Perro come perro (Edward Bunker)

Hace bastantes meses me embarqué en recomendaros una novela muy especial, de Jack Kerouac, titulada On the road. En ella, el autor relata un roadtrip fantástico de costa a costa de los Estados Unidos y utilicé un argumento similar para comenzar una serie de posts dedicados a mi particular viaje por tierras estadounidenses (lamentable y exclusivamente por la costa oeste).

Con posterioridad a dicha novela, he ido recomendando, además, otros muchos libros cuyas tramas transcurren por diversos lugares visitados en el mencionado viaje (Gran Cañón, Las Vegas, Death Valley, San Francisco, etc.). Hoy toca el turno de Los Ángeles.

Y por ese motivo os traigo una de las novelas (hay muchas), cuya trama transcurra en dicha ciudad, que más me han gustado; y de título (y portada) tan sugerente como podéis ver: Perro come perro.

Escrita por Edward Bunker (Los Ángeles, 1933 – Burbank, 2005) tiene mucho de autobiográfica puesto que el autor, como algunos de sus personajes, fue criado en hogares de acogida y reformatorios desde que sus padres se divorciaran cuando el autor tenía cuatro años. Edward Bunker pasó gran parte de su vida entrando y saliendo de prisión (acumuló condenas por atraco a mano armada, tráfico de drogas y extorsión, llegando a figurar en la lista de los diez fugitivos más buscados del F.B.I.), donde se convirtió en un lector voraz y en el cronista ideal de los bajos fondos de Los Ángeles. Como anécdota comentar que era muy amigo de Quentin Tarantino y colaborador de algunos de sus guiones, e incluso interpretó a Mr. Blue en la mítica película Reservoir Dogs (1992). También mencionar que asesoró a Michael Mann en Heat (1995) y obtuvo una candidatura a los Oscars por su guión de El tren del infierno (1985) de Andrei Konchalovski, convirtiéndose por ello en un autor de culto en Estados Unidos, Inglaterra, Francia e Italia.

Respecto a la trama de la novela mencionar que, como ya he dicho, esta se desarrolla en Los Ángeles (y algunos viajes a San Francisco), durante los años 80 (prólogo) y 90; y aunque la historia nace de su imaginación, podría ser perfectamente real: el protagonista principal, Troy Cameron, embarca a dos viejos camaradas del reformatorio en un golpe de los que difícilmente rechazaría quien ha entregado su vida al crimen. Se trata de Gerald McCain, apodado “Mad Dog” por su conducta demente y violenta en extremo, y de Charles “Diesel” Carson, un grandullón que desaprueba el carácter atormentado e imprevisible de Mad Dog. A pesar de su mutua antipatía, ambos comparten una ciega idolatría hacia Troy, nacida en los años del reformatorio dada su poco común inteligencia.

Sin intentar hacer ningún “spoiler” (palabra inglesa muy en boga que podríamos traducir como “destripar”) adelantaros que el autor no se corta a la hora de contarnos hasta lo más cruel con pelos y señales mediante una historia dura, violenta y sangrienta: una pequeña bajada a los infiernos, al submundo violento, cruel, deformado y aberrante de la delincuencia estadounidense.

Comentar por último que a Bunker, la novela y sus personajes le sirve de pasarela también para poder hacer una descarnada crítica muy directa contra las instituciones penitenciarias de EE.UU., (en esa época, por lo menos) ya que lo único que consiguen es que un delincuente salga peor de lo que entró. También contra las leyes judiciales de aquel entonces: si cometías tres delitos te caía la perpetua y quien llevaba ya dos condenas, andaba por la vida armado hasta los dientes y preparado para matar, por ejemplo, al primer policía que se le acercara (este es uno de los motivos de que sus delincuentes protagonistas no tengan ninguna intención de dejar de serlo y que ven en la delincuencia un estilo de vida, una forma de “buscarse las habichuelas” que les llevará al límite). Y también contra la sociedad existente: si te tocan malas cartas en el primer reparto ya no tienes prácticamente ninguna oportunidad de llevar una vida normal…

Si estáis interesados, la tenéis disponible en amazon

Un comentario en “Perro come perro (Edward Bunker)

  1. Pingback: Roadtrip por Estados Unidos: Los Ángeles – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.