Roma: la Ciudad Eterna

símboloRomaLa Ciudad Eterna es sin duda un sobrenombre que le hace justicia a Roma: fundada según la tradición por Rómulo y Remo en el 753 antes de Cristo, lleva sobre sus hombros tres milenios de historia, siendo por tanto una de las primeras metrópolis del mundo.

Sin embargo, en mi opinión, no sólo debemos considerarla Eterna por su antigüedad evidente, sino más, por su influencia abrumadora en el origen de gran parte de las sociedades existente sobre la faz de la tierra; abarcando por ejemplo el ascendiente de la civilización del Imperio romano por toda la orilla del Mediterráneo y parte de Europa, en la cultura, lengua, literatura, arte, arquitectura, derecho o incluso en la forma de vestir de los siglos sucesivos. Sin olvidar por supuesto, el influjo/poder del Estado Pontificio o Vaticano insertado en plena ciudad, cuyo dominio se extendió por medio mundo y que alcanza actualmente a 1.215 millones de personas.

Desciendo al plano personal, para mí, Roma también será considerada como Ciudad Eterna por la huella imborrable que dejó en mis recuerdos, sensaciones que perdurarán eternamente en mi memoria, y es que cada rincón, cada uno de sus edificios, de sus rincones, de sus gentes y de los momentos vividos, guardan la imagen de una ciudad en la que sin ningún problema, no sólo me gustaría volver a perderme simplemente dejándome llevar donde mis pies quisieran, si no incluso una ciudad donde no me importaría en absoluto vivir.

Siempre, después de un viaje, uno se hace la pregunta (o se la hacen los demás) de si le ha gustado el lugar visitado; en mi caso y por lo dicho, la respuesta es indiscutible: MUCHÍSIMO, sí, así, con mayúsculas. Hay muchas grandes ciudades impresionantes y que merecen la pena sin duda (algunas las he comentado ya, o las comentaré en otros futuros posts), pero para mí, la magia incuestionable de Roma no la puede igualar ninguna otra gran capital europea ¿Londres? ¿Berlín? ¿Moscú? La respuesta es no.

Alguno estará pensando con toda seguridad en París: la “ciudad del amor”… pues, en mi opinión, tampoco iguala el encanto romántico de Roma… cenar en una trattoria cerca de la hermosísima Plaza Navona y dar un paseo por el laberinto caótico de las callejuelas de Roma mientras degustas una de los impresionantes gelati artesanales, como el anuncio, NO TIENE PRECIO, es decir, no tiene comparación romántica posible. Tampoco la ciudad del Sena permite degustar un plato inigualable de espaguetis a la luz de las velas (por ejemplo, una de las 100 variedades en la Spaghetteria L’Archetto en la Vía dell’Archetto) y llegar en dos pasos a la Fontana di Trevi a contemplar su belleza… sin palabras

fontanadetreviPor cierto, como curiosidad, el origen del nombre de Roma se debe con casi toda seguridad a Rommylos y Romos (Rómulo y Remo), aunque hay más versiones explicando dicha denominación: viene de Rumen, nombre arcaico del río Tíber que atraviesa la ciudad; de la palabra etrusca ruma, que significa ubre (en referencia a Rómulo y Remo, amamantados por una loba, y a la forma de mamas de las colinas del Palatino y el Aventino que dominan la ciudad); otras fuentes dan el origen del nombre al término griego rhòme que significa fuerza; o hay incluso quién atribuye (esta versión es la más rocambolseca si cabe, y es de un escritor bizantino, Giovanni Lido) el origen del nombre de Roma a que es AMOR al revés… aunque no le doy ninguna validez histórica, yo me quedo con esta explicación, sin duda la más lírica.

Bueno volviendo al objetivo de este blog, recomendar un viaje a un lugar/ciudad/país en el que se desarrolle una buena novela, he comentado Circo Máximo de Santiago Posteguillo en el anterior post... ahora por tanto, toca hablar de la Ciudad Eterna. Y aquí me surge una duda importante: en Roma hay muchas Romas que ver y vivir ¿Por dónde empezar entonces las recomendaciones de esta gran ciudad?

La verdad, esta decisión me ha llevado unos cuantos minutos meditarla. Al final he decidido plantearos Roma en 3 posts que iré publicando las próximas semanas:

  • La Roma Imperial
  • Roma: ciudad de plazas y fuentes
  • La Roma Cristiana

Espero que os gusten. Ciao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.