Road Trip por Estados Unidos: Yosemite

Los que me seguís (muchas gracias por cierto) habréis podido leer ya varios posts del fabuloso viaje que hice con mi familia el verano pasado por la Costa Oeste de Estados Unidos. En esta ocasión, y utilizando para ello la novela El hombre en el castillo, recorreremos parte de California, y llegaremos a la famosísima ciudad de San Francisco (eso sí, afortunadamente muy distinta a la descrita en la novela, bajo yugo nipón), también mencionada (aunque la llaman Frisco) en la novela On the road, destino permanente de sus personajes y novela que dio pie a este roadtrip.

Como recordatorio adjunto etapas recorridas ya:

y mapa del viaje:

Pero antes de llegar a San Francisco, tocará como veis dejar Death Valley y Bishop atrás, para cruzar el gran Parque Nacional de Yosemite, y llegar a una ciudad de curioso nombre, llamada Mariposa.

Yosemite fue el primero de los parques naturales de Estados Unidos (gracias a John Muir) y Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO en 1984. Dentro de sus 3.108 km² (recuerdo que en este país todo es a lo grande) encontrarás valles profundos, prados, secuoyas gigantescas, una selva extensa y un santuario para la vista humana.

Recordad eso sí que está muy concurrido desde finales de mayo hasta finales octubre, cuando todos los caminos del parque están abiertos, ya que desde aproximadamente noviembre hasta mayo, los caminos de Tioga, Glacier Point y Mariposa Grove se encuentran cerrados por la nieve (la altitud del parque, que pertenece a Sierra Nevada, oscila entre los 600 metros ¡y los 4.000!), por lo que, como nosotros, en pleno agosto, os cruzaréis con mucho movimiento y campistas.

Os dejo un mapa para que os hagáis una idea del recorrido que nosotros hicimos, entrando por el este (Tioga), y saliendo por la ruta 140 hacia Mariposa, así como las instalaciones (que no sean camping) donde poder alojaros:

Si realizáis el mismo recorrido, lo primero con lo que os encontraréis es Toulumme Meadows, una gran y bella pradera a 2.600 metros de altitud  cruzada por el rio Tuolumme y rodeada por grandes picos de granito con una altura superior a los 4.000 metros. Es un buen sitio para estirar las piernas y pasear en un bosque lleno de ardillas (también parece ser que hay osos pero no vimos ninguno).

A continuación llegaréis a Tenaya Lake, una auténtica postal de ensueño, donde incluso podréis bañaros (os recuerdo que era agosto):

Seguiremos camino y cerquita llegaréis hasta un precioso mirador llamado Olmsted Point, donde podréis disfrutar de las graníticas montañas y unas estupendas vistas del Tenaya Canyon y al fondo uno de los picos más impresionantes de Yosemite: Half Dome, una formación famosa para los escaladores

A continuación seguiremos recorriendo el parque y esa preciosa carretera de montaña (recuerdo que está abierta a partir de mayo, y hasta octubre) donde, entre otras cosas, podréis encontraros con verdaderas postales, como por ejemplo Siesta Lake

Seguiremos camino unos cuantos kilómetros (millas) entre un bosque de coníferas que os quitará el aliento: es realmente impresionante y bonita la ruta que recorreréis en coche, por lo que disfrutad con tranquilidad, bajad las ventanillas, respirad ese aire y sobre todo abrid bien los ojos

Al final de la carretera llegaréis a una intersección que no tiene pérdida (a la izquierda está la que creo es la única gasolinera en muchísimos kilómetros). Tenemos dos opciones, a la derecha seguiríamos camino por la ruta 120 hasta San Francisco. A la izquierda, ruta 41 y 140 hasta el Valle Yosemite. Tomaremos esta última, llamada Big Oak Flat Road, y seguiremos, sin desviarnos, un descenso continuo hacía el valle. Os encontraréis con algún que otro mirador, merece la pena parar y contemplar las vistas del valle (aunque luego nos acercaremos a Glacier Point con mejores vistas si cabe)

Pasaremos por unos pequeños túneles y llegaremos al fondo del valle. En este, la carretera hace un curioso dibujo circular que no tiene ni pérdida ni salida puesto que circunvala el río Merced: tomaremos la southside drive en el puente Pohono (en el mapa a la izquierda del todo) y la carretera en el sentido contrario a las agujas del reloj:

Hay muchas rutas de senderismo y varias paradas que merecen la pena: sobre todo, parar en Sentinel beach donde poder bañarse y en nuestro caso comer de picnic bajo la impresionante vista de El Capitán, una mole de granito de 900 metros y 100 millones de años, y uno de los mitos y retos más famosos de la escalada a nivel mundial.

Después del descanso nos acercamos hasta el Centro de Visitantes, de donde parte una bonita ruta andado hasta la base de las Cataratas Yosemite. Nosotros solamente pudimos ver la pared seca, porque para verlas bien deberéis acercaros en época de deshielo (a cambio, no podréis bañaros). Eso sí, disfrutamos de algunos animales de la zona:

Una vez terminada la visita al valle, una buena opción es, antes de salir del parque Yosemite, acercarse a Glacier Point: es una carretera de montaña estrecha (hay que tomar Wanona Road, cerca de Pohono Bridge), bastante visitada en verano y supone algunos kilómetros de más si tienes que ir de vuelta en dirección Mariposa por la ruta 140, pero merecen mucho la pena sus vistas del valle:

Después tocará llegar al precioso, aunque pequeño, pueblo de Mariposa. Por cierto, en el hotel encontramos una estampa típicamente asociada a un road trip y muy yankee:

¿Próximo destino? A 300 kilómetros y como ya he dicho anteriormente, San Francisco, aunque esa etapa del road trip será excusa para otro post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.