¡quién estuviera en Asturias en todas las ocasiones!

GulpiyuriOtro de los grandes atractivos asturianos, sin duda, son sus playas. En la zona este de Asturias, además de la del propio Ribadesella, mencionada en el post anterior) destacan, entre muchas:

Gulpiyuri: pequeña playa situada a mitad de camino entre Ribadesella y Llanes, y que está declarada monumento natural.

Sólo se puede acceder caminando y su aislamiento ha permitido la relativamente buena conservación de esta pequeña playa de mar, pero situada tierra adentro, entre verdes prados. Y es que el mar fue creando una cueva hacia el interior y el fondo de la cueva se hundió, dejando un pequeño hueco circular de unos 50 metros de diámetro a 100 metros de la costa. Este hundimiento sigue conectado con la costa y entra el agua de mar, notándose también las mareas y disponiendo la playa de arena.

Rodiles (Villaviciosa): es una de las playas más bellas, concurridas y populares del Principado de Asturias. La calidad de sus aguas y servicios la han hecho merecedora de la Bandera Azul en sucesivas temporadas, La Playa Rodiles constituye también un privilegiado enclave para la práctica del surf por su famosa ola izquierda. El arenal se extiende a lo largo de un kilómetro al oriente de la desembocadura de la Ría de Villaviciosa

Rodiles

Aprovechando el viaje, os recomiendo visitar también algunos hermosos lugares de esta zona: por ejemplo, el encantador pueblo pesquero de Lastres (donde se ha rodado la serie de televisión Doctor Mateo y donde se pueden encontrar las huellas de dinosaurio saurópodo más grandes del mundo hasta ahora descubiertas, exactamente se encuentran en la playa de La Griega, próxima a la localidad de Colunga. Un recorrido de unos 600 metros por la playa permiten al visitante encontrar estos espectaculares restos de unos seres enormes que habitaron la tierra hace millones de años), Nava (en el interior y donde podéis visitar el interesante Museo de la Sidra), o la histórica Cangas de Onís, si queréis ver el famoso puente romano –aunque es de la edad media- y capital del Reino de Asturias hasta el año 774.

Por cierto como de arte también vive el hombre, en este punto del post me gustaría hacer una pausa para hablaros de una de las joyas de Asturias: el arte prerrománico.

Antes de ello recordaros los antecedentes históricos: en el concejo de Cangas de Onís es donde tuvo lugar, en el año 722, la Batalla de Covadonga (otra visita obligada en un viaje a Asturias es el santuario de Covadonga, en plenos Picos de Europa asturianos). Y fue en esta villa donde se estableció el rey Don Pelayo, ÚNICO foco de resistencia al poder musulmán, una vez desaparecido el Reino Visigodo. Como arquitectura de la corte, la situación de los monumentos de este arte singular sigue la estela de las distintas localizaciones que tuvo la capital del reino; desde su emplazamiento originario en Cangas de Onís, pasando por Pravia (Oeste de la costa central), hasta su ubicación definitiva en Oviedo, centro geográfico de la región.

Prerrománico_Santa_Cristina_de_Lena_1

De este legado se conservan doce templos y tres construcciones civiles: entre los primeros se cuentan: Santuyano o San Julián de los Prados (*), San Miguel de Lliño (*), San Pedro de Nora, Santa María de Bendones, Santa Cristina de Lena (*) que incluyo en la foto anterior, Santo Adriano de Tuñón, San Salvador de Valdediós, San Salvador de Priesca, Santiago de Gobiendes, Santa María de Arbazal, San Andrés de Bedriñana y la Cámara Santa de San Salvador de Oviedo (*). Entre las construcciones civiles se encuentran Santa María del Naranco (*), la denominada Torre Vieja de San Salvador de Oviedo y la fuente de Foncalada (*), también en Oviedo.

(*) Las señaladas gozan del privilegio de ser Patrimonio Mundial de la Unesco

La Historia en ocasiones, acostumbra a premiar las gestas de los pueblos con soberbios legados patrimoniales, y en el caso del pueblo asturiano no podía ser menos, encontrándonos con uno de los ejemplos más genuinos y característicos: dos siglos de vibrante historia que legaron una constelación de joyas arquitectónicas, cargadas de emotividad y concebidas bajo un ideario estilístico propio.

Después del poso cultural y siguiendo con mi itinerario personal comentaros que ya en la madurez, con otras perspectivas, conocer Asturias ha sido un lujo y placer que he podido compartir con mi familia recorriendo diferentes zonas, especialmente del litoral asturiano y sus hermosas playas. La zona de Salinas es muy recomendable (especialmente surferos), al igual que un atípico hotel a unos kilómetros en el que os invito a pasar una estancia si podéis (http://www.derubencafe.com/). Mis hijas eran muy pequeñas pero todavía se acuerdan de este pequeñísimo, pero inolvidable hotel.

Cerca se encuentran Candás y Luanco. De especial mención son, en este último, la Iglesia de Santa María de la Anunciación, la Casa de los Menéndez de la Pola, el Museo Marítimo de Asturias y la Torre del Reloj. También es famoso el único campeonato de tenis que se celebra en la arena de una playa, jugado en verano y conforme el horario de mareas lo permita.

En el último post dedicado a Asturias no puedo olvidarme de Llanes, uno de los lugares donde estos últimos años he podido pasar días de descanso muy especiales con mi familia, y donde he podido tener el lujo de disfrutar de la propia villa (repleta de rincones preciosos y lugar de peregrinaje para los cinéfilos ya que muchas películas se han grabado en la misma, como por ejemplo El abuelo, Remando al viento, El orfanato y así un largo etcétera) y sus playas

P1020322Entre las playas cercanas mencionar:

  • Poó
  • Toró
  • Palombina
  • Sablón
  • Borizu, conocida como playa de Celorio
  • Torimbia (foto inferior)
  • Cuevas del Mar

torimbia

Como podéis ver, Asturias cubre, sin duda, todos los sentidos posibles. Cuidadla y disfrutadla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.