Road trip por Estados Unidos: Las Vegas

img_1185En el post presente, continuaré contándoos el road trip realizado el pasado verano por tierras estadounidenses de la Costa Oeste, que había dejado en un post anterior en Grand Canyon (segunda etapa), tras conocer Calico y la Ruta 66 en la primera etapa.

Las Vegas es, por tanto, la tercera etapa de nuestro viaje, a la que llegaríamos desandando la carretera hasta Kingman y desviándonos hacia el noroeste.

En el mapa adjunto os indico las paradas y el recorrido para que podáis ir siguiendo nuestro viaje:

MapaRoadtripCostaOesteUSA

Antes de llegar a Sin City o la ciudad del pecado y vicio, comentar que es obligatoria la parada para ver la famosa (algunas películas bien conocidas se han grabado allí, pero eso será objeto de otro post) presa Hoover o Hoover Dam, una de las obras de ingeniería más importantes del siglo XX; y que, con una longitud de 380 metros, una altura de 220 metros y una anchura de 200 metros en su base, es una de las presas más grandes del mundo; suministrando electricidad a los estados de Nevada, Arizona y el sur de California y visitada por más de 1 millón de personas anualmente.

Como curiosidad: su construcción comenzó en 1931 y finalizó en 1936, ¡¡Dos años antes de lo previsto y con un coste inferior a lo planificado!! ¿Os lo podéis imaginar? ¿En menos tiempo y por menos pasta? Los españoles estaréis de acuerdo conmigo que eso es IMPOSIBLE, ¿no?

Os dejo unas fotos:

Bueno, vamos a lo que vamos: Las Vegas.

¿Y qué puedo comentar de esta ciudad creada sobre el desierto? Lo primero que debería decir es que no era lo que me esperaba. Sinceramente, tenía una idea preconcebida de hoteles de lujo, algo horteras y mucho, mucho juego… pero cuando llegas allí y recorres en coche por primera vez el Strip (una calle donde a ambos lados están todos los casinos) la idea preconcebida que tenía… se convierte en realidad J aunque con un matiz totalmente distinto: cierto sigue siendo que la ciudad es una continuación de hoteles tirando a muy horteras, a lujo desbordante y mucho, muchísimo vicio (alcohol, sexo, tabaco y juego mezclados en un cóctel explosivo), pero en unas dimensiones que se salen de cualquier idea que tuviera.

Me explico: sin duda, en Las Vegas se perdió el norte hace mucho tiempo. Parece como si en la ciudad la máxima de su crecimiento haya sido permanentemente la idea de “no hay huevos”. Como si uno dijera: ¡vaya pedazo de hotel he hecho! y el siguiente afirmara con contundencia ¿a qué no hay huevos de construir un hotel más grande? Y así un hotel tras otro… y se les ha ido de las manos.

¿Pensáis que exagero? Os daré unos datos:

Entre los 10 hoteles más grandes del mundo (quitando el primer puesto que corresponde al First World Hotel de Malasia y el tercero, del Ambassador City Jomtein de Tailandia) ¡¡SIETE ESTÁN EN LAS VEGAS!!... pero es que si ampliamos la lista a los 20 más grandes, ¡¡17!! corresponden a hoteles de esta ciudad.

Es decir, más de 40 millones de personas visitan anualmente (viven unos dos millones) alguna de sus más de 150.000 habitaciones

Ejemplos:

  • MGM Grand (#2 puesto del ranking): cuenta con 5.044 habitaciones, y es famoso por contar con el Teatro de Hollywood, así como espacios para conciertos, campeonatos de boxeo y eventos especiales.
  • Luxor Las Vegas (#4): 4.408 habitaciones de super lujo bajo una pirámide y esfinge a tamaño real, y con ¡cinco! gigantes campos de golf.
  • Mandalay Bay Las Vegas (#5): tiene 4.341 habitaciones y un centro de espectáculos que puede albergar a 12 mil personas. Además, por si fuera poco tiene un acuario (recordad, alguien debió decir "no hay huevos") con más de ¡2 mil peces!.
  • img_1119The Venetian Las Vegas (#6): tiene más de cuatro mil habitaciones pero conocido sobre todo, por contar con canales de verdad donde puedes navegar en góndolas, al fiel estilo veneciano. Joder, si hasta la fachada del hotel es una réplica del palacio Ducal, con Campanile y todo, en una imitación de la Plaza de San Marcos.
  • Excalibur Las Vegas (#7): un impresionante castillo inspirado en la legendaria historia del Rey Arturo, con 4.008 habitaciones.

