La neblina del ayer (Leonardo Padura)

la-neblina-del-ayerCon La neblina del ayer, el cubano Leonardo Padura obtuvo, en 2006, el Premio Internacional de Novela Dashiell Hammett, otorgado en la Semana Negra de Gijón, a la mejor novela policíaca escrita en español.

Como sinopsis adelantar que correrá el verano de 2003, en La Habana, y Mario Conde (no confundir con el controvertido banquero-político-preso español), de 48 años, quien fue policía investigador, ya lleva trece años en el negocio de la compra-venta de libros antiguos.

Buscando libros por las calles habaneras, imprevistamente se encontrará ante una casona deteriorada del barrio conocido como Vedado, en cuyo interior se esconde, desde hace más de cuarenta años, y en excelentes condiciones, una extraordinaria biblioteca de tres generaciones de la familia Montes de Oca, donde Conde encuentra auténticas joyas de la historiografía y bibliografía cubana.

Una vez iniciados los primeros trámites para vender esas joyas literarias con los custodios de la biblioteca: los hermanos Ferrero, Dionisio y Amalia (sesentones, empobrecidos y hambrientos), Conde descubre, entre las páginas de un recetario, un recorte de revista de 1960, donde una hermosísima cantante de boleros, Violeta del Río, anuncia su inminente retiro y su última presentación en el “segundo show del cabaret Parisién” (en el Hotel Nacional), pese a que, en su breve y vertiginosa carrera, apenas había grabado un único single “Vete de mí” (el título de la novela proviene de un fragmento del bolero “Vete de mí”, de Virgilio y Homero Expósito)

Tal curioso hallazgo, y el hecho de que al parecer nadie recuerda nada de tal bolerista, suscita los primeros interrogantes y pesquisas detectivescas del ex policía, que se desarrollarán a lo largo del libro, entremezclándose con una serie de sentimentales, evocativas y dramáticas cartas en cursiva firmadas por “Tu nena”, cuya identidad y destinatario se descubren mucho antes del final de la obra, pero cuya repartición cronológica a lo largo de las páginas forma parte del suspense (o de los suspenses) y del enredo de preguntas y giros sorpresivos de la trama.

Trama en la que podréis ver una detallada mirada crítica, melancólica y dramática de la vida cotidiana en ciertos recodos de la capital cubana, unida a la chispa, humor, ternura y espontaneidad de los propios habaneros gracias a unos buenos personajes secundarios (creando un caleidoscopio humano condicionado por el sistema que mantiene a la población en el racionamiento).

Aunque la trama policíaca es compleja (pero previsible), nos hallamos ante una novela negra que va mucho más allá del género: no se os escapará la crítica soterrada del entusiasmo, así como el frenesí ideológico y nacionalizador desencadenado con el triunfo de la Revolución en enero de 1959, y el ahora (2003) en La Habana, sumida en la decadencia, la corrupción moral, económica y política; aunque, principalmente, el autor nos recordará y criticará aquella Habana anterior, cuando era aún el feudo de Batista, un lupanar de los EE.UU., la capital del juego y el refugio de las estrellas de cine y millonarios estadounidenses.

Otra buena aportación de La neblina del ayer es convertirla, con la excusa del nuevo trabajo de Conde, en casi un manual de libros raros de la bibliografía cubana: bellas ediciones ilustradas con grabados coloreados a mano de los ingenios azucareros, primeras ediciones de Martí, Borges, o de Heredia.

La tenéis disponible en amazon o por ejemplo, en La casa del libro

2 comentarios en “La neblina del ayer (Leonardo Padura)

  1. Pingback: La Habana: un viaje diferente – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

  2. Pingback: La Habana: Vedado y la Plaza de la Revolución – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.