Orlando (III): Universal Studios

UniversallogoAmaneció un extraordinario día soleado, corría el mes de diciembre, pero estábamos muy lejos de Madrid: a unos 7.000 kilómetros; y con una temperatura perfecta para pasar un fantástico día en uno de los más famosos parques de Orlando: Universal Studios.

Llegamos prontito y antes de que se formara algo de cola disfrutamos de una proyección en 4D del ogro verde Shrek. Como ya he comentado en posts anteriores, la organización llamó mi atención: a la sala se entra por los laterales, y vas completando el aforo según te sientan, sin posibilidad de elegir caprichosamente. Cuando acaba el espectáculo, sales por las otras puertas laterales mientras el siguiente turno va llenando la sala… no se pierde ni un segundo.

A continuación, nos tocaba disfrutar del resto de atracciones que el parque ofrece:

MapaUniversalEn mi caso, tras ver el show me acerqué a Rockit, sin duda una de las mejores montañas rusas que he disfrutado nunca. Como no era apta para menores, mi mujer se quedó con las niñas mientras pasaba por la cola especial para singles: otra ventaja de la perfecta organización de estos parques americanos, los pasajeros que no van en grupo a disfrutar de la atracción no esperan cola y entras directamente en alguno de los huecos que queden libres. Ni cinco minutos y ya estaba seleccionando en el arnés de seguridad una canción entre las muchas que te ofrece un ordenador personal táctil en tu pecho (estás leyendo bien, cada pasajero elige su música). Mientras dos altavoces estéreo en los laterales de mi cabeza comenzaban los acordes breakbeat de Busy child (The Crystal Method), la inacabable subida en vertical prometía una bajada de vértigo… y vaya si cumplió la promesa: ES-PEC-TA-CU-LAR

rockitmontajePara bajar la adrenalina tocaba cambiar el turno con mi mujer, y mientras ella entraba en Twister a “disfrutar” de las sensaciones de vivir un tornado, yo me dirigí tranquilamente con mis niñas a sacarnos fotos con muchos de sus personajes favoritos y que jalonan las avenidas de Universal Studios (el decorado imitando las calles de Nueva York está muy logrado): Dora la Exploradora, Scooby Doo, Garlfield, etc.

También nos acercamos a escuchar un show en vivo y en plena calle de unos extraordinarios imitadores de los Blue Brothers… hasta mis hijas se animaron a bailar, canciones que no habían escuchado nunca, contagiadas por el espíritu del entregado público (incluido su padre).

UniversalMummyDespués de reencontrarnos todos, tocaba entrar juntos en la montaña rusa The revenge of the Mummy, basada en las películas de Brendan Fraser como protagonista. Mis niñas (por aquel entonces 9 y 7 años respectivamente) pasaron algo de miedo pero les gustó muchísimo… igual que el show musical/humor de Beetlejuice que nos esperaba a continuación.

Antes de comer decidimos acercarnos a Disaster, una atracción en la que se simula un terremoto de 8.3 en la escala de Richter mientras estás atrapado en un vagón de metro, y el agua y el fuego rodean a sus asustados viajeros (a mi hija pequeña no le acabó de gustar).

Tras la hamburguesa (aunque no os lo creáis, la primera del viaje), nos dirigimos a una de las atracciones históricas del parque, Jaws (Mandíbulas pero que en España se tradujo como Tiburón) que, sin duda, es una de las películas emblemáticas de los cuarentañeros como yo (tanto que incluso conozco a alguno que tiene fobia al mar, bueno... a los tiburones, desde su estreno).

JawsTras los "escuálos" sustos del Carcharodon carcharias nos acercamos para compensar a la zona infantil del parque: Woody Woodpecker's KidZone, el hogar de varias de las estrellas más populares del entretenimiento infantil. Además, incluye un gran número de juegos mecánicos, espectáculos y atracciones para todas las edades, como por ejemplo E.T. Adventure (donde te subes a un espectacular simulador imitando una bicicleta, rumbo a las estrellas para ayudar a E.T. a salvar su planeta moribundo), A Day in the Park with Barney (con Barney y sus amigos en un espectáculo en vivo para cantar y aplaudir), Curious George Goes to Town (un área de juegos infantiles), Woody Woodpecker's Nuthouse Coaster (una divertida montaña rusa infantil) y Fievel's Playground (tus hijos verán el mundo desde la perspectiva de un ratón en esta área de juegos con proporciones gigantescas).

Mientras os turnáis con vuestros pequeños aprovechad para visitar alguna de las atracciones para mayores (nosotros, montamos en el divertido simulador/montaña rusa de los Simpsons). Consultad también los horarios de los shows, cerca de la zona infantil hay un espectáculo de animales que ejercen de actores en diferentes películas. Cerca, podéis acercaros todos a visitar el divertidísimo simulador de pistolas láser de Men in black.

La noche y las nubes iban cayendo sobre Universal Studios, tocaba ir finalizando la visita al Parque, pero antes, tocaba repetir Rockit, y como colofón perfecto, disfrutar de una impresionante cabalgata navideña de Santa Claus, eso sí, bajo una intermitente chovizna que cerraba un día memorable. Os dejo unas fotos:

Un comentario en “Orlando (III): Universal Studios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.