img_1172

  • Bellagio (#8): famosísimo hotel, casi tanto como sus fuentes, cuenta con 3.993 habitaciones, un campo de golf, jardines botánicos, y decenas de bares y restaurantes.
  • Circus Circus (#9): con un divertido concepto circense, este hotel de Las Vegas tiene 3.774 habitaciones y un parque temático cubierto con dos montañas rusas en su interior (sí, en su interior). Por cierto, como veis en la foto una tormenta llegó a Las Vegas
  • Flamingo Las Vegas (#10 puesto): incluye canchas de tenis, piscinas, extensas instalaciones de spa, 3.565 habitaciones, y alrededor de 2 mil máquinas tragaperras en su casino.

¿Otro datos o curiosidades para que veáis que no exagero?

  • En Las Vegas hay 1.700 casinos en total (con licencias para más de 197.000 máquinas tragaperras)
  • Hay tres Circos del Sol permanentes y cinco itinerantes, con los que en determinadas fechas se juntan nada más y nada menos que 8 Circos.
  • Las Vegas tiene 37 campos de golf, pese a estar en medio del desierto, y 85 canchas de tenis.
  • Se celebran unas 315 bodas ¡al día! de media.
  • El presupuesto promedio de los turistas para apostar es de USD$560 (se juega una media de 4 horas al día)
  • La estancia promedio es de 3.6 noches, o sea que calculad los ingresos de la ciudad.
  • El 86% de los visitantes son gringos y el 14% restante son visitantes internacionales.
  • Y por último, la mayor parte (83%) de las personas que visita Las Vegas ya ha estado ahí antes, todo el mundo repite (yo si puedo, lo haré)

Bueno, por ir cerrando mi experiencia en esta ciudad comentaros que la llegada ya marcó un antes y un después: teníamos reserva en uno de los hoteles “pequeñitos”: el Hard Rock (que sólo tiene 1.800 habitaciones y 4 piscinas por ejemplo), y nada más hacer el check in, dirigiéndonos con nuestras maletas a la habitación, fuimos testigos (sobre todo mis hijas) de una pool party impresionante. No os tengo que contar cómo se quedaron alucinadas de la multitud y música a todo trapo que inundaba el ambiente, y mucho menos del estado lamentable de los asistentes (aunque eran las siete de la tarde). Todavía recuerdan cómo una chica se comía de bruces literalmente una visible columna, delante nuestra. Aunque debo decir que el susto se les pasó cuando disfrutamos de la piscina-playa (era una playa de verdad, con arena y socorristas de la playa y todo) del hotel, pocos minutos después.

¿El resto de la estancia en Las Vegas? Pues, como no podía ser de otro modo, visitar los principales hoteles ya mencionados así como otros bien conocidos:

  • Treasure Island: incluye espectáculos en plena calle Strip, en el barco de su fachada
  • París: visible por su réplica exterior de la torre Eiffel, merece la pena visitarlo por dentro, ya que incluye callejuelas y edificios al más puro estilo parisino del barrio latino, con techos iluminados a modo de luz del día
  • Nueva York: espectacular la montaña rusa (que por supuesto probé)
  • Caesar’s Palace: incluye un interior plagado de réplicas, incluso del David de Miguel Ángel. Pero llama la atención la espectacularidad de su área de piscinas:
  • Hard Rock (ya mencionado): si conocéis un Hard rock café, multiplicadlo por ene.

Otra de las opciones en la ciudad si decidís visitar Las Vegas es acercarse hasta uno de los gigantescos outlet, o visitar la conocida Fremont Street (aconsejable sin niños por la noche).

Antes de seguir nuestro camino hasta la siguiente parada en Bishop, ya en California (y visitar DEATH VALLEY), os dejo otras fotos de la ciudad más conocida de Nevada como despedida:

¡HAGAN JUEGO!

Un comentario en “Road trip por Estados Unidos: Las Vegas

  1. Pingback: Road trip por Estados Unidos: Death Valley – LA VUELTA AL MUNDO EN 80 NOVELAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.