Oporto: denominación de origen

2784437071_3df18661b8_oOporto es la ciudad portuguesa a la que Antonio Tabucchi nos transporta en su novela "La cabeza perdida de Damasceno Monteiro" (comentada en el anterior post). Una ciudad construida sobre las colinas que circundan la desembocadura del río Duero, con más de diez siglos de historia y un amplio patrimonio histórico. Una ciudad para recorrerla andando disfrutando al máximo de sus estrechas callecitas cargadas de historia y nostalgia.

Por seguir el orden de la sensación inicial que me transmitió Oporto, mencionar que lo primero que hicimos (hablo en plural porque éramos varios los inmejorables amigos que pudimos disfrutar de un buenísimo fin de semana en la ciudad) fue dar un paseo al anochecer junto a la ribera del río Duero, al que acompañó una cena posterior memorable en uno de los numerosos restaurantes que os podréis encontrar junto al río (pantagruélica sería un adjetivo más acertado)

Como información y obviedad, a esta zona se la denomina Ribeira, corazón del emblemático centro histórico de la ciudad en la margen derecha del Duero y, posiblemente, la parte más turística y romántica de Oporto. Calles estrechas, casas con colores llamativos, arcos medievales que esconden cafés con historia, viejos edificios… Un barrio bohemio y desenfadado destino ideal para parejas románticas o simplemente buenos amigos que quieran disfrutar de la noche de Oporto en su famoso muelle, ya que es una especie de paseo marítimo, pero fluvial, lleno de terrazas y bares con mucho ambiente y muy concurrido.

En uno de Port_winelos extremos se encuentra la Plaza de la Ribera (Plaça da Ribeira), que era el centro de la actividad comercial de la ciudad desde el siglo XIV y un buen sitio para tomarse una copita de vino con denominación de orígen.

Al final del muelle se encuentra el emblemático Puente de Luis I (también llamado Eiffel porque su construcción se basa en el proyecto del ingeniero belga T. Syrig, socio del famoso Gustave Eiffel). Posee dos pisos. Mientras que por el superior pasa una línea de Metro, la vía de abajo está dedicada a otros vehículos, como coches, autobuses o camiones. Hay pasarelas para que puedan pasar las personas en ambos pisos. Este puente comunica la ciudad de Oporto (margen derecha del Duero) con la margen izquierda, la villa de Vila Nova de Gaia, donde están las famosas bodegas de vino.

P1010588 A lo largo del muelle hay distintas empresas que organizan cruceros por el Duero, por lo que una de las estampas más típicas de este paseo son los llamados "rabelos", unos barquitos de madera construidos originariamente para el transporte de los toneles de vino. Esta fue nuestra primera excursión de la siguiente mañana:

Después del paseo en barco, visitamos la preciosa, y recargadísima de pan de oro, Iglesia de San Francisco y sus catacumbas. En cuanto a la Iglesia comentar que junto a la Catedral y la Iglesia de los Clérigos son los tres edificios religiosos más importantes de Oporto. Los frailes franciscanos comenzaron a construir la Iglesia de San Francisco en el año 1245. Más tarde tuvo que ser reformada tras el incendio que destruyó el antiguo claustro y parte de la iglesia. Aunque los orígenes de esta iglesia son románicos, posteriormente fue transformada al estilo gótico y más tarde adquirió decoración barroca. El interior tiene tres naves revestidas con tallas doradas, en las que se cree que se emplearon más de 300 kilos de polvo de oro. Tanto es el oro que reviste la iglesia que, años atrás, fue cerrada al culto por ser demasiado ostentosa para la pobreza que la rodeaba.

En la nave lateral izquierda se encuentra uno de los mayores atractivos de la iglesia, el Árbol de Jesé, una escultura de madera policromada considerada una de las mejores del mundo en su género. Bajo la Iglesia, las catacumbas donde se encuentran enterrados muchos de los hermanos de la orden de los franciscanos así como algunas de las familias nobles de la ciudad. Además de las sepulturas, hay un osario con miles de huesos humanos que se pueden observar a través de un cristal colocado en el suelo.

