¿Por qué este blog?

Un flemático y algo estirado caballero británico, de nombre Phileas Fogg, apostó la mitad de su fortuna a que él era capaz de dar la vuelta al mundo en tan sólo ochenta días. Utilizó para ello diferentes medios de transporte (barco y ferrocarril principalmente) para recorrer los numerosos países del, por entonces, imperio británico (más Japón). Este era el principal argumento de la novela de Julio Verne publicada por entregas en 1872 y cuyo título da pie al presente blog. Mi propuesta será viajar por el mundo también, pero a través de algunas de las novelas cuyas palabras o argumentos más huella han dejado en mi retina a lo largo de estos años.

Es cierto, ya existen muchas páginas en internet escritas sobre novelas, y seguramente os preguntareis ¿qué me aportará entonces leer este blog?

Todos tenemos claro que los libros activan sobremanera nuestra imaginación, y que los autores consiguen hacerla viajar a lugares de este y otros mundos. Del mismo modo, cuando viajamos, muchos solemos llevarnos con nosotros un acompañante extra: una novela. Mi compromiso con vosotros será intentar juntar ambas cosas en este blog: una buena lectura y un buen viaje.

Os iré recomendando y proponiendo algunas novelas (por supuesto no os libraréis de la mía, ALFA Y EL SECRETO DE AQUILES), pero me gustaría no quedarme sólo ahí ya que, además, mi intención es relacionar cada una de las novelas comentadas con los  escenarios y lugares que los autores han plasmado en las mismas. Por tanto la idea será recomendaros palabras que leer pero también viajes y sensaciones asociadas a dichas palabras. Espero sinceramente que os gusten mis propuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.