Londres: yes, wee-kend (I)

IMG_2697No, no, el título del post no contiene ninguna errata… simplemente pretende ser un guiño a una famosa frase de campaña de Obama y al hecho de que, sí, en sólo un fin de semana, se pueden visitar los principales lugares a recomendar de Londres.

Algunos seguro que diréis ¡Iñigo se ha tomado más pintas de las recomendables! ¿en un solo weekend visitar todo Londres?

Que quede claro que ni de coña va a ser esa mi intención, las ofertas turísticas y culturales de la ciudad son enormes y sería imposible… y lo mejor sin duda sería disponer de al menos un par de semanas para ello, pero al menos, si no disponéis de más tiempo y/o dinero, os quiero plantear un par de posts con rutas para aprovechar al máximo vuestra visita a la capital británica (y visitar como Neal Carey, el especial detective y protagonista de Un soplo de aire fresco, la novela de Don Winslow que os recomendaba en el anterior post y que daba pie a esta serie de posts sobre Londres).

En negrita iré señalando los lugares más emblemáticos visitados:

TARDE DEL VIERNES

Llegaremos a Londres (aeropuerto de Lutton, Gatwick, o en mi caso Heathrow) un viernes, aquí dependerá vuestra planificación de dos factores: 1) a qué hora llegáis al aeropuerto, 2) dónde tenéis el hotel reservado. En cuanto al primer punto recordaros que el transporte público está por las nubes en Gran Bretaña por lo que deberéis elegir entre la opción cara, es decir, tomar el metro (los niños menores de 10 años no pagan, y para el resto existe la opción de contratar la tarjeta Oyster); o la opción muy cara: el tren (vale 30 euros). En cuanto a la segunda pregunta, en nuestro caso teníamos reserva de habitación cuádruple en el Premier Inn, un hotel moderno y funcional sito en Southwark, un barrio al sur del Támesis que es bastante tranquilo y bien situado (cerca de la Tate Gallery, andando a medio camino entre el London Eye al oeste y el Puente de Londres a su este).

Por cierto, seguro que os encontráis con jóvenes españoles trabajando en vuestro hotel. Aprovecho para enviar un saludo a Irma (Sevilla) o Julián (de mi estimada Cádiz) así como a todos los que trabajáis en Londres y os estáis sacando las castañas del fuego mientras aprendéis inglés… Bueno, que me desperdigo, si tenéis tiempo la tarde del viernes aprovechad el tiempo para visitar lo que tengáis más a mano mientras buscáis un sitio para cenar.

Mapaviernes

Nosotros nos acercamos hasta la Tate Gallery, cruzamos el moderno Puente del Milenio (muy buenas vistas del Puente de la Torre de Londres o de The Shard –la esquirla- que con sus 310 metros es el edificio más alto de la Unión Europea), y llegamos hasta la Catedral anglicana de Saint Paul, donde os llamará poderosamente su tamaño (la segunda de Europa tras San Pedro) y su cúpula (con sus 111 metros el edificio más alto de Londres hasta 1962). Ha sido escenario de importantes acontecimientos británicos como los funerales del Almirante Nelson, el duque de Wellington, Winston Churchill o Margaret Thatcher, o la boda del eterno príncipe Carlos con Diana.

Tras sacar muchas fotos (mis hijas están hechas todas unas fotógrafas profesionales como podéis ver)…

… la noche cayó y cenamos en uno de los muchos Leon que os podéis encontrar a lo largo y ancho de la capital británica (“comida rápida sana” acompaña su publicidad sin pestañear al juntar esos adjetivos tan aparentemente contrapuestos). Si no, otra opción es cenar y beber en algunos de los ambientadísimos pubs del barrio Southwark (aprovechad el afterwork del viernes que les da toda la vida, el sábado muchos están cerrados). De todos modos, y si queréis aprovechar el weekend, acostaros pronto, la ruta que espera para el sábado lo aconseja.