Dirigiéndonos hacia el centro, a continuación, nos encontraremos con el Palacio de la Bolsa

Palacio_da_Bolsa_PortoY unas cuestas más arriba (por donde sube el tranvía), la Iglesia y torre de los Clérigos:

P1010603 Unos metros más adelante aprovechamos para entrar y curiosear (van a empezar a cobrar 2 € por cotillear según anuncian) en la Librería Lello e Irmao, de 1906 y considerada una de las más bellas del mundo:

Libreria Lello e Irmao Un arte fascinante en Portugal es el del azulejo, y lo encontramos muy presente en las fachadas e interiores de muchos edificios que a lo largo del día nos encontramos en nuestro paseo por Oporto, como ejemplo, una foto de San José de Taipas P1010611Otro ejemplo: la iglesia de San Ildefonso:

P1010612O también, la estación de trenes de San Bento:San BentoDespués de dar rienda suelta a nuestro voraz apetito (los precios y cantidades, sin dejar de lado la calidad, hacen famosa a la oferta gastronómica de esta ciudad) visitamos otro monumento que nos os debéis perder del patrimonio artístico de Oporto: su Catedral, situada en la zona alta de la ciudad (barrio de Batalha) junto a las murallas primitivas, en una amplia Plaza “austera, noble, de aire inglés con fachadas victorianas de piedras grises” (Antonio Tabucchi la describe así en La cabeza perdida de Damasceno Monteiro) en la que también se encuentran el Museo catedralicio y el Palacio Episcopal:

P1010618Café_Majestic_(Porto)Oporto es una ciudad para recorrerla andando, disfrutando al máximo de sus estrechas callecitas cargadas de historia y nostalgia. Uno de esos lugares con historia es por ejemplo la Cafetería Majestic, una autentica referencia de la ciudad si quieres un buen café y repostería de Portugal. Es un local de estilo modernista en la principal calle comercial, la Rúa Santa Catarina. En el Oporto de los locos años 20, en plena “Belle Époque” este café marcaba un hito permitiendo el acceso a su interior a las mujeres. Es lugar de encuentro de artistas, políticos, escritores e intelectuales que se dan cita al abrigo de sus enormes espejos, blancos paneles de mármol, nobles maderas y espectaculares candelabros.

De este mismo modo, andando y ya caída la noche sobre la ciudad, nosotros llegamos de vuelta al ya mencionado Puente Don Luis I, donde especialmente desde la parte superior, se ofrecen unas vistas panorámicas preciosas del río Duero a su paso por la ciudad, así como de los barrios que han nacido y se han extendido a ambos lados del mismo. Es uno de los lugares más bellos y románticos de Portugal; basta con darse un paseo al atardecer por la pasarela superior del puente para poder comprobar la belleza de las vistas que nos ofrece. Ese encanto y majestuosidad que nos brinda hacen que sea una de los lugares más queridos por los “tripeiros” (con este nombre se conoce a los habitantes de Oporto). De noche, iluminado, es asombroso y pasear por él a semejante altura... impresiona.

P1010625Otra recomendación de Oporto es cruzar al otro lado y visitar alguna de las muchas bodegas de su famoso vino en Vila Nova de Gaia. Cenar allí (si todavía tenéis hambre) se puede plantear como una buena opción. Nosotros antes hicimos una visita típica a una bodega de sus mundialmente famosos vinos, y una cata como no podía ser menos.

«Afinal, o Porto, para verdadeiramente honrar o nome que tem, é, primeiro que tudo, este largo regaço aberto para o rio, mas que só do rio se vê, ou então, por estreitas bocas fechadas por muretes, pode o viajante debruçar-se para o ar livre e ter a ilusão de que todo o Porto é a Ribeira».

José Saramago

2 comentarios en “Oporto: denominación de origen

    1. idejaime

      Muchas gracias Manuel, el siguiente viaje: Islandia. Dedicaré varios posts porque merece la pena conocer la Tierra del Hielo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.