Roadtrip por Estados Unidos: Los Ángeles

Aunque es cierto que Los Ángeles o L.A. es una ciudad llena del gris de sus muchas carreteras, de atascos interminables, y no de las más bonitas que visitar (para vivir añadir que os vuelvo a recomendar la lectura Perro come perro que comenzó este post), sin duda, tiene algunos sitios emblemáticos.

En el post anterior ya comenté la primera de las visitas obligadas de Los Ángeles, el Paseo de la Fama, a lo largo del presente post quisiera recomendaros otros planes y cosas que ver en la ciudad de Los Ángeles:

Universal Studios:

Alguno recordaréis la serie de posts dedicada a los muchos parques de atracciones que visitamos en Orlando, y alguno preguntaréis cómo puede ser que me gusten tanto dichos parques. La respuesta es fácil: más que a un tonto un lápiz. Y si visitáis Los Ángeles, está claro que no podéis perderos visitar el más famoso de todos: Universal Studios de Hollywood.

Para que os orientéis sobre lo que os espera si vais, os dejo un mapa:

Lo primero a comentar es que, siendo verdad que es muy cara la entrada y que deberéis empeñar quizás un riñón, aun así merece la pena: sin ninguna duda, es espectacular pasar el día (ni os daréis cuenta), y entre otras cosas, montar en sus increíbles montañas rusas (es realmente impresionante el efecto conseguido ya que casi todas en 4D), perderse por la ciudad de Harry Potter, entrar en el pasaje del terror de Walking Dead, pasear por parte de la ciudad de los Simpson, o visitar los estudios donde algunas de las más famosas películas de cine y series de la historia se han grabado.

A continuación os dejo algunas fotos; en el caso de los rodajes de películas podéis seguramente adivinar qué cintas se grabaron en esos escenarios:

Cartel de Hollywood:

Otra de las visitas obligadas si andáis por Los Ángeles es acercaros a ver el famoso cartel e icono de la ciudad. Situado en la conocida colina Monte Lee, que forma parte del Parque Griffith, en el distrito de Hollywood Hills, comentar que cada letra mide unos 13,7 metros de altura y en total, el cartel mide unos 106,7 metros de longitud. Aunque se ve por ello, desde muchos sitios, está chulo subir las colinas hasta el cartel ya que las casas son espectaculares y las vistas de la ciudad son bastantes bonitas

Beverly Hills:

Ya de paso, si os acercáis en coche a visitar el cartel de Hollywood, una buena opción es conducir por este famoso barrio hipercaro e hiperpijo de mansiones de famosos, la mayoría del séptimo arte, flanqueadas entre anchas avenidas de palmeras (hay rutas guiadas… pero no me parece un planazo a recomendar)

Rodeo Drive:

Cerquita, la siguiente o anterior parada a Beverly Hills debe ser aparcar cerca de Rodeo Drive y dar una vuelta paseando por las lujosas tiendas de sus tres manzanas y de este famoso enclave de Los Ángeles… y si tenéis dinero, comprar al estilo de Julia Roberts en Pretty Woman, como si no hubiera un mañana, artículos muy exclusivos.

Little Tokyo y Chinatown:

Otras posibles visitas si andáis por Los Ángeles es acercarte hasta ambos barrios asiáticos. El primero es uno de los más emblemáticos de la ciudad y un deleite para los amantes de la cultura oriental. Aunque pequeño aquí podrás saborear la auténtica comida japonesa, observar la arquitectura nipona, adentrarte en los mágicos jardines japoneses, vivir sus costumbres y conocer su historia. El segundo es bastante menos interesante que el de San Francisco pero merece una visita.

Santa Mónica:

Visita obligada de Los Ángeles, es acercarte hasta esta famosísima playa y su conocido pier o muelle. Donde podréis disfrutar de su parque de atracciones (llamado Pacific Park), restaurtantes, tiendecitas de recuerdos, y donde se han inventado que acaba la famosa ruta 66 (que ya mencioné en posts anteriores y que técnicamente no acababa en el océano hasta decisión posterior)

Después, una buenísima opción es bañarse en la playa. El lugar os va a resultar vagamente familiar y a la vez espectacular: aquello que una vez veíamos los de una generación a través de la pantalla se ha convertido en realidad. Pisamos la dorada arena de su playa, sintiendo el cálido sol californiano y siendo controlado por los auténticos ‘vigilantes de la playa’ o baywatch americanos.

Encontrarás muchísimo ambiente: surferos, deportistas haciendo calistenia (buscad en internet de qué os estoy hablando) al aire libre, patinadoras y patinadores por el paseo marítimo, o ciclistas con sus bicicletas, sobre todo del tipo beach cruiser (¿qué tampoco sabéis de qué os hablo? Pues seguidme en instagram -idejaime- y pronto publicaré una foto de la que me acabo de comprar, y así sabréis de qué tipo de bicicleta estamos hablando).

Venice:

En realidad, las playas de Santa Mónica y Venice Beach son una misma playa dividida en dos, por lo que podemos pasar caminando de una a la otra. Nosotros optamos por esa opción, pero, eso sí, os llevará un buen rato.

Venice tiene otro rollo, eso es indudable: mucho artista callejero (mucho homeless también), mucha marihuana, mucho deporte (debes acercarte a ver el Muscle Beach, un gimnasio al aire libre donde algunos amantes del músculo emulan a Arnold Schwarzenegger, ya que en este templo del culturismo alcanzó la fama entrenando), mucho skater, y muchas tiendas repletas de turistas.

Muy cerca de la playa puedes encontrar un rinconcito que parece la pequeña Venecia, hileras de casas con sus canales de agua. Merece la pena si estás en la zona, pasear por estos canales en plena ciudad de Los Ángeles.

Y como recomendación para el final de ese fantástico día de playa, o como en nuestro caso, como cierre de un alucinante viaje por la Costa Oeste de Estados Unidos, recomiendo volver paseando hasta Santa Mónica y despedirme así de Los Ángeles, disfrutando de uno de los atardeceres más bonitos que he tenido la suerte de ver:

Por cierto, si no habéis tenido la oportunidad de leer los posts publicados sobre el roadtrip que hice el pasado verano por la Costa Oeste de Estados Unidos, o quizás, tengáis planeado hacer algo similar, en el mapa adjunto os indico las paradas y el recorrido:

Entre ellos, por orden, las paradas fueron:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.