Islandia (II): Tierra de Fuego

Volcanic_Eruption_EyjafjallajokullSubiendo desde Reykyavik, en la zona occidental de Islandia, y sus Fiordos, se palpa la historia geológica de Islandia, desde su creación, hace 15–16 millones de años, hasta la colonización en el s. IX, cuando la actividad volcánica cesó en la zona y el fuego se fundió con el hielo. Esta historia de hielo y fuego se refleja sobre todo en la gran diversidad paisajística de Islandia.

Entre esta variedad de fuego, hielo y agua, en forma de volcanes, glaciares, cascadas, y fiordos... destacaré el primero de los muchos fiordos que me encontraría a lo largo de este maravilloso viaje por Islandia: Hvalfjördur.

Una de las cosas que más me llamaron la atención en toda la zona (y también en el resto del viaje por Islandia) fue la ausencia total de árboles, pero lógico si piensas por un segundo qué sobreviviría a este clima, por lo que la tundra domina hasta donde alcanza la vista.

A continuación de varios fiordos paré a ver el impresionante desfiladero que el río Glymur forma rompiendo con sus heladas aguas la roca de la montaña:

Glymur

Las fuerzas que van demoliendo la tierra, los ríos y los glaciares, han dejado sus huellas en el paisaje, por lo que el paisaje estará dominado en toda esta zona por incontables islas y fiordos hasta llegar a la primera población a destacar, Borgarnes. Desde aquí, seguiremos haciendo kilómetros por la Ring Road y empezaremos a descubrir las primeras cataratas que se forman en los fríos ríos de Islandia.

BarnafossLa primera, en mi caso, fue Barnafoss (la Catarata de los Niños, en realidad esta cascada es un tubo de roca por el que el río circula a gran velocidad, se llama así porque según la leyenda, dos niños se acercaron a esta catarata. Al atravesar un puente de roca natural se marearon, cayeron al agua y se ahogaron. La madre de los pequeños colocó un hechizo sobre el puente para que quien lo pisase se ahogase. Más tarde el puente se destruyó por un terremoto).

Tras algunos kilómetros de coche sin ver absolutamente a nadie ni a nada, llegué a Víđimýri, que sin duda puede pasar por ser la mismísima Comarca de los Hobbits como podéis ver:

VíđimýriPor cierto, según dicen, Peter Jackson quería grabar la Trilogía del Señor de los Anillos, y las posteriores presecuelas del Hobbit, en Islandia por sus incomparables paisajes, pero finalmente acabando rodándolas en Nueva Zelanda con mejor climatología ya que el rodaje iba a durar muchísimos meses. Sin embargo, Islandia sí se convierte en escenario a la vez que protagonista de una historia épica albergando el rodaje de la segunda temporada de “Juego de Tronos”. Esta superproducción es famosa por el uso de sus efectos especiales, llegando a recrear fantásticos paisajes a partir de tomas reales. Pero esto no ha sido necesario en Islandia, un país que ofrece toda la crudeza y originalidad que el ser humano pueda llegar a imaginar.

Otra curiosidad de Islandia y en este caso del oeste es la península de Snæfellnes (donde nació el protagonista de El caso del anillo, Magnus Jonson). En mi caso no pude acercarme por falta de tiempo pero seguro que muchos de vosotros habéis leído Viaje al Centro de la Tierra de Julio Verne. La imaginación de este genio universal fijó la entrada al maravilloso mundo descrito en la novela concretamente en el volcán Snæfellsjökull, ubicado en la península mencionada. Lo curioso del tema es que Julio Verne nunca estuvo en Islandia, pero supo documentarse hábilmente, tanto que durante mucho tiempo se pensó que había estado en persona allí.

