Patagonia Chu Chu (Raúl Argemí)

Portada_Patagonia_Chu_ChuLos protagonistas de esta novela, que discurre a mitad de camino entre las aventuras y lo policiaco, son un marinero que dice ser descendiente del legendario bandido Butch Cassidy, y un maquinista en paro del subte (=metro) de Buenos Aires. Ambos, en un estilo que recuerda por momentos películas antiguas en blanco y negro de Laurel y Hardy (aunque en este caso el que manda es el flaco), deciden asaltar un tren que recorre cuatrocientos kilómetros cruzando la Patagonia Argentina.

Inicialmente, con el propósito de liberar al hermano del primero, preso en una cárcel perdida en medio de la nada, y que trasladarán en una vieja locomotora de tres vagones y un furgón que atraviesa la Patagonia a cincuenta kilómetros por hora. Posteriormente, con el objetivo añadido, de hacerse con un sustancioso botín que por casualidad, subirá a bordo junto con el hermano en la misma estación anterior.

El plan de viaje de estos dos especiales secuestradores se verá trastocado en cada momento por los demás pasajeros que acompañarán esta aventura tan sui generis: un grupo de turistas y jóvenes alemanes (y su respectiva guía), un senador sin escrúpulos, una mujer a punto de dar a luz, un tal Heraclio Fournier y su mujer. Todos ellos se verán envueltos en una situación tan tragicómica y disparatada que igual puede resolverse con un tiroteo o con un partido de fútbol (por cierto, memorable pasaje de la novela el curioso partidillo “Argentina-Alemania” que espontáneamente disputan los pasajeros, y que premonitoriamente, nos adelantaba la final de este último mundial), deporte imprescindible en un país que vive el fútbol con una pasión que deberían estudiar los mejores psicólogos… por supuesto, también argentinos ;-).

Innegable heredera de la novela de aventuras por entregas, con diálogos brillantes y vibrante plenos de ironía, pero imbuida del fatalista ambiente social de la Argentina de los últimos años, Patagonia Chu Chu es tanto una novela negra de corte clásico como un relato ácido, no exento de humor y drama a partes iguales, sobre la realidad argentina post era Ménem, "donde no quedó nada" (palabras del propio Raúl Argemí), excepto un gran número de argentinos con muchos sueños por cumplir. Una frase memorable del libro es un ejemplo del sentir de aquellos años y de muchos argentinos: “Esto es Argentina. Acá todo tiene futuro, lo que no tiene es presente”.

Subidos a ese tren, que ha sobrevivido al paso del tiempo, los protagonistas irán recorriendo paisajes, conociendo viajeros y transformando su vida junto al ritmo lento de la locomotora. "Lo importante no es el objetivo que los dos protagonistas se marcan sino caminar hacia él; intentarlo, porque de ese juego saldrán de otra manera".

Os recomiendo haceros con esta corta y entretenida novela (una posibilidad es mediante el enlace siguiente a amazon).

A lo largo de los tres próximos posts os recomendaré las 3 diferentes etapas en que realicé mi viaje por la fantástica Patagonia Argentina: Península Valdés, El Calafate, y Ushuaia (Tierra de Fuego).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.