La cabeza perdida de Damasceno Monteiro (Antonio Tabucchi)

PORTADACon un título tan directo como extenso, en la novela “La cabeza perdida de Damasceno Monteiro”, publicada en 1997, el italiano Antonio Tabucchi parte de la realidad de un suceso ocurrido en mayo de 1996, en el cuartel de la Guardia Nacional Republicana o guardia portuguesa de Sacavém cerquita de Lisboa: la muerte y posterior decapitación de un joven de nombre Carlos Rosa. Tal suceso provocó una alarma y escándalo social al coincidir en el tiempo con otros casos de brutalidad y crímenes policiales.

La historia de la presente novela comienza con el hallazgo de un cadáver sin cabeza junto a un poblado de gitanos.

Firmino, un periodista de 27 años, recibe el encargo, del periódico sensacionalista de Lisboa en el que trabaja (O Acontecimento), de viajar como enviado especial a Oporto, para escribir sobre el “misterioso” (lo desvela el título) decapitado. Será en su investigación cuando afloren los pecados de connivencia de algunos policías con los traficantes de drogas y las miserias, pequeñas y grandes, de un sistema político y judicial que no tiene como objetivo final ni el bienestar ni la justicia.

Al personaje principal, Firmino, la ciudad de Oporto le evoca las tristes navidades de su infancia, sin embargo, ahora, el protagonista retorna a esta ciudad con otra mirada bien diferente, encontrándose con personajes claves en la novela pero muy singulares como por ejemplo Manolo el Rey, doña Rosa o el abogado Loton, los cuales prefiero no describiros y que los descubráis vosotros mismos, especialmente a este último, un obeso y genial litigante cuya debilidad son los casos donde se ven enjuiciados los menos favorecidos.

En “La cabeza perdida de Damasceno Monteiro” (disponible en amazon), Tabucchi (sigue en su narración la estructura que tan buenos resultados le diera en su obra “Sostiene Pereira”, ambientada en el mundo degradado de la dictadura salazarista de los años 30. Encontramos por un lado esa inicial estructura de novela negra o política como punto de partida que va derivando hacia una reflexión más teórica sobre diversos conceptos como la injusticia, el derecho, la tortura o la indefensión de los ciudadanos ante las razones siniestras del estado.

Creo que la realidad portuguesa en estos días de 2014 ha cambiado respecto a aquel Portugal de los noventa que nos describe Tabucchi (profesor de Lengua y Literatura Portuguesas en Siena y gran especialista en el poeta Fernando Pessoa) en su novela pero “La cabeza perdida de Damasceno Monteiro” nos lleva a una definición brillante del Portugal de finales de los años noventa, desplegando de una forma ordenada cada capítulo, las piezas de una historia que a través de su escritura se van juntando en un todo coherente. No juega al secreto de ir desvelando la trama. Antes de la mitad de la novela ya sabemos quién es el responsable y autor del crimen que se investiga. Es una novela de lectura fácil y rápida (es bastante corta en cuanto a páginas), en la que a partir del desvelamiento de unos sucesos concretos, el autor nos habla de aspectos más globales que envuelven y explican el porqué de los hechos.

Como último comentario, mencionar que el retrato de la ciudad de Oporto quizá sea lo mejor de la obra: una urbe bellísima que, al igual que Lisboa, hay que ir descubriendo poco a poco, puesto que la belleza puede encontrarse en los lugares más insospechados. En el siguiente post me centraré en recomendaros sus encantos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.