Regalos

festive_tree_giftsCon orígenes muy diferentes, se han ido asociando en estas fechas en las que nos encontramos varias tradiciones asociadas a los regalos y las compras navideñas: preparar los calcetines para Santa, escribir la carta para los Reyes, e ir a las rebajas. Todas ellas forman parte ya, por igual, de nuestra tradición navideña.

La de los Reyes Magos tiene su origen en un fragmento bíblico (San Mateo 2, 1-12). En realidad, en el texto de la Biblia no habla del número de los magos, o sabios, ni tampoco de sus nombres, y ha sido la tradición posterior la que ha identificado sus nombres y su número, haciéndolo coincidir con el número de regalos que llevaban (Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. Y entrando en la casa, vieron al niño con María, su madre, y postrándose le adoraron; luego, abrieron sus cofres y le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra).

Aunque los Reyes existían en las escrituras, no ha sido hasta mediados del siglo XIX cuando comenzó la costumbre de que trajeran regalos, para contrarrestar la tradición de San Nicolás, un obispo de la Iglesia oriental que vivió en el siglo IV y que era conocido por su generosidad con los niños. San Nicolás sigue repartiendo regalos en Alemania, y en los países anglosajones y nórdicos, donde ahora, se ha transformado gracias al cine y la televisión en el mundialmente conocido Santa Claus o Papá Noel. En otros países, como España, Portugal y los hispanoparlantes, la costumbre realmente arraigada es la de esperar hasta la noche anterior a la epifanía del 6 de enero. Como curiosidad en todos los países católicos se celebra ese día pero no la venida los tres Reyes Magos, por ejemplo, en Italia, es una bruja la encargada de traer presentes.

Al principio, los Reyes, como contraste con el barbudo y jovial gordinflón, en lugar de juguetes traían cosas como ropa, comida, e incluso leña y carbón a los niños que se portaban mal. Esta última tradición continúa, por lo que… ¡A portarse bien!

Tres ReyesHoy día parece que finalmente están bastante extendidas en España ambas opciones como solución salomónica: tenemos regalos el 25 de diciembre con el bonachón Papá Noel y la noche del 5 de enero, con los Reales Magos de Oriente. Por tradición familiar, esta última es la que yo prefiero ¿Cuál preferís vosotros?

Por cierto, en cuestión de regalos (autorregalos más bien) hace muchos años surgió también otra tradición por estas fechas, mucho menos simbólica pero igualmente extendida: las rebajas. A pesar de que algunas fuentes se empeñan en señalar como origen de las rebajas a la rivalidad que surgió en España, a partir de los años 40, entre los grandes almacenes ‘Galerías Preciados’ (los más jóvenes ni se acordarán probablemente) y ‘El Corte Inglés’, el inicio de los importantes descuentos en los comercios hay que ubicarlo una década antes y al otro lado del Océano Atlántico: durante la ‘”Gran Depresión”’ que vivió Estados Unidos en 1929, varias empresas de venta al menor decidieron unirse, debido a la caída en picado de sus ventas. Ya entrados en los años 30, el presidente de dicha unión (Lazarus) hizo gala de su visionaria manera de revolucionar las ventas, y una de las medidas más importantes que tomó fue el pensar la forma de dar salida al excedente, es decir, a toda aquella ropa que no se había vendido durante la temporada y se les quedaba almacenada… comenzaban las rebajas de enero.

Aprovechando con ello estas fechas, y si queréis pedírselo a los Reyes Magos o simplemente comprarlo porque han comenzado las rebajas, me vais a permitir recomendaros un regalo: un libro. Como opciones cualquiera de las novelas que ya he recomendado hasta ahora o para los más curiosos, mi primera novela: “ALFA Y EL SECRETO DE AQUILES” (ver post)

PortadaAdemás, estará disponible en Amazon durante todo el mes de enero...  por sólo 0,92 €

¡Animaros si no la habéis leído aún!

(cliquea en la imagen)

 Bueno, os dejo porque sólo quedan unos días y me acabo de acordar que tengo que ponerme a escribir otro texto...

“Queridos Reyes Magos:

Como este año me he portado bien quería pediros…”

2 comentarios en “Regalos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.