La Visigoda (Isabel San Sebastián)

principal-portada-la-visigoda-esCuentan las crónicas que contienen la Historia de España que, en tiempo de guerras entre cristianos y musulmanes, cuando éstos dominaban los territorios hispanos, el recaudador del rey Abd-al-Rahman escogía entre sus doncellas a aquéllas que, por su belleza, eran requeridas para engrosar las filas del harén del emir; era el “Tributo de las Cien Doncellas”.

Este episodio propicia el comienzo y eje de la primera novela (que no primer libro) de la periodista chilena aunque afincada en España, Isabel San Sebastián. Como sinopsis de la novela y sin “destriparos” la historia, mencionar que la protagonista es Alana, una joven de dieciséis años e hija de una jefa del clan astur y un guerrero godo.

En sus venas y en su alma, la autora va a plasmar grandes vicisitudes que serán determinantes para la conformación definitiva de la resistencia hispánica a la invasión de los sarracenos o musulmanes. La persona de Alana va a ser utilizada elásticamente para describir, por toda nuestra ibérica geografía, el cautiverio de los cristianos y explicar la mucha verdad que hay en la afirmación de que: "España es Asturias, y lo demás es tierra reconquistada".

La protagonista nos cuenta, en sus memorias de vejez, la que ha sido su infancia. Pasando hasta el momento en que es obligada a abandonar el pequeño castro celta donde vivía, para someterse a la decisión del recaudador, el rey hispano Mauregato, y ser entregada al emir cordobés para formar parte de su harén. Después de ser recluida en el harén, Alana debe hacer acopio de todo su valor e imaginación para escapar. En esta empresa la ayuda su prometido Ìndaro que le sigue el rastro hasta Córdoba y la ayuda a huir, aunque ya nunca logró regresar a la aldea de su memoria… ni a la misma libertad. Su camino de regreso al norte está lleno de peligros. Se tienen que enfrentar a los musulmanes, que los persiguen para vengar la humillación que supone que una de las mujeres del harén haya escapado, a fieras hambrientas y a salteadores de caminos. Pero logran sobrevivir, y durante este accidentado viaje, Alana e Índaro comienzan su vida como pareja.

La novela tiene una parte en la que Alana nos presenta su vida personal, los hijos que tiene con Índaro y cómo con el paso de los años su amor, que tan apasionado fue al comienzo, se va apagando hasta convertirse en una amistad en la que la confianza en el otro es plena. También tenemos una parte llena de aventuras en la que se nos presentan conjuras para destronar reyes, peleas a espada y batallas para conquistar el territorio perdido en las que Alana e Índaro son protagonistas.

Otro de los protagonistas de la novela es el escenario de las aventuras de Alana, ya que transcurre buena parte de la historia entre los picos y los valles de Asturias. Visitaremos también la Córdoba de los Omeyas y el Toledo recién sometido al islam. Asistiremos a algunos episodios relativos a conflictos religiosos y, sobre todo, seremos testigos de la mano de "la visigoda" de la formación del incipiente reino de Asturias de la mano del rey Alfonso.

El relato es ameno y entretenido, dialogando, así, la peripecia personal y el relato histórico, atreviéndose la autora a describir una época que incluso hoy se encuentra sumida en un gran desconocimiento histórico debido a la falta de fuentes fidedignas.

Sobre la autora, comentar que la mayoría la conoceréis más por su faceta de tertuliana en numerosos programas de radio y televisión. Hija de diplomático, de ahí que naciera en Chile, se licenció en Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera periodística en La Gaceta del Norte, pasando después como corresponsal a la revista Época y a continuación a ABC, donde trabajó once años en la sección de nacional, en política nacional y como corresponsal diplomática. Desde entonces, ha trabajado además de en prensa escrita, en radio y televisión, dirigiendo o presentando programas en Antena 3, la SER, RNE, TVE, la COPE, Tele 5 y Telemadrid. En cuanto a su faceta como escritora, ésta comenzó realmente con Mayor Oreja, una victoria frente al miedo (2001) y con Los años de Plomo, memoria en carne viva de las víctimas (2003); pero no fue hasta el 2006 cuando empezó una excelente carrera como novelista con la mencionada La Visigoda, y con la que consiguió quizá lo más difícil: poner de acuerdo a crítica (la novela Premio de Novela Histórica de Cartagena 2007) y al público, con más 100.000 ejemplares vendidos. Dado el merecido éxito en ambas facetas como escritora/novelista otros títulos suyos han sido publicados desde entonces: Fungairiño: El enemigo de ETA (2007), Astur (novela continuación de la mencionada en el presente post) de 2008, Imperator (2010) o Un Reino Lejano (novela como las anteriores) en el 2012. Respecto a la comentada, La Visigoda, podéis encontrar la novela en diversas librerías, entre otras, virtuales como por ejemplo, en amazon.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.