Malta (II): sol, playa y marcha

SAM_0478Para bien o para mal Malta ha sido, y es, un destino cuyo primer tópico es el buen tiempo. Si viajamos a Malta debemos aprovechar esa ventaja para disfrutar de sus playas, calas y actividades náuticas (amén de su historia cultural y monumental ya mencionados en el anterior post).

Todas las actividades relacionadas con el mar son actividades indispensables en Malta, inherentes a su carácter isleño.

Malta es uno de los principales destinos de buceo y submarinismo de Europa, gracias a la calidez de sus aguas (en noviembre aún te puedes bañar en el mar), la belleza de sus fondos marinos y los restos de barcos hundidos (pecios creo que los llaman) que jalonan sus costas. Además existe una infraestructura preparada y accesible para todos los buceadores o simples amantes del mar.

En cuanto a las playas mencionar que no son de arena fina ni grandes, pero tanto Malta como Gozo y Comino (las dos islas al norte) disponen de numerosas calas de piedra y bahías (Golden Bay, Saint Paul’s Bay, Paceville, St. Julian’s) donde disfrutar del casi permanente sol que baña sus aguas. Pensad que Malta está entre Sicilia y Túnez por lo que el buen tiempo está casi asegurado.

Nosotros por ejemplo nos acercamos lo primero al sur de Malta, a una excursión casi obligada: St. Peter’s Pool, Una cala donde tirarse desde las rocas, disfrutar de un agua cristalina y de sus piscinas naturales.

Cerca nos acercamos a comer al bello puerto de Marsaxlokk, el cual mantiene el encanto de los pequeños pueblecitos de pescadores, y sus curiosas barcas pintadas de vivos colores. También en el suroeste una excursión típica es acercarse hasta otro pueblecito conocido como la Gruta Azul.

De camino al norte una recomendación es parar en Mdina, en el centro de la isla, uno de los pueblos más encantadores de Malta. Situado en lo alto de una colina permite avistar gran parte de la isla y ofrece una panorámica magnífica. Mdina conserva el encanto medieval y barroco, en sus calles, plazoletas y murallas. Por ello os recomiendo pasearla y perderte por ella.

Ya en el norte encontraremos parajes naturales muy cerca de la zona turística, varios parques acuáticos y un acuárium animan y refrescan el verano maltés, pero lo más curiosos es que en Malta también nos encontramos con el pueblo de Popeye, o donde se rodó la película de 2001, una curiosidad que hará disfrutar a los más pequeños.

También en Cirkewwa, al norte, se toma el ferry a las muy recomendables Gozo y Comino: dos islas muchos más tranquilas que Malta y que permiten disfrutar del Mediterráneo en plenitud. A Comino tendréis que acercaros en barco desde Gozo, y en esta pequeña isla (se recorre andando) podréis pegaros un baño en la Blue Lagoon o en cualquiera de sus estupendas calas. Como una imagen vale más que mil palabras os dejo unas fotos:

Si nos referimos a cosas que ver en Gozo (por sus dimensiones, a recorrer en coche, de ahí lo del ferry que os mencionaba), el primer punto de parada es visitar la capital de Gozo, Victoria. La visita por la capital es realmente inolvidable. Seguidamente, podéis dirigiros hacia la Ciudadela, preciosa fortificación que se levanta en una de las principales colinas del centro de Gozo.

A continuación, podéis acercaros hasta el Santuario de Ta Piu, y dirigiros a Dwejra, donde se encuentra la famosa Ventana Azul (Azure indow), una impresionante arcada natural que sale de las aguas del hermoso mar de la zona.

IMG-20151226-WA0001 (2)

Otra parada casi obligatoria es el Mirador Qala, donde podréis disfrutar de unas bellísimas vistas de Comino y su mencionada Laguna Azul.

Volviendo a la isla de Malta, y acabando este post, no podía por menos que hablaros de otro de los emblemas turísticos más famoso del país: la marcha y diversión asegurada de sus noches. Que, sin duda, incluye una inmensa oferta de discotecas, bares y pubs, como por ejemplo en zonas como la ya mencionada St. Julian’s. También destacar en este punto zonas como Paceville, Cottonera o la propia La Valetta, y donde Malta os ofrecerá animación hasta que el cuerpo aguante o hasta que el sol mediterráneo inunde con su luz las calles, playas, así como la fantástica gama cromática de azules de sus aguas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.