a ser casi una persona para el pueblo de Bélgica). Belfort es uno de los campanarios más altos de todo el mundo y fue construido en el siglo XIV. Actualmente, como no pertenece a ninguna iglesia, esta torre representa el poder civil de la ciudad.

La tercera torre pertenece a la catedral de San Bavón, también de estilo gótico. Es muy bonita pero lo que más destaca de esta catedral están en su interior ya que alberga la obra quizás más importante de la pintura flamenca: La Adoración del Cordero Místico. Esta grandiosa obra de los hermanos Van Eyck que consiste de 12 tablas al óleo, es sin duda la obra de arte por excelencia que tienes que ver en Gante. La obra tuvo una historia bastante turbulenta, ya que fue robada varias veces durante su historia. Napoleón y los nazis también querían tenerla para ellos, por suerte fue recuperada y así se conservó para que las futuras generaciones pudieran admirarla.

Se dice que las torres vigilen la ciudad desde arriba y pidan respeto. Como una imagen vale más que mil palabras y a modo de despedida de Gante, os dejo unas fotos de esta preciosa ciudad, sin duda, la joya de Flandes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.