Sensaciones navideñas

BolasEstas son mis primeras navidades como bloguero y quiero aprovechar el post anterior sobre La Roma cristiana y esta ventana al mundo, para felicitar estas fiestas tan señaladas a todos aquellos que os tomáis unos minutos de la semana para leer mis posts.

Navidad, como muchos sabéis, viene del latín y significa nacimiento, por tanto va a asociado a la alegría de la celebración de una nueva vida entre nosotros...

... Antiguamente se celebraba el nacimiento del dios-sol o solsticio de invierno y conmemoraba el instante en que la posición del sol se encuentra, en el hemisferio norte, a la mayor distancia angular negativa del ecuador celeste (=el día más corto del año).

¿Y por qué el 25 de diciembre exactamente? Los romanos precristianos celebraban este día la Saturnalia o fiesta en honor de Saturno, el dios de la agricultura y la cosecha. Dios cuyo origen era a su vez emblema del tiempo (el titán Crono para los griegos), simbolizando a un anciano con larga y espesa barba blanca (¿os suena la imagen del año viejo muriendo y un recién nacido como símbolo del año que entra?). Durante estas fiestas se suspendía el poder de los amos sobre sus esclavos, las escuelas y tribunales cerraban, y del mismo modo todos los habitantes de Roma dejaban de trabajar esos días, no estaba permitida la ejecución de criminales ni la guerra, se enviaban regalos y se celebraban suntuosas comidas… Como podéis ver, no hemos cambiado tanto en más de dos milenios.

En el año 354, el papa Liberio decretó esta fecha como la señalada para celebrar el nacimiento de Jesús y que de este modo los “paganos” romanos se cristianizaran sin abandonar sus festividades, y en ellas se pasó a celebrar la Natividad de Jesús, o como dicen los ingleses y norteamericanos, la “misa de Cristo” (Christmas).

NacimientoEn la actualidad, en casi todo el mundo (sí, hasta los chinos empiezan a celebrarla), la Navidad se festeja de muy distintas maneras pero hay diversas sensaciones universalmente asociadas a esta festividad:

Nostalgia y tristeza por aquellos que faltan, por aquellos seres queridos que ya no se sentarán en la mesa pero que seguirán con nosotros en la memoria y el recuerdo, por esa familia que lejos se encuentra y a la que echamos de menos… Amistad, es un momento de reencuentros, con aquellos que no ves desde hace tiempo, con los que vuelven a casa por Navidad, con los amigos que empiezan a formar parte de tu vida y con los que incluso han dejado de serlo… Voluntad: es el mejor momento para plantearte retos para el año que entra, en forma de auto promesas que quieras cumplir: dejar de fumar, dejar de beber, apuntarse a un gimnasio, salir a correr, hacer la colección “que siempre” quisiste empezar y que anuncian por la televisión fascículo a fascículo… Ilusión, especialmente si tenéis niños, la Navidad es el momento mágico del año: ilusión por cantar en el colegio villancicos con los compañeros, por comenzar las vacaciones, por poder acostarse tarde y comer dulces, la ilusión por Santa Claus o por despertar el 6 de enero y abrir los regalos que nos han traído los mismos Reyes que llevaron oro, incienso y mirra a Jesús… Diversión, reíros sin vergüenza, bailad o cantad la música que os emocione, dialogad en lugar de discutir, decid cosas bonitas a los que apreciáis, dejad las diferencias a un lado, dad lo mejor de vosotros todos los días... Ayuda, dedicad tiempo para los que lo necesiten, un sentimiento muy navideño es darse cuenta del mundo que te rodea, de proponerte ayudar a aquellos que no tienen nada que celebrar, de aquellos que están peor que tú… Deseos y sueños que pedir para el año que entra, para vosotros mismos y para los vuestros. Espero que se os cumplan, y sobre todo, salud para poder disfrutarlos cuando lleguen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.