Volviendo al recorrido del primer día, y cerquita de la “comarca”, nos encontraremos con otro impresionante fiordo del oeste (Höfsos) y a pocos kilómetros, el lago Olafsfjarđarvatn (¡ahora, si te atreves, lo pronuncias!). Todas estas maravillas mencionadas son solo algunas de las que os podréis encontrar, y aún no hemos hecho la primera parada (en mi caso en Sauđárkrókur)

Recorriendo el Norte, como se puede ver en el mapa, la mañana siguiente salimos hacia Akuyeri…

IslandiaNorte

Acogedoras comarcas, montañas espectaculares, islas frente a las costas y una tierra viva hacen del Norte de Islandia un mundo único. Los volcanes hace tiempo terminaron su cometido y desde la desaparición de los glaciares del norte, las corrientes fluviales han moldeado un paisaje de contornos suaves, atravesado por ríos salmoneros.

Como una imagen vale más que mil palabras (por cierto ¿leíste el post Mil no es cualquier número?) aquí os dejo una foto:

Akuyeri

Destacar entre estos maravillosos parajes, otra impresionante catarata: Godafoss, la Catarata de los Dioses (llamada así ya que, según la leyenda, el cacique Thorgeir, antes pagano, lanzó las imágenes de madera de los dioses paganos a la cascada después de que el cristianismo hubiera sido aceptado en el año 1000)

GodafossA ambos lados del fiordo de Eyjafjörður se elevan antiguas cadenas montañosas con valles arropados por formaciones más jóvenes, salvo al norte, donde las olas han formado vertiginosos acantilados. Ésta es la tierra soñada de los senderistas, donde el ocaso, en época de solsticio de verano, no tiene parangón.

Más al este, otras fuerzas de la naturaleza, además del Hielo, intervienen en esta tierra en creación (sólo han pasado dos décadas desde la última erupción en la zona de Krafla), tanto que también podría haberse bautizado a Islandia como la Tierra de Fuego: lavas recientes y fallas. Como ejemplo, a poca distancia, otra perla natural de Islandia: el lago Mývatn, famoso por su fauna de aves, sus aguas termales y su belleza paisajística.

MyvatnEstando en plena Tierra de Fuego, merece sin duda la excursión y subida a uno de los famosos volcanes de la zona: Hverfjal (apto para senderistas algo entrenados como se puede ver en la foto)

HverfjalO acercarse (el olor a azufre es bastante desagradable) a las muchas chimeneas y fumarolas de esta zona llamada Krafla.

KraflaVitiY por supuesto subir al volcán Viti donde tendremos lava junto a la nieve, una mezcla sin duda llamativa de esta zona de Mývatn donde finalmente descansaremos después de una larga jornada.

Seguiremos al día siguiente recorriendo el impresionante norte de Islandia a bordo del coche por carreteras inhóspitas (ojo con el depósito de gasolina, llegué a recorrer sin exagerar 130 kilómetros sin ver una casa, otro coche y mucho menos una gasolinera)

Hasta llegar a nuestro siguiente hotel/casa de destino: Egilsstađir, podremos encontrar auténticas maravillas, como por ejemplo: Húsavík donde estaremos muy cerquita, pero que muy cerquita del círculo polar ártico:

CirculoPolarVolveremos al interior en este caso de la isla, merecerá la pena cruzar dirección sureste y pararse a ver dos maravillas:

  • LagunaJökulsárgljúfur National Park (en Ásbyrgi): una preciosa caminata a pie donde veremos los únicos árboles de la isla y una laguna asombrosamente bella al final del camino:
  • Seguiremos carretera, una vez de vuelta al coche incorporándonos bastante al interior de la isla: nos esperan las cataratas: Réttarfoss, Hafragilsfoss (foto adjunta), Dettifoss, Selfoss

HafragilsfossDetifoss es la catarata más potente de Europa (sólo 44 metros de altura pero arroja 500 metros cúbicos por segundo)... sin palabras

DettifossEn el próximo post terminaremos nuestro recorrido por la Ring Road que circunvala Islandia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.