Wroclaw, Breslau, Breslavia

Como podréis imaginar dada la lectura recomendada en el post anterior, Muerte en Breslau, vamos a hablar de Breslau, ciudad llamada así en alemán, y llamada  Breslavia, en español; en polaco, sin embargo, se escribe Wrocław, que lo leas como lo leas (a la española, a la inglesa), lo estarás pronunciando mal, eso seguro (se supone que se pronuncia más o menos como “vrotshuaf”)

Wroclaw está en la Baja Silesia, en el suroeste de Polonia, junto al río Óder (Odra) y entre las colinas de Trzebnica (conocido campo de exterminio) y los Sudetes. Como recordatorio histórico, en esta ciudad confluían dos importantes rutas comerciales: Vía Regia y Ruta del ámbar. Y la ciudad perteneció a la Liga Hanseática, siendo parte de Alemania hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Veamos las cosas más importantes que debemos conocer si visitamos Breslavia y el mapa de su centro histórico, nombrado mejor destino turístico europeo de 2018 por la organización de viajes European Best Destinations:

Iglesia Santa María Magdalena

Camino al centro neurálgico de la ciudad (Stare Miasto), y pegada al hotel donde nos alojábamos, teníamos esta iglesia de ladrillo rojo que data del siglo XIII y que sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial. Fue reconstruida entre 1947 y 1953, pero nos pareció muy curioso, que en su entrada, si os fijáis, hay un pequeño gnomo montado en moto que estaba en la entrada.

Os preguntaréis que hace en la entrada de la iglesia un gnomo… para saber qué hacía allí tendréis que leer hasta el final del presente post

Rynek

Cerquísima de la Iglesia de Santa María Magdalena, llegaréis a Rynek, que es así como se llama la plaza principal o Plaza del Mercado, y una de las plazas principales más bonitas de Europa (por supuesto detrás de la comentada anteriormente de Cracovia). Al entrar a la plaza veréis edificios de todos los colores y estilos (las de los laterales fueron restauradas después de la Segunda Guerra Mundial) y el centro está ocupado por una manzana de edificios donde el que destaca sobre todos los demás es el Ayuntamiento. Lo tiene todo (incluidos, de nuevo, muchos gnomos), y es muy fotogénica como podéis ver:

Veréis también la Plaza Solny, o plaza de la sal, está contigua a la Plaza Rynek y es famosa porque allí encontrarás flores en venta las 24h del día y porque en ella se encuentra el edificio de la Antigua Bolsa.

Universidad

En nuestro caso, después de conocer las dos plazas, decidimos acercarnos hasta la Universidad, pero dando una vuelta y pateando (que es como se conocen mejor los sitios) rincones muy bonitos de la ciudad. Como muestra os dejo algunas fotos del recorrido:

Respecto a la universidad de Wroclaw comentar que es una de las más antiguas de Europa Central, y a día de hoy alberga unos 30.000 estudiantes. Quienes se sientan en el mismo campus que dio al mundo diez Premios Nobel. Ahí queda eso.

Hala Targowa

Por fuera puede parecer una antigua estación de tren, pero en el interior encontraréis un mercado muy bonito, construido en 1908. Muy tradicional, muy típico, muy barato y muy polaco.

Isla de la Arena (Ostrow Tumski) y Catedral

Dejamos el mercado atrás y cruzaremos el puente Piaskowy para dirigirnos a la Isla de Arena, una de las pequeñas islas edificadas que tiene el río Óder. Desde los puentes que cruzan estas islas se pueden ver unas preciosas vistas de este singular “Vaticano” (cuatro iglesias y muchos religiosos), incluyendo, por ejemplo, las dos enormes torres de la Catedral de San Juan Bautista.

Construida en 1244, con sus dos altísimas torres, la Catedral fue el primer edificio de Polonia construido con ladrillos.

Además de la catedral, podrás ver otra curiosa iglesia de 1295 en cuyo interior hay dos plantas, de las que hasta 1997 una estaba dedicada al rito ortodoxo y la otra al católico.

Parque Slowacki y Panorama Raclawicka

Después de visitar la isla de la catedral podéis cruzar por el puente Pokoju hasta el Parque Slowacki y disfrutar en el paseo de las estupendas vistas que te brindan los puentes de esta zona de la ciudad. Sobre todo cuando empieza a caer la tarde.

El parque no destaca por su belleza sino por los edificios que contiene, incluido el Panorama Raclawicka, una gran pintura panorámica de 360 grados que se muestra en un museo creado específicamente para ello, realizada para celebrar el centenario de la Batalla de Raclawice, acontecida en 1794 tras la revuelta de la población polaca tras los ocupantes rusos (nosotros llegamos cuando habían cerrado)

Wroclawska Fontanna y Salón del Centenario

Para llegar al Parque Szcytnicki (donde se encuentran ambas cosas) deberéis coger un tranvía (2 y 10 o autobús 145), pero merece la pena si disponéis de tiempo conocer el espectáculo de agua y luces al anochecer (nosotros solamente pudimos ver el comienzo porque se estropeó...), y el salón del Centenario, también conocido como Hala Stulecia, un imponente recinto de exposiciones que se construyó en 1913 para celebrar el centenario de la derrota de Napoleón.

¡A cazar Gnomos!

Apartado especial, como ya había comentado, necesitan los gnomos de Wroclaw: en la primera iglesia que vimos, nos encontramos con la figura de un gnomo en moto... luego, por la Plaza Rynek, vimos otros gnomos, y así por toda la ciudad...

En la década de los 80, cuando Polonia estaba bajo el régimen comunista (no hubo democracia hasta 1989 con la caída del muro), surgió un movimiento de protesta alternativo llamado Orange Alternative. Como estaba prohibido llevar cualquier consigna política optaron por métodos de protesta pacíficos un tanto peculiares, como disfrazarse de gnomos (recogen la tradición popular polaca de los “Krasnoludck”, una especie de duendecillos que luchan contra la mala suerte).

En un principio comenzaron pintándolos sobre las manchas de pintura que cubrían las consignas en contra del gobierno. Después acabaron saliendo a la calle disfrazados de gnomos naranjas convirtiendo a estos seres en símbolos de la protesta. Sin duda fue una idea original de plantar cara a un régimen autoritario; un policía tendría pocos argumentos para arrestar a alguien por ir vestido así.

De esta forma y para honrar aquel movimiento en 2001 se puso una estatua del gnomo padre en la calle Świdnicka, que era el lugar donde se realizaban esos actos. Desde ese momento ha ido aumentando la comunidad de gnomos que puebla la ciudad (hay más de 180, entre 20 y 30 centímetros), y una de las razones que han hecho famosísima Wroclaw o Breslavia.

En nuestro caso, desde el momento que vimos el segundo gnomo en la Plaza del Mercado comenzamos lo que se conoce como "la caza del gnomo". Nuestro paseo por la ciudad se convirtió en una sana y divertida competición (que ganó mi hija pequeña) por intentar ser el que más encontrara en nuestra ruta.

Si queréis saber dónde está cada uno de ellos, echad un vistazo al mapa adjunto (como ejemplo, en la plaza Solny encontraréis once gnomos que están escondidos allí. Pista: el que ve la tele está cerca de la entrada de los baños, donde se aparcan las bicis). De todos modos adjunto todos los que conseguimos cazar nosotros (por cierto revindico que, además de la estatua de la libertad, solo vimos dos mujeres gnomo... ¡encuéntralas!):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.