Road trip por Estados Unidos: Death Valley

img_1335En esta ocasión seguiré con el road trip realizado el pasado verano por la Costa Oeste de Estados Unidos, y donde, en un post anterior (3ª etapa) comenté Las Vegas, antes Grand Canyon (segunda etapa), tras conocer Calico y la Ruta 66 en la primera etapa.

Por tanto, en nuestra cuarta y siguiente etapa (ver mapa adjunto) nos dirigiremos hacia el noroeste desde la ciudad del juego, en Nevada (a 240 kms. de Las Vegas), y llegaremos a Bishop, en California, cruzando el Valle de la Muerte o Death Valley.

MapaRoadtripCostaOesteUSA

Si también tenéis pensado cruzar este impresionante desierto (en realidad Death Valley es un Parque Nacional que forma parte del desierto del Mojave, que a su vez es parte del desierto de Sonora = California+Arizona+México), y es verano (nosotros con dos coj****, en agosto), antes debéis tener en cuenta al menos 5 recomendaciones básicas para que no tengáis sustos:

  • Lleva comida y agua: al menos 4 litros por persona. Puede parecer una exageración, pero es lo que se recomienda (aconsejable una neverita y hielo) y lo agradeceréis,
  • Lleva un Mapa: por obvio no tenía ni que incluirlo,
  • Ve con el depósito lleno: solo hay una gasolinera en Furnace Creek (muy cara),
  • No dejes el coche si se estropea: no siempre hay cobertura, pero espera a que pase otro coche, coincidirás con otros viajeros (y si bajáis a andar, con cuidado: hay escorpiones, arañas y serpientes de cascabel)
  • Ropa: No hay sombras, así que… gorro o sombrero, crema solar, calzado cerrado.

¿De verdad hace tanto calor? Pueden parecer muy alarmistas estas recomendaciones, pero…

¡Le llaman Valle de la Muerte!

Según los científicos, este lugar es el más caliente y el más seco del mundo: en 1913 se alcanzaron los 56,7 grados “a la sombra” (recuerdo, ¡NO HAY SOMBRAS!), hasta la fecha la más alta temperatura oficial registrada en el mundo (en 2006 se alcanzó un récord de 58,1 °C en la zona de Badwater, no oficialmente registrado), y el día que nosotros “anduvimos” por allá, alcanzamos la friolera de ¡¡¡47,2 grados!!!, con una humedad inexistente y con la sensación, sin exagerar, de respirar como si te pusieran un secador de pelo a toda potencia en la boca y el poco aire quemara (por mencionar una curiosidad, ni sudas hasta que vuelves a meterte en el coche con tu aire acondicionado). Por tanto, y debido a estas temperaturas extremas y la casi ausencia total de agua, el riesgo de muerte por golpe de calor y/o deshidratación es alto, no os lo toméis a la ligera.

Bueno, hablando de lo que podréis ver, comenzaré por el principio:

Death Valley es un parque nacional y como tal hay que pagar entrada, 20$ por coche, pero no te vas a encontrar ninguna garita con barreras ni nada por el estilo, veréis según vas por la carretera, a mano derecha una especie de marquesina con una máquina expendedora de entradas… ¿puedes colarte entonces? La respuesta es sí, pero si te paran, te multarán y por 20$ el coche completo creo que no merece la pena.

¿Qué ver?

deathvalley_map

Dante’s View:

Nosotros empezamos por este espectacular mirador (a mano izquierda de la carretera 190, esquina inferior derecha del mapa anterior) que está a 1.700 metros de altura. Las vistas son espectaculares, con formaciones rocosas y salinas de fondo, y a vuestros pies Badwater (del que luego hablaré). Espectacular

Zabriskie Point:

Volviendo a la carretera principal llegaréis a este mirador que me gustó mucho porque, tras aparcar el coche, habrá que subir una pequeña cuesta para ver las vistas desde el mirador a las formaciones montañosas multicolor (destacando sobremanera el amarillo) que se ondulan hasta el infinito. Os recomiendo esta parada.

Devil’s golf course:

En este punto tienes que desviarte de la carretera 190 en dirección al Badwater Basin. Antes de llegar encontrarás un camino de tierra hacia "el campo de golf del demonio", una extraña salina donde los cristales forman grandes hoyos en el suelo.

Badwater Basin:

Esta cuenca de sal se encuentra en el lugar de menor elevación de Norteamérica, a 86 metros por debajo del nivel del mar (verás un cartel que lo indica). Y la recuerdo como si fuera ayer: dejar el coche en el parking y andar por un mar de sal blanco adentrándote ¿doscientos metros? Impresionante… el paisaje es sobrenatural…

Ahora, recordad que nosotros estuvimos a 47 grados (“a la sombra”), por lo que preparaos para vivir un calor extremo y una más que posible bajada de tensión (mi hija mayor no lo olvidará)

Artist’s Palette Drive:

Al volver hacia la carretera principal (la 190, recordad mapa que adjuntaba) nosotros tomamos esta ruta semicircular junto a un cañón muy bonito, donde los minerales se han oxidado de tal manera que han creado capas de color en las rocas: rojizo, rosado, amarillo, gris, verdoso…

Furnace Creek:

El centro de visitantes de esta zona (antiguo poblado indio a 60 metros por debajo del nivel mar), con restaurante, un pequeño hotel, baños, fuente de agua, y ¡aire acondicionado! Nosotros pasamos de largo pero es muy completo y donde está la gasolinera, si no has sido previsor.

Mesquite Flat Sand Dunes:

Es una zona en medio de la carretera que cruza Death Valley que se caracteriza por sus dunas de finísima arena. El silencio es absoluto y dan ganas de adentrarse un poco para sentirse rodeado de absolutamente nada, pero si lo haces, ten cuidado, sobretodo no pierdas de vista tu coche (hay una zona para dejarlos aparcados) o un punto de referencia claro, ya que es muy, muy fácil desorientarse y perderse (desde el año 2000 ya van tres muertos por adentrarse en las dunas, desorientarse y deshidratarse o sufrir un golpe de calor).

Tras esta parada tocaría salir del Parque por la interminable carretera, y en este punto me gustaría resaltar que una de las bellezas de esta jornada fue, sin duda, contemplar las infinitas y bellas imágenes de carreteras vacías en medio de la nada. Os dejo unas fotos hechas a lo largo del día para que os hagáis una idea de lo que lo estoy hablando:

Por último, para acabar el presente post quería mencionar un encuentro sorpresa que tuvimos saliendo de Death Valley, y que como podéis ver pude fotografiar muy, muy cerca:

Eso sí, no vimos al correcaminos por ningún lado, y por la pinta de estos coyotes, estos no se lo habían comido.

En la próxima etapa veremos Yosemite, ¡suscribiros y os llegará el aviso cuando lo publique!

Un comentario en “Road trip por Estados Unidos: Death Valley

  1. Pingback: Road Trip por Estados Unidos: Yosemite – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.