Patagonia Argentina (I): Península Valdés

Patagonia_Península_ValdésCon el nombre de Patagonia se conoce geográficamente a la parte austral de continente americano, comprendiendo zonas de Chile y especialmente, de Argentina, considerando durante siglos todo el territorio argentino que quedaba por debajo del Río de la Plata y actualmente por debajo del río Barrancas y el río Colorado, desde la cordillera de los Andes hasta el océano Atlántico.

El nombre de la región fue una derivación de “patas grandes”, adjetivo con el que Hernando de Magallanes bautizó a los altos y corpulentos indios tehuelches que poblaban esta región (también se cree que Magallanes pudo bautizarles de este modo gracias a un gigante protagonista de una novela medieval llamada Primaleón)

Con casi un millón de km2 de extensión, nosotros comenzamos nuestro inolvidable viaje a las maravillosas (con la “elle” y “eses” bien marcadas en su pronunciación) tierras patagónicas desde el aeroparque metropolitano de Jorge Newbery, en la Gran Buenos Aires. Lo mejor, alquilar un coche o auto en el aeropuerto de Trelew hasta Puerto Madryn (con casi 90.000 habitantes y la oferta más amplia de alojamiento). De este modo podréis realizar las excursiones a vuestro aire.

Mapa_Península_ValdésLa excursión obligada en este bello rincón del mundo es acercaros, rodeando Golfo Nuevo, hasta Puerto Pirámides (ahora por lo que he leído hay que pagar para entrar en la Península), un pequeño pueblecito en plena Península Valdés y desde donde tomaremos un turístico barco que nos acercará a contemplar el avistamiento de ballenas. Están por estos lares desde mayo hasta diciembre, pero parece ser que la mejor época del año en la cual podéis realizar este increíble paseo en barco es en octubre (justo cuando fuimos nosotros casualmente)

Un espectáculo difícil de igualar en otro lugar del orbe ya que aquí se reúne la mayor población reproductora de ballenas francas australes del planeta (Patrimonio Natural de la Humanidad), y donde podréis disfrutar de la compañía de estos bellos gigantes del océano que, con casi veinte metros y cincuenta toneladas, rozarán el barco. Sencillamente, un recuerdo para toda vuestra vida… que os adjunto (lo siento, no iguala estar allí) en forma de fotos:

Tras disfrutar del hipnótico baile de los enormes cetáceos, continuaremos viaje en coche alrededor de la, desolada por los vientos, península Valdés. Nosotros paramos en Punta Delgada, donde preguntamos cómo ver las loberas marinas en el único hotel-restaurante que os encontraréis. Tras entrar en calor con café o tazón de chocolate nos apuntamos a una visita guiada por un acreditado y experto local que organizaba en esos momentos (también hay que pagar y además consumir, a no ser que os alojéis en el hotel). Después de una pequeña marcha (el tiempo no acompañaba agradablemente nuestros pasos) descendimos hasta una enorme playa (propiedad particular del hotel); ¿el premio?

Mayúsculo: un numerosísimo grupo de elefantes marinos australes descansaban (están entre agosto y marzo) sus cientos de kilos sobre la arena alrededor nuestro. Nos tuvimos que mover con sigilo y no molestar a estos gigantes (impresionante diferencia y descompensación de tamaño de los machos respecto a las hembras), y en silencio tuvimos la fortuna incluso, de poder contemplar una pugna y dura pelea entre dos machos descomunales, os adjunto fotos, incluida la del ganador:

IMGP0148Tras retomar de nuevo el viaje en coche (entre la fauna que podréis ver destacar la liebre magallánica –volved pronunciar la “elle” con fuerza- o guanacos) se puede hacer parada también en Punta Cantor (elefantes y lobos marinos) o en Punta Norte, donde, y como bien nos había indicado el guía anterior, nos encontramos con unas vistas espectaculares de una pobladísima lobera (entre diciembre y marzo podréis ver más aunque pueden avistarse todo el año).

En determinadas épocas, febrero-abril, podréis avistar orcas “vigilando” el frío agua.

Otra excursión que podéis realizar en esta región es acercaros hasta Punta Tombo, a dos horas y media al sur de Puerto Madryn, donde se reúne una colonia de más de un millón de pingüinos patagónicos o magallánicos (en enero y febrero es cuando la población alcanza su cénit nos dijeron; como era octubre, no tuvimos la oportunidad de verlos pero nos acercamos y paramos en Gaimán, una colonia galesa famosa por sus casas de té y pastas, por cierto, debéis probar las tartas caseras de estos encantadores establecimientos del más puro estilo british…). Un último consejo, si vais en coche alquilado tened cuidado con las piedras sueltas que os encontraréis en el ripio o carretera, el seguro no cubrirá rotura de cristales, muy habitual en esta zona.

La visita a Península Valdés tocaba a su fin, y nos dirigimos de vuelta al aeropuerto; próxima parada: el Calafate y el conocido Perito Moreno.

2 comentarios en “Patagonia Argentina (I): Península Valdés

  1. Paperblog en español (@Paperblog_ES)

    Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    Responder
    1. idejaime

      Buenos días Natalia:

      Lo primero agradecer el interés en lo que intento hacer en mi blog. Lo segundo comentarte que tras inscribir mi blog en paperblog, he incluido ya vuestro icono, así como un enlace a vuestra página.

      Espero que la colaboración sea fructífera para ambos: llegar al mayor número de lectores y que lean mis recomendaciones sobre novelas que nos hacen viajar y los maravillosos lugares donde transcurren sus historias (a los que he tenido la suerte de viajar) es el mejor de los retos posibles.

      Un saludo

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.