La mediadora (Jesús Sánchez Adalid)

Acostumbrado a leer novelas históricas del extremeño Sánchez Adalid, donde las batallas, las sociedades antiguas, y las fechas o lugares de fama histórica son las principales protagonistas (por ejemplo, El Mozárabe, El caballero de Alcántara o Alcazaba) uno se ve sorprendido con La mediadora, una novela que nos ofrece una historia que se mueve entre problemáticas y conflictos muy actuales; y son los paisajes extremeños (en especial la ciudad de Cáceres pero también paisajes rurales), así como las personas y sus sentimientos los que conforman el elenco de actores principales de la trama.

¿Y de qué trata La mediadora?

Una pareja es observada cuando llega a un pantano. Los recién llegados parecen felices, se desnudan y se meten en el agua. El mirón, que no es otro que el marido de la mujer aprovecha, mientras disfrutan, recoge toda la ropa que han dejado tirada, se mete con ella en el coche y se marcha dejándolos tirados sin medio de locomoción y sin nada que ponerse encima, y lo peor es que el pueblo más cercano está a cierta distancia.

Así comienza una historia intensa, de sentimientos (muy alejada de la prosa abrumadora que suele caracterizar la escritura de Sánchez Adalid) sobre el doloroso divorcio de un matrimonio, que ha durado 25 años y dos hijas, y la posterior sentencia que avoca a Agustín, el marido (aparejador sin trabajo), a perderlo prácticamente todo ante Mavi, (ex jueza, como el autor, y ahora escritora de renombre, fama e ingresos millonarios) que, a punto de cumplir los cincuenta, decide tomar la iniciativa de buscar brazos más jóvenes que la mimen y separarse.

Agustín reaccionará con furia (ya he mencionado cómo decide amargarle la vida a su ex mujer) y eso supondrá el punto inicial de un círculo de movimientos, recuerdos, confidencias y reflexiones, que nos llevará por diferentes épocas de las vidas de los protagonistas.

La novela también contará con la participación de otros personajes secundarios pero claves en el desarrollo del relato, en especial la mediadora familiar, encarnada en la novela por Marga, una abogada que conoce a las dos partes y asumirá (no sin la inicial negativa de ambos) el rol de intentar resolver el conflicto entre los dos protagonistas, con el objetivo de encontrar una solución racional alejada de la frialdad de los juzgados.

Sánchez Adalid nos mostrará para ello personajes muy cercanos, con sus defectos y sus virtudes, sin tomar partido por ninguno de los dos miembros de la pareja, sin cargar la culpabilidad en ninguno de ellos. Los analiza desde fuera, nos muestra sus temores y sus aspiraciones, las razones por las que actúan de una u otra manera. Y en el caso de la mediadora, intentando que seamos capaz de ponernos en su piel, que no seamos simples testigos, que nos impliquemos, mostrando los puntos de vista de cada uno de los dos integrantes de la pareja, para que conozcamos la historia desde cada una de las partes.

Nos acercaremos por tanto en esta novela a un sistema para resolver conflictos, que en ningún momento ha de suplantar al sistema judicial, que puede resultar mucho menos traumático y que poco a poco se va imponiendo en España, a través de una historia que, además, nos hará reflexionar sobre muchas cosas.

Comentar en este punto que precisamente la figura que da título a la novela, la del mediador familiar, es un elemento novedoso en nuestro país, que tiene el triste honor de ser el quinto del mundo por número de divorcios. El autor con ello quiere destacar el lugar que puede ocupar la mediación en la resolución de conflictos entre dos personas que han compartido todo durante años y que se adentran en un proceso de divorcio en el que comienza una guerra descarnada que no parece tener límites. Y planteándonos el papel determinante que pueden tener los mediadores para tender puentes, dialogar, entenderse, buscar soluciones y acuerdos, a ceder por el bien común, golpeándonos en temas tan íntimos como la percepción del otro, la necesidad de valorar lo que realmente tiene importancia o vislumbrar lo positivo en momentos que cuesta encontrarlo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.