París (III): Madeleine, Concordia, Inválidos, Campos Elíseos y Arco del Triunfo

Tras disfrutar de la belleza de Sacre-Cour, y pasear por Montmartre; desde la Ópera de París (ver post anterior), y siguiendo nuestra visita a la capital francesa, nos acercaremos hasta la preciosa iglesia de La Madeleine.

Construida bajo las órdenes de Napoleón I, su diseño se basó en un templo antiguo, en honor a la Armada Francesa, con 52 columnas corintias de 20 metros de altura que le otorgan un aspecto verdaderamente imponente (siguiendo el símil futbolístico del post anterior: París, 3-Iñigo, 1).

En la fachada principal se sitúa un extenso frontón en el que se representa un altorrelieve de El Juicio Final. Y en el interior, levemente iluminado, nos encontraremos con una sola nave con tres cúpulas que no resultan visibles desde el exterior. Sobre el Altar Mayor se puede ver una escultura que representa la Asunción de la Magdalena, mientras que en la cúpula que lo recubre se encuentra un fresco sobre la historia del cristianismo.

Después, recorreremos la Rue Royale hasta la Plaza de la Concordia (está llena de coches, sic) y disfrutaremos del precioso Sena (lo volveremos a disfrutar en posteriores posts).

Lo cruzaremos y disfrutaremos de Los Inválidos: un impresionante complejo arquitectónico formado por el Palacio Nacional de los Inválidos (Hôtel National des Invalides), que fue edificado en el siglo XVII como residencia para los soldados franceses retirados del servicio (llegaron a ser más de 4.000) y la Iglesia Saint Louis des Invalides, construida entre 1677 y 1706 (en la capilla a modo de panteón militar se guarda el sarcófago con las cenizas de Napoleón I) destaca por su cúpula dorada de 100 metros de altura.

Además, en el complejo arquitectónico, también se puede visitar el extenso Museo del Ejército. En mi opinión merece mucho la pena visitar Los Inválidos, ya que representa quizás la época más poderosa de Francia (siguiendo el símil futbolístico, París va ganando por goleada)

Volveremos sobre nuestros pasos, hasta la Plaza de la Concordia (famosa por su obelisco, su nombre es debido a que anteriormente era un lugar donde se instaló la famosa guillotina durante la revolución francesa y donde fueron ejecutados Luis XVI y María Antonieta. Posteriormente con el fin de acabar con este terror y pasado el gobierno francés decide renombrar la Plaza de la Revolución por la Plaza de la Concordia), y subiremos los Campos Elíseos.

En este punto debo decir que los dos kilómetros de los famosos y conocidos Campos Elíseos me defraudaron bastante, ya que, en mi humilde opinión, no es más que una bonita y amplia avenida… para los amantes de las compras (al estilo de Serrano) y llena de restaurantes (ojo con los precios de París, sin duda, un punto negativo de la ciudad junto con el servicio, que tampoco es muy bueno… con los españoles, al menos así fue mi experiencia)

La avenida se encuentra dividida en dos partes que se pueden diferenciar fácilmente. La zona más baja de los Campos Elíseos, situada junto a la Plaza de la Concordia, se encuentra rodeada de jardines presididos por imponentes edificios como el Palacio del Descubrimiento, el Petit Palais y el Grand Palais. Para mí, la parte realmente bonita de los Campos Elíseos.

La parte alta comienza en la Place de l’Etoile junto al magnífico Arco del Triunfo y está compuesta por tiendas de lujo, restaurantes, cines y algunos grandes almacenes (insisto, la avenida es normalita, normalita).

Llegaremos hasta el Arco del Triunfo: que, junto a la Torre Eiffel, es el monumento más representativo de París.

Con unas dimensiones de 50 metros de alto y una base de 45 por 22 metros, el Arco del Triunfo representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón (al finalizar la batalla de Austerlitzy y se concluyó durante el mandato de Louis-Philippe) y ha sido testigo de innumerables momentos históricos entre los que podríamos destacar: el paso de los restos mortales de Napoleón en 1840 y los desfiles militares de las dos guerras mundiales en 1919 y 1944.

En la base del Arco del Triunfo encontraréis la Tumba del Soldado Desconocido, un monumento erigido en 1921 que con una llama siempre encendida representa a todos los franceses que murieron en la Primera Guerra Mundial y nunca fueron identificados. Y en los cuatro pilares del arco están grabados los nombres de las batallas ganadas por los ejércitos napoleónicos. Para verlos debéis usar los pasos subterráneos: ni se os ocurra intentar cruzar por la calle ya que esta rotonda es una de las más peligrosas del mundo, tanto para los coches como para los peatones.

Desde el Arco del Triunfo, nosotros nos acercamos hasta Trocadero (autobús o metro), pero eso será motivo de otro post. Au revoir.

Un comentario en “París (III): Madeleine, Concordia, Inválidos, Campos Elíseos y Arco del Triunfo

  1. Pingback: París (IV): Trocadero, Tullerías, Notre-Dame, Barrio Latino, Torre Eiffel – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.