Islandia (I): Tierra de Hielo

IglesiaIslandiaEn el anterior post os planteaba una original novela policíaca: El caso del anillo. Sin duda uno de los puntos de interés de la novela es la localización en la que transcurre la historia, Islandia, o en inglés Iceland, la Tierra del Hielo... aunque veréis en los próximos posts como el sobrenombre se queda corto.

Según transcurría la trama de la novela, el protagonista Magnus Jonson viaja por toda la isla, al igual que hice yo hace unos años, y mientras leía con avidez sus páginas, en mi cabeza se formaba el recuerdo de cada paisaje y cada carretera vividos en primera persona, reconociendo que el autor consigue formar un mapa bastante bien ilustrado de dicha isla (al menos de la capital y de la parte oeste, que es donde transcurre la novela recomendada).

Islandia me trae gratos y memorables recuerdos y sin duda es el último gran paraíso natural de Europa. Seguramente el único país que te ofrece todavía la oportunidad de recorrerlo con espíritu de aventurero, en mi opinión solo así deberíais afrontar este singular viaje si os apetece hacerlo.

Lo primero que debo mencionar, antes de plantearos este viaje, es que es muy importante determinar la fecha de realización del mismo: lo mejor en mi opinión es Junio, Julio y Agosto por aquello del frío (aún siendo verano, lo normal es que la temperatura máxima apenas supere los 10 grados, y que la mínima sea bajo cero por la “noche” en el norte de la isla) pero también por la longitud de los días, por ejemplo cuando estuve (Julio) muchas “noches” no fueron tal (es impresionante ver como el sol –especialmente en el norte de la isla- baja hasta casi ponerse en el horizonte, rozarlo y volver a verlo levantándose de nuevo, disponiendo de este modo de 24 horas con luz). Pensad por el contrario como es el invierno en Iceland ¡puede convertirse en un viaje muy duro sin luz del sol y a bajo cero permanentemente!

Reykjavick

Reykjav’k, Iceland

Empezaré (y acabaré) la aventura islandesa en Reykjavick, situada al oeste de la isla, y la capital del mundo más al norte existente. Tiene una población de 250.000 habitantes… ¿por qué doy este dato? En toda la isla hay unas 330.000 almas por lo que viendo el número de habitantes de la capital nos podemos hacer una idea de la densidad poblacional del resto de la Tierra del Hielo...

A nuestra llegada, y nada más pisar tierra, lo primero que llamó sobremanera mi atención fue que no hubiera ni un islandés en la cinta de las maletas esperando la salida de sus bártulos. Todos habían desaparecido en el duty free del pequeñísimo aeropuerto, en cuanto bajaron del avión... Lo primero que pensé fue: ¡deben estar comprando alcohol y tabaco, menos mal que vengo bien provisto! La sorpresa fue ver, cuando salieron de la tienda, a todos los islandeses cargados hasta los topes ¡de comida! (sí, sí... tomates, carne, galletas patatas...). Ese fue el momento que descubrí lo caro que iba a resultar comer (de beber y fumar ni hablamos) durante mi estancia en la isla.

Después de este extraño sobresalto monetario, nos dirigimos a un hotel “nórdico” de la capital (he entrecomillado nórdico porque dormiréis todas las noches con uno... aunque son nórdicos con pluma claro está, o sea que, algunos, sobre todo vosotras, dormiréis tranquilas), ya que al día siguiente debíamos recoger temprano el coche que habíamos alquilado para recorrer y dar la vuelta a  toda la isla.

Sí, he dicho recorrer toda la isla: Islandia tiene unos 100.000 kms2 (unos 400 kms de oeste, donde empieza el viaje, a este. Y unos 250 kms de norte a sur) y dar la vuelta a la isla es la mejor opción. Eso sí, no será un viaje más, es una oportunidad única de experimentar la sensación de recorrer un espacio pisado por pocas personas. Realizar los 1.400 km de la Ring Road (curioso el nombre, otra vez "el anillo"), la carretera que circunvala Islandia y que señalo en rojo en el mapa, es lo más parecido a emprender una aventura, pero con todos los riesgos bajo control.

islandia_mapa_calosc

No hace falta ser un experimentado montañero para acceder a esas tierras dominadas por las fuerza de la naturaleza, no hace falta desviarse de los itinerarios habituales y recorrer kilómetros andando para disfrutar de la pureza del paisaje. Existe una opción mucho más sencilla, y es completar todo el recorrido por la mencionada carretera, la carretera nacional 1. Y quizá te preguntes ¿qué tiene eso de aventura, ir sentado en un coche durante un montón de kilómetros? En primer lugar, lo podéis hacer en bici o en autobús también si queréis que sea más aventura. En segundo lugar la aventura no estará en el medio de locomoción sino en la sucesión de escenarios naturales en los que no se nota la mano del hombre. En tercer lugar, el trazado en sí mismo es una aventura: la Ring Road es la carretera principal del país, pero no es precisamente una autopista; la climatología y la orografía del país te lo pondrán realmente emocionante, y además, aún siendo la carretera principal, hay cerca de un 15% que no está siquiera asfaltado. La emoción del siguiente paisaje, una sucesión de maravillas y lugares que cortan la respiración, aumentará con una sensación de parecer ser el primer visitante de estas tierras. Islandia es un espacio natural en estado virgen. Por esa razón, el recorrido por la Ring Road, el único camino posible para recorrer el país entero sin necesidad de recurrir a vehículos especiales, es, en sí, un verdadero espectáculo.

El recorrido que os propongo en los siguientes posts (comenzando por el oeste) es en el sentido de las agujas del reloj ¿se puede hacer al contrario? Sí, pero no sería entonces tal y como lo hice yo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.