MAÑANA DEL SÁBADO

Tras un copioso desayuno (coged fuerzas), nosotros comenzamos nuestra ruta express o de fin de semana por Londres, acercándonos hasta Westminster. Cuando lleguéis al puente que da al Parlamento y el archiconocido Big Ben, dejaréis el famoso London Eye a vuestra derecha. Nosotros optamos por dejar para el domingo subir a la gigantesca noria, pero vuestra visita dependerá del famoso clima londinense (subir lloviendo no merecerá la pena porque las fotos que podáis tomar a través de un cristal mojado no serán muy buenas).

Una vez cruzado el puente, son típicas las fotos con alguno de los cientos de autobuses rojos de dos pisos que lo cruzan bajo el impresionante edificio del Parlamento Británico y su famosísimo reloj anexo (relojes porque hay reloj en las cuatro caras). Ambos patrimonio de la humanidad según Unesco. En el Parlamento es donde se encuentran las cámaras de los lores y la de los comunes; y como curiosidad, en la más alta de sus torres (Victoria Tower, una torre cuadrada ubicada al sudoeste del palacio) ondea el Estandarte Real si la Reina está presente en el palacio o de lo contrario, la bandera del Reino Unido (Union Jack).

En realidad Big Ben es el nombre de la Campana de la Torre, pero también bajo ese nombre se conoce a los casi cien metros de toda la torre en su conjunto. Los turistas extranjeros no podemos visitar la Torre por dentro por lo que podéis dirigiros directamente hasta la Abadía de Westminster que se encuentra al lado (detrás) del Palacio del mismo nombre. Ha sido el lugar tradicional para las coronaciones y entierros de los monarcas británicos, e incluye en su interior muchos sepulcros de otros miembros de la familia real, aristócratas y personalidades ilustres de Londres.

Cerquita, en dirección norte podéis acercaros a ver Downing Street, residencia oficial del Primer Ministro, pero en mi opinión podéis ahorraros esos minutos en ver tal casposo lugar (no se me ocurría ningún otro adjetivo)

Adjunto algunas fotos de lo comentado hasta ahora:

Sin dejar de mover los pies seguimos nuestro recorrido cruzando St. James’s Park, dirección el Palacio de Buckingham, para ver a las 11:30 el cambio de guardia. Id con tiempo porque se llena. Dura 45 minutos aprox. (con ver un rato vale porque se hace tedioso, sobre todo si vais con peques), por lo que una buena opción es colocarte en la misma rotonda, en el elevado Memorial Gates, y poder irte cuando quieras.

Desde el Palacio, nosotros tomamos dirección Hyde Park, cruzando Green Park y llegando al arco de Wellington (también llamado de Green Park o de la Constitución). Tras pasear un rato por el impresionante y archiconocido Hyde Park, nos dirigimos a continuación por Brompton Road (barrio de Knightsbridge), hasta el Museo Natural de Historia. Antes podréis entrar en Harrods, un famoso gran almacén que cuenta con 90.000 m2 de lujos para no todos los bolsillos… pero teniendo poco tiempo no merece la pena perder muchos minutos comprando.

Como destino final de aquella gran caminata mañanera del sábado,

Mapasábadomañana

nosotros acabamos visitando el Museo Natural de Historia. Si viajáis con niños es una de las visitas que logrará más llamar su atención. El edificio ya en sí es impresionante (construido entre 1873 y 1880), y además alberga una de las mejores colecciones mundiales de con más de 70 millones de especímenes u objetos relacionados con el mundo natural. Os resultará impactante (seáis peques o grandes) el gran hall de entrada con el esqueleto de un enorme diplodocus y un mastodonte. Hay un zona dedicada a los dinosaurios, otra a los mamíferos (una recreación de una ballena azul de tamaño real preside la sala principal), y otra interactiva de porqué se producen los terremotos. No tenéis excusa para no ir, además, ¡es gratis la entrada!

Después de ver lo principal del Museo nos tomamos un respiro para comer algo ligero. Del mismo modo, os dejo descansar viendo las últimas fotos tomadas esa mañana:

Hasta el siguiente post, en él plantearé una ruta para la tarde del sábado y otra para el domingo hasta que toméis el avión de vuelta.

2 comentarios en “Londres: yes, wee-kend (I)

  1. Pingback: Puerto Rico y el Viejo San Juan – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

  2. Pingback: Just Southampton